Inicio / Bosquejos Biblicos / Restaurando tu corazón

Restaurando tu corazón

Predicas Cristianas | Bosquejos Biblicos

Jeremías 15:19

Quiero hablarles de algo tan importante como lo es la restauración de nuestras vidas. Restaurar es levantar lo caído, componer, volver a crear, sanar, limpiar, etc.

Para profundizar en ello debemos primero analizar cuales son las áreas de nuestras vidas que necesitan ser restauradas. Ejemplo: tu corazón, espíritu, santidad, sentimientos, sueños, tu amor y pasión por Dios.

Una vez identificada el área de tu vida que requiere ser sanada, surge la pregunta: ¿Qué ocasiono que esta área de tu vida este, desecha, rota, en mal estado o completamente inservible?

Jeremías 15:6 – “tu me dejaste dice Jehová; te volviste atrás; por lo tanto, yo extenderé sobre ti mi mano y te destruiré, estoy cansado de arrepentirme”

El porqué de las cosas que nos suceden, la mayoría de las veces están dentro de nosotros, originadas al darle la espalda a Dios. Por culparlo a Él de cosas que te han sucedido, por dejar de buscarlo.

Cuando encontramos la raíz del problema, angustia, fracaso, dolor, temor, inseguridad, falta de realización, etc. Es cuando podemos ir en busca de la solución.

Y la solución que buscamos se encuentra aquí:

Jeremías 15:19 “por tanto así dijo Jehová: si te convirtieres. Yo te restauraré, y delante de mi estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca, conviértanse ellos a ti, y tu no te conviertas a ellos”

Hemos llegado a la solución, la medicina, eh aquí la restauración que Dios quiere hacer en ti. Solo te pide dos cosas:

1. Convierte a Él, y te sanara, te restaurara.

2. Deja de hacer lo vil, lo que te contamina, lo que te causa dolor y muerte. Saca de tu corazón esas cosas que tanto mal te han causado.

Él dice si entresacares lo precioso de lo vil. Dios sabe que no somos perfectos, pero que en nuestro interior, hay algo precioso que destacar. Él quiere que te enfoques en ello.

Tanto Dios anhela restaurarnos que Él mismo promete cosas grandes para nuestras vidas. Él dice que cuando volvamos a Él, nos restaurara y seremos como su boca. Imagina la boca de Dios, rugiente, poderosa, de autoridad, que establece victoria, tierna, amorosa. Pues ese es al nivel al cual Dios quiere llevarnos.

Cuando nos volvamos a Él, sus características estarán en nosotros, seremos portavoz de Dios, poderosos, nada nos intimidara, alcanzaremos lo que soñamos, nada nos lastimara y nunca estaremos desamparados.

Jeremías 30:17 “pero yo te restauraré y sanaré tus heridas –afirma el Señor- por que te han llamado la desechada, la pobre Sión, la que a nadie le importa”

Aun cuando todos se hayan olvidado de ti, aun cuando te menosprecien, cuando te sientas sin importancia, nuestro Dios te restaura y pondrá en alto. Él quiere sanarte con el propósito de que ya no estés desamparada, al contrario Dios quiere cosas grandes para ti.

Deuteronomio 26:19 “a fin de exaltarte sobre todas las naciones, para loor, fama y gloria. Y para que seas un pueblo Santo a Jehová tu Dios. Como El ha dicho”

Eso es lo que Él desea para ti, Dios quiere que alcances tus sueños, que cumplas tus metas, que seas grande y fuerte.

Jeremías 15:20-21 “haré que seas para este pueblo como invencible muro de bronce; pelearán contra ti, pero no te podrán vencer, por que yo estoy contigo para salvarte y librarte –afirma el Señor– Te libraré del poder de los malvados; ¡te rescate de las garras de los violentos!”

Dios quiere restaurarte y ponerte en las alturas, ahora depende de ti elegir: una vida de ruina, dolor, pobreza espiritual, angustia, miedo, mediocridad y derrota; o prefieres, ser restaurado para vivir en poder, victoria, salvación, autoridad y cumplimiento de tus sueños.

Mi recomendación es que elijas la restauración que viene de Dios.

Acerca Alejandro Márquez de la Cruz

Revise también

Sermones Cristianos - Entiendo nuestro llamado

Regresa a Jerusalén – Bosquejos Cristianos

Bosquejos Biblicos- Estando ellos con Jesús, Él les dijo que se quedaran en Jerusalén hasta que sean llenos de lo alto. Para recibir la promesa de Dios es necesario esperar en su palabra y orar.

Un comentario

  1. Esta muy bonito lo voy a decir en mi Iglesia aunque sea pequeña DIOS me va a restaurar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *