Inicio / Bosquejos Biblicos / Una lección de humildad

Una lección de humildad

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Juan 13:1-10

1. EXPERIMENTAREMOS UNA NUEVA FASE DE NUESTRA VIDA (v. 1)

A. Jesús pasó de este mundo al Padre
B. Mientras vivimos en el mundo debemos dar a conocer el plan de Dios
C. Jesús amó a los SUYOS hasta el fin (vea Ef. 5:25)
D. Tendremos una experiencia similar a la de Enoc, Elías y Jesús

2. EL DIABLO APROVECHA EL DESCUIDO DEL CREYENTE PARA INCITARLO AL MAL (v. 2)

A. Nuestro enemigo tiene varios nombres personales y funcionales, entre ellos figura el diablo, que significa “acusador, calumniador”
B. El diablo ataca la parte emotiva de las personas, el corazón es parte del alma
C. Ataca a todos pero especialmente a los que tienen una función especial en el reino de Dios: Adán, David, Salomón, Pedro, Judas, etc.

3. LA HUMILDAD NACE DE LA CONCIENCIA DE LO QUE SOMOS (vs. 3-5)

A. Tres cosas que Jesús sabía (v. 3):
1) Que el Padre le había dado todo
2) Había salido de Dios
3) Regresaría a Dios
B. A pesar de que Jesús era heredero del Padre, actuaba con humildad (vs. 4, 5)
C. Seamos humildes a pesar de nuestras partencias y logros

4. PERMITÁMOSLE AL SEÑOR QUE NOS MINISTRE (vs. 6-11)

A. El orgullo es el impedimento más grande para que el Señor se manifieste a nosotros (vs. 6, 8)
B. A veces no entendemos el plan que Dios tiene para nuestra vida (v. 7)
C. Para lavarse los pies [ser humilde] necesitamos haber sido lavados [regenerados] (vs. 9-11)

5. APRENDAMOS LA LECCIÓN DE HUMILDAD (vs. 12-15)

A. Una lección enseñada por el Maestro y Señor (vs. 13, 14)
B. Esta era una acción profética suministrada por el Gran profeta, nuestro Señor Jesucristo
C. Ministrémonos unos a otros (v. 15)

Acerca Jorge Caballero

Revise también

Sermones Cristianos - Entiendo nuestro llamado

Regresa a Jerusalén – Bosquejos Cristianos

Bosquejos Biblicos- Estando ellos con Jesús, Él les dijo que se quedaran en Jerusalén hasta que sean llenos de lo alto. Para recibir la promesa de Dios es necesario esperar en su palabra y orar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *