Inicio / Bosquejos Biblicos / Siete principios para edificar familias de éxito

Siete principios para edificar familias de éxito

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Introducción:

El matrimonio es una maravillosa experiencia que nos acerca al propósito eterno que tiene Dios para nosotros: la realización plena. ¿Cómo construir hogares de éxito? El fundamento se orienta en dos direcciones: la primera, abrirle las puertas del seno familiar a Dios; permitirle que él haga lo que es necesario para sentar las bases de una relación de amor, comprensión y tolerancia. La segunda, pautas sencillas y prácticas que nos permiten identificar errores y aplicar correctivos con ayuda del Señor. ¡Hoy es el día de tomar la mejor decisión!

I. Aprender a definir prioridades en la familia

1. En la relación de pareja recibimos influencia externa:

1.1. Anteponemos nuestros intereses a los del cónyuge (Proverbios 12:5)

a. Estamos llamados a definir las verdaderas prioridades, incluyendo el ámbito matrimonial (Efesios 5:22-30)
b. Conciliar como pareja elementos comunes sobre los que debemos enfocarnos (Efesios 2:3, 4)

1.2. El trabajo o compromiso de uno de los componentes de la pareja, o de los dos, puede afectar la relación.

1.3. En ocasiones concedemos más prelación a las amistades que a la pareja.

1.4. Si lo permitimos, algunos familiares (padres, hermanos) terminan ejerciendo influencia en la vida de pareja.

2. Como pareja los padres deben enfocar sus esfuerzos en la familia (Filipenses 2:3, 4; Gálatas 6:10)

2.1. Estamos obligados a proveer para nuestra familia (1 Timoteo 5:7, 8)

2.2. Estamos obligados a reconocer, respetar y acompañar las prioridades de nuestros hijos pero también, las de nuestro cónyuge (Efesios 5:33)

3. El propósito de Dios es que demos más importancia a nuestra familia y la relación de pareja, que al trabajo.

4. Estamos llamados a evaluar cómo está la relación con el cónyuge y los hijos:

Preguntémonos:

a. ¿Escucho a mi cónyuge y a mis hijos cuando quieren hablar?
b. Cuándo nuestra familia expresa inquietudes o inconformidad, ¿las tomamos en cuenta?
c. ¿Comparto mis actividades, sueños y realizaciones con la familia?
d. ¿Tengo en cuenta las sugerencias que me hace la familia respecto a aspectos importantes?
e. ¿Estamos dispuestos a sacrificar compromisos sociales por atender a nuestra familia?
f. Cuando tengo conflictos con la familia, ¿trato de conciliar o procuro que prevalezca mi opinión?

5. Es importante concederle a Dios el primer lugar en nuestra vida, y en segundo lugar a la familia; la tercera instancia ya corresponde al trabajo y otros compromisos de nuestro desenvolvimiento cotidiano.

II. Desarrollo sentido de compromiso con su cónyuge y los hijos (Mateo 19:6)

1. Los matrimonios que se afianzan y crecen alcanzando niveles de felicidad, son aquellos que descartan el divorcio (Marcos 10:2-9)

2. El compromiso matrimonial es para siempre, en la voluntad de Dios.

3. Si surgen inconvenientes, es importante concederle a Dios el primer lugar en procura de resolverlos

4. El divorcio debe ser la última alternativa a la que podemos acudir en caso de producirse una crisis matrimonial.

III. Reconozca el valor de la autoridad y la sujeción (1 Corintios 11:3)

1. Cuando Dios ocupa el primer lugar en nuestro hogar, se afianza la verdadera autoridad.

1.1. El Señor Jesús enseñó la sujeción a la autoridad (1 Corintios 15:28)

a. El Señor Jesús se sometió al Padre (Juan 5:30; 8:38)
b. Como padres y madres debemos aprender qué significa sujeción

1.2. Si aplicamos el principio de la sujeción podemos ejercer autoridad (Mateo 8:5-100)

2. Como padres y madres, afianzamos la autoridad con principios y valores bíblicos (Deuteronomio 6:6-8)

3. Sujeción y autoridad son dos principios que aplican en los componentes de la pareja (1 Pedro 3:7)

IV. Nunca deje el romanticismo, el amor y el buen trato (1 Corintios 13:4-7)

1. Si lo descuidamos, el amor tiende a enfriarse y desdibujarse con el paso del tiempo

1.1. No podemos dejar de lado los componentes que unieron la pareja en el período del noviazgo

1.2. Conforme pasan los años es natural que el amor se transforme y madure

1.3. Los expertos recomiendan tomar la decisión diaria de amar a la pareja (Hebreos 13:4; 1 Pedro 3.7)

2. Debemos evitar el aburrimiento y la rutina, dos grandes enemigos del matrimonio

2.1. El amor debe ser cultivado

2.2. El amor debe ser motivado Palabras, gestos y hechos

3. La falta de perdón destruye la relación de pareja

3.1. El resentimiento

3.2. Las heridas sin resolver

V. Determinar metas para la familia (Lucas 14.25-32)

1. Determinar una meta es esencial para definir dónde estamos y a dónde queremos llegar:

1.1. Definir el principio

a. ¿Dónde estamos ahora?
b. ¿A dónde quiero llegar? (Proverbios 19:2, 3)

1.2. Identificar debilidades

a. ¿Qué necesito?
b. ¿Qué debo hacer?

1.3. Hacer acopio de las herramientas disponibles

a. Mis dones y talentos
b. La familia con la que cuento
c. Los colaboradores que encuentro alrededor

1.4. Definir metas medibles y específicas (Proverbios 19: 8, 15; Eclesiastés 10:18)

a. A nivel personal
b. A nivel familiar
c. A nivel ministerial

1.5. Flexibilidad en el proceso

a. Evaluar logros y metas
b. Aplicar ajustes (Proverbios 19:20)
c. Redefinir metas

2. Esforzarnos por las metas que son de beneficio para la familia

VI. Guarde prudencia cuando su cónyuge exprese molestia (Proverbios 15:1)

1. La molestia y el enojo son sentimientos naturales en cada persona.

1.1. Estimular las expresiones airadas del cónyuge sólo contribuyen a agravar los problemas

1.2. Lo aconsejable es guardar prudencia

2. No responder ofensas contribuye a abrir espacios de diálogo

3. Esperar que el cónyuge llegue a un nivel de calma y equilibrio permite llegar a acuerdos

VII. Permita que Dios ocupe el primer lugar en su familia (Salmo 127:1-5)

1. Dios nos ayuda para edificar matrimonios de éxito (v. 1)

1.1. Dios nos guía en el camino para dar solidez al matrimonio

1.2. Dios nos ayuda a identificar en qué estamos fallando, para aplicar correctivos

2. En nuestras fuerzas por construir matrimonios de éxito, terminaremos en fracaso

3. En la cimentación de un matrimonio de éxito, juegan un papel protagónico:

3.1. Las relaciones entre los componentes de la pareja

3.2. Las relaciones padres-hijos

Conclusión:

La alarmante cadena de separaciones, que en Latinoamérica rebasa el 30 e divorcios cada año, parece difícil de aminorar. Los comentarios de hombres y mujeres cuyas relaciones sentimentales terminaron en fracaso y desesperanza, cada día hacen lucir el panorama cada vez más desalentador. ¿Hay una salida? Sin duda que sí. Dios nos permite encontrar salidas al laberinto. Él es quien restaura matrimonios y abre puertas a una nueva vida. Nuestro amado Señor puede hacerlo. ¡No hay nada imposible para Él!

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas.

Revise también

Bosquejos Biblicos - ¿Como conquistar mis sueños?

Con fuego en el corazón de Dios

Bosquejos Biblicos - Los cristianos de la iglesia primitiva con fuego el corazón evangelizaron al mundo de ese entonces, tomaron en serio la gran comisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *