Inicio / Bosquejos Biblicos / Venciendo el dominio de Satanás sobre la mente y el cuerpo

Venciendo el dominio de Satanás sobre la mente y el cuerpo

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Efesios 4:17-32

Introducción:

Satanás gobierna este mundo. Lo hace gracias al pecado del ser humano, que le concede derecho legal para posesionarse de una persona o de ejercer influencia en ella. Uno de los centros vitales hacia los que dirige su atención es la mente. Él sabe que dominando la mente y los pensamientos, dominará el cuerpo entero. Es esencial que aprendamos a identificar y derribar todas las obras del mundo de las tinieblas.

I. URGE CUIDAR LA MENTE, OBJETIVO DE SATANÁS PARA DOMINAR EL CUERPO (Efesios 4:17-32)

1. Es necesario renovar los principios y valores sobre los que fuimos edificados.

1.1. En el viejo esquema de pensamiento, Satanás estableció fortalezas (Efesios 4:17).

1.2. Abrimos puertas de nuevo al enemigo cuando pensamos como el mundo.

1.3. Si pensamos con las pautas del mundo le concedemos derecho legal al enemigo para ejercer influencia (Efesios 4:18)

a. Cuando el enemigo domina, distancia a la persona de su relación con Dios.

b. La persona enajenada por el Adversario no alcanza ni a dimensionar ni a disfrutar la vida plena que ofrece Dios.

c. Por el pecado, el corazón se torna insensible y la conciencia se cauteriza (Efesios 4:18, 19)

2. Es fundamental que determinemos vivir conforme a Cristo (Efesios 4:22)

2.1. Las actitudes (disposición) de nuestra mente, debe cambiar (v. 23)

a. Determinamos desechar los pensamientos de maldad.

b. Determinamos vivir conforme al nuevo hombre en Cristo (v. 24)

2.2. Cambiamos nuestros pensamientos, y transformamos nuestras actitudes (Efesios 4:25-32)

2.3. Se deben modificar nuestros:

a. Pensamientos

b. Actitudes

c. Reacciones

3. El apóstol Pablo enfatizó que no demos lugar al diablo (Efesios 4.27)

4. Debemos pedirle a Dios que nos revele qué hay dentro de nuestra mente que no hayamos rendido a Cristo (Jeremías 17:9; Cf. Eclesiastés 9:3)

II. EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO DERRIBA TODA FORTALEZA DE LA MENTE

1. Permitirle a Satanás que establezca fortalezas en la mente, permitirá que se aviven las obras de la carne (Gálatas 5:17-21)

1.1. El propósito de Satanás es impedir que las personas conozcan la verdad (Efesios 2:1, 2)

a. Satanás es el príncipe de este mundo (Juan 12:31; 14:30; 16:11)

b. Príncipe Del griego ARCHON, que traduce “Un gobernante con dominio obre..” o También: “Alguien que tiene bajo esclavitud”

c. Dios de este siglo (2 Corintios 4.3, 4). Siglo proviene del Griego AION, que traduce: “Pensamiento dominante”

2. Como cristianos nos movemos en el Espíritu de Dios y no en la carne (Gálatas 5:16) 2.1. Por la obra del Señor Jesús podemos vencer las inclinaciones de la naturaleza pecaminosa (Romanos 8:11, 12) 2.2. Permitirle al Espíritu obrar en nosotros, nos da el poder para hacer morir las obras de la carne (Romanos 8:139

III. LIBRAMOS LA BATALLA PARA EXTENDER EL REINO DE DIOS EN UN MUNDO DE TINIEBLAS (Hechos 26:12-18)

1. El Guerrero Espiritual Está llamado a desenmascarar el mundo de las tinieblas (Hechos 26:12-189 1.1. Tenemos el compromiso de levantarnos y actuar (v. 16)

a. Ejercemos como ministros

b. Ejercemos como testigos

1.2. Vendrá oposición, aún de quienes están cerca, pero Dios nos acompañará (v. 17)

2. El Guerrero Espiritual libra una batalla frontal y directa contra el mundo de las tinieblas (v. 18)

2.1. Abrir los ojos a los cautivos (Cf. 2 Corintios 4:3, 4)

2.2. Libertar a quienes están bajo el dominio de Satanás

2.3. Mostrar e camino a la libertad a quienes están demonizados

2.4. Enseñar sobre el perdón de pecados que recibimos de Dios al arrepentirnos y la nueva herencia como hijos de Dios.

3. El Guerrero Espiritual libra la batalla en oración y ejerciendo autoridad en Cristo (2 Corintios 10:3-5)

Conclusión:

Los cristianos estamos llamados a derribar toda fortaleza de maldad, fruto de las puertas que hayamos abierto al enemigo, y con las cuales pretende dominar todo el cuerpo. Nuestra batalla no la libramos en las fuerzas o capacidad propias, sino en el poder de Jesucristo bajo el convencimiento de que nuestras armas son de carácter espiritual (2 Corintios 10:3-5). Todo parte de la decisión, individual y no externa, de renunciar a toda obra de las tinieblas y permitir que Jesucristo reine en nuestro ser.

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas.

Revise también

Central de Sermones - Una mujer muy asustada

El día en que temo, yo en ti confío

Bosquejos Biblicos - El miedo es el resultado del pecado del hombre, desde entonces hay miedo en la persona humana...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *