Inicio / Bosquejos Biblicos / El reino de Dios y sus principios

El reino de Dios y sus principios

Jesucristo, nuestro Señor, vino a la tierra principalmente, a rescatar lo que se había perdido en el Huerto del Edén (Lc.19:10) lo que por su desobediencia, Adán entregó a Satanás. (Ge. 3; Lc. 4:6) Jesús vino a establecer nuevamente El Reino de Dios en la tierra y por eso es tan importante que los hijos del Reino, conozcan y vivan los Principios del Reino.

Un Principio es Inviolable

Debemos recordar que los principios son eternos, son inmutables y son inviolables. El mejor ejemplo en La Biblia (la Constitución del Reino) es el de Saúl y David; Saúl violó un principio y David una ley; vemos como terminó cada uno de ellos, aunque ante nuestros ojos, el error de David pudo ser más escandaloso que el “error” de Saúl quien “simplemente” ignoró las direcciones de Samuel (su autoridad) le dio para enfrentar la guerra contra Amalec. Contrario a David, Saúl no tenía algo superior de que agarrarse al principio que quebrantó y las consecuencias fueron terribles para él y su descendencia.

La mejor analogía que podemos usar es la de la bicicleta y la rastra cargada de cemento.  Si violamos un principio es como que en una bicicleta enfrentemos una rastra a 80 kms de velocidad y cargada de cemento. Sin embargo, si vivimos y respetamos los Principios del Reino, manejamos la rastra y en la bicicleta frente a nosotros, puede estar el diablo, las circunstancias, el mundo y el pecado; ni todo el infierno puede enfrentarse a alguien que vive en LOS PRINCIPIOS DEL REINO.

1. El principio de la Dependencia.

Jn. 15:1-6; Mr. 10:13-15

Para entrar al Reino de Los Cielos hay que ser como un niño, totalmente dependiente. Jesús dijo que para entrar Su Reino hay que ser como un niño. También dijo que el que no permanece (depende) de El, será como un pámpano arrancado de la vid que arden en el fuego. Esto significa que cualquier cosa que yo necesite debo pedirla al Señor, que no debo hacer nada sin consultarlo con El; significa que soy un necesitado permanente de Su presencia, su amor y su dirección.

2. El principio de la Autoridad.

Mt. 8:5-10; Romanos 13.1-5

Quizás este sea uno de los principios más difíciles de guardar ya que nadie quiere que otra persona le esté diciendo lo que tiene que hacer. El anhelo más grande del ser humano es la independencia, la libertad de decisión; el Reino dice que no debe ser así.

Dios es un Dios de autoridad, a Él no le gusta el desorden ni la anarquía. Este fue el principio que Saúl violó y muchos buenos hombres a quienes Dios ha llamado a cosas grandes han sido minimizados por esta tendencia de no someterse a la autoridad pues aducen que su única autoridad es Jesús.

3. El principio de la Paternidad

Jn. 1:12; Génesis 7. 1-7; 1 Co. 4.15

Al cielo solo entran los hijos, ni los primos, ni los vecinos, ni los simpatizantes.

Dios ha puesto en la tierra este principio de la Paternidad; Eliseo llamaba a Elías “padre”; Pablo llamaba a Timoteo “hijo”.

El cristiano, antes que todo, debe tener un padre espiritual.

4. El principio de Dar

Marcos 10.17-22

El joven rico era bueno, moralmente intachable pero no se salvó no quiso vivir el principio de DAR.

El mundo nos enseña el principio de la vida centrada en uno mismo, todo para mi beneficio. En El Reino todo para ti, para tu beneficio, tu eres más importante que yo, primero lo tuyo y luego lo mío, doy mi tiempo, mis dones y talentos, mis recursos, mi vida misma para el Rey del Reino

5. El principio de la fe

Hebreos 11:1-6.

Así de sencillo, sin fe es imposible agradar a Dios; nuestro Reino es un Reino de fe. Nos movemos por la fe, servimos a Dios y a los hermanos, obedecemos La Palabra de Dios, oramos, nos congregamos, adoramos a Dios por fe.

El desafío es a vivir y permanecer en apego a estos principios y nuestra vida y congregación será prosperada por el Señor.

Acerca Héctor Sanabria

Revise también

Mas que tradición la adoración a Dios es acción

Un futuro de esperanza

Bosquejos Biblicos - No tan seguido se tiene la oportunidad de iniciar un milenio. Este tiempo, para algunas gentes es tiempo de retos, para otros más está significando luchas por la supervivencia.

Un comentario

  1. Exelente sermon escrito pastor, para mi ha sido una bendición leer este sermon, lo predicaré en nuestra congregación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *