La depresión y el suicidio

Escrito por Elena Sarazua. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 6
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Hablar sobre el suicidio es un tema común hoy en día, a diario las noticias nos están informando sobre nuevos casos y como van en aumento. Esto no es un tema nuevo, desde tiempos bíblicos se mencionan algunos casos de depresión y suicidio que estaremos, mencionando más adelante, pero antes conozcamos más acerca de estas condiciones.

Cuerpo: Del latín SUI: de si mismo

Homicidium: homicida

Acto de quitarse voluntariamente la vida.

Por algún mecanismo supersticioso el término suicidio, permaneció mudo durante varios siglos, hasta que apareció por primera vez en 1817 en la quinta edición del Diccionario de la Real Academia de la lengua Española, pese a que el académico de origen mexicano Manuel Lardizábal y Uribe, quien colaboró en su edición, lo usó libremente en 1780 en su Discurso sobre las penas. El literario Moratín lo menciona también cuando escribe en 1794 en el libro Aportaciones de Inglaterra, en donde aventura el carácter melancólico de los ingleses es la razón por la cual el suicidio es tan común en la isla.

Se considera que fue el médico y filósofo sir Thomas Browne quien le dio vida en su idioma a la palabra en 1653, en su obra Rogelio Medici. A partir de la palabra inglesa suicide se traslada al español heredando su etimología latina.

Lo que dice la Biblia sobre el suicidio:

1ª. De Juan 3:15

Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.

1ª. Corintios 3:17

Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, por que el templo de Dios es santo, y eso son ustedes.

Principios que lo prohíben:

1ª Corintios 6:19

O no sabéis que vuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

La iglesia cristiana primitiva, toleró el suicidio hasta que San Agustín (354-430 D.C.) enseño que es un pecado del cual es imposible el arrepentimiento, viola el sexto mandamiento y dispone de la vida de alguien que no ha hecho nada que lo haga digno de muerte. Sin embargo el suicidio solo fue condenado en el primer Concilio de Braga (561 DC) cien años después de San Agustín. En el Siglo XIII, el Sínodo de Nimes (Asamblea de Altas autoridades de la Iglesia) determinó negarles sepultura a los suicidas en los cementerios católicos y enterrarlos en la confluencia de dos caminos con una estaca clavada en el corazón para que el alma no regresara a la tierra a dañar la vida.

Prohibición contra el Asesinato

Éxodo 20:13

No matarás.

La prohibición de matar está vigente en todas las sociedades, si una sociedad va a existir debe proteger la vida humana.

En todas las culturas y en todas las épocas se han documentado casos de suicidio. Anaxágoras y Demócrito murieron utilizando el mismo método de dejarse morir de hambre; de allí es de donde proviene el termino Anorexia (Morir de hambre) El suicidio es un problema público de Salud Mentales cual es trágico y potencialmente prevenible. En el año 2000 el suicidio fue la undécima (11ma) cusa principal de muerte en los Estados Unidos. Se ha estimado que por cada muerte por suicidio hay de 8 a 25 intentos de suicidio.

La conducta suicida es compleja. Algunos factores de riesgo varían con la edad, género y grupo étnico y pueden aún cambiar con el tiempo. Los factores de riesgo de suicidio con frecuencia ocurren combinados. Las investigaciones han demostrado que más del 90 e las personas que se matan tienen depresión u otra enfermedad mental o desorden de abuso de drogas diagnosticable. Además alteraciones en las secreciones del cerebro están asociadas con el riesgo del suicidio. Se han encontrados niveles bajos de una sustancia química en el cerebro de pacientes con desordenes de depresión, desordenes de conducta impulsiva, historial de intentos de suicidio y también en el cerebro post mortem de víctimas de suicidio.

Los eventos adversos de la vida en combinación con otros factores de riesgo como la depresión pueden llevar al suicidio. No obstante, el suicidio y las conductas suicidas no son respuestas normales al estrés. Muchas personas exhiben uno o más factores y no son suicidas. Otros factores de riesgo incluyen: intento de suicidio previo; historial familiar de enfermedades mentales o abuso de substancias; violencia familiar, incluyendo abuso físico o sexual; presencia de armas de fuego en el hogar; encarcelación; y exposición a conductas suicidas de otros, incluyendo miembros de la familia, relaciones o aun en medios de comunicación.

El número de muertes por suicidio fue cuatro veces más alto entre los hombres que en las mujeres, aunque con frecuencia el reporte de intento de suicidio durante la vida es tres veces más alto en las mujeres que en los hombres.

El método más común para cometer suicidio entre hombres y mujeres son las armas de fuego.

Durante el año 2000 el suicidio fue la tercera causa de muerte entre las personas de 15 a 24 años de edad, seguido por lesiones no intencionales y homicidios. El suicidio fue la tercera causa de muerte entre los niños de 10 a 14 años de edad. La mayoría de intentos de suicidio son expresiones de extrema angustia y no solo una manera inofensiva de llamar la atención. La persona suicida no se debe dejar sola pues necesita tratamiento de inmediato de salud mental. Como el suicidio y la depresión están ligados íntimamente, aunque un depresivo no tiene por que ser un suicida, se ha comprobado que un suicida, fue depresivo.

Depresión:

La vida emocional está llena de altas y bajas. Pero cuando los tiempos bajos son de larga duración o interfieren con su habilidad para funcionar puede estar sufriendo de una enfermedad común llamada depresión. Si usted no está padeciendo de esta enfermedad, por amor a sus familiares o allegados que la padezcan, aprenda a discernir rápidamente estos signos críticos y ofrecerle su amor y apoyo en sus momentos de necesidad.

¿Qué es la Depresión?

Es una condición médica seria que afecta el cuerpo, el estado de ánimo y los pensamientos de la persona quien la padece.

Afecta la manera de dormir y comer, el concepto de sí mismo y la manera que uno piensa sobre las cosas. No es lo mismo que sentirse triste. La gente que la padece no puede curarse a sí misma. Si no se trata los síntomas pueden durar semanas, meses o años.

La depresión puede atacar a cualquier persona, no importa el sexo, la etnia, ni la condición social, económica o profesional, pero según estadísticas la depresión es casi el doble de común en mujeres que en hombres, pero no se sabe si esto se debe a que las mujeres se atreven admitir abiertamente que padecen depresión y son más casos de las que buscan ayuda profesional que los hombres.

Estudios realizados han comprobado que muchos hombres la padecen y no se dan cuenta o no asocian los síntomas físicos con la depresión, y son renuentes a buscar ayuda profesional de salud mental.

Nunca dos personas se deprimen de la misma manera. Muchas personas tienen solo algunos de los síntomas, y estos varían en su severidad y duración.

Los consejeros regularmente reconocen tres estados o fases de depresión. La mayoría lo reconocen como moderado, serio y grave. Nosotros los llamaremos desaliento, abatimiento y desesperanza. La mayoría de las depresiones comienzan con el desaliento aumentan hasta llegar al abatimiento y, a menos que se logre un cambio en la estructura pensante, llegan hasta la desesperanza. Si pasa la línea de la desesperanza, es posible que la depresión se torne tan aguda que la persona pierda el contacto con la realidad y debe prestársele atención médica aun para conservar la vida.

Tipos de Depresión:

Depresión Mayor:

A veces es conocida como unipolar o depresión clínica, Se manifiesta a través de una combinación de síntomas que interfieren con la habilidad de trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que antes eran placenteras. Pueden durar por lo menos dos semanazas, pero con frecuencia dura varios meses o más. Los episodios de esta enfermedad pueden ocurrir una vez, dos veces o varias veces durante su vida.

Distimia:

Es un tipo menos severo de depresión, están presentes los mismos síntomas pero son de larga duración, no incapacitan seriamente, pero no dejan que uno funcione bien o se sienta bien. Las personas con distimia a menudo carecen de ánimo y entusiasmo para vivir, viviendo una existencia triste y fatigada que le parece a muchos ser una manifestación normal de su personalidad. Estos también pueden experimentar episodios de depresión mayor.

Trastorno Bipolar

O Enfermedad Maníaco Depresiva, no es tan común como otras formas de la enfermedad depresiva, Se caracteriza por ciclos de cambios de humor severamente alto (manía) y bajo (depresión) frecuentemente con períodos de humor normal entre ciclos. Algunas veces los cambios de humor son rápidos y dramáticos pero usualmente son graduales. Cuando el individuo está pasando por el ciclo depresivo puede tener todos o cualquiera de los síntomas de la depresión el incluye ciclos disruptivos de síntomas depresivos que alternan con manía. En el ciclo maniaco el individuo puede ser hiperactivo, hablar mucho y tener mucha energía. La manía frecuentemente afecta el pensamiento, el juicio, la conducta social de formas que causa problemas y vergüenza. Por ejemplo el individuo en la fase maniaca puede sentirse eufórico, con muchos planes grandiosos que pueden variar desde malas decisiones de negocios hasta tener muchos romances y relaciones sexuales peligrosas. Si la manía no se trata puede empeorar el estado sicótico.

Síntomas de la Depresión y la Manía.

Depresión:

• Tristeza persistente, ansiedad o humor vació.
• Sentimientos de desesperanza o pesimismo.
• Sentimientos de culpa, falta de valor o impotencia.
• Pérdida de interés o placer en actividades que disfrutaba antes, incluyendo el sexo.
• Disminución de energía, fatiga, lentitud.
• Dificultad para concentrarse, recordar o hacer decisiones.
• Problemas para dormir, para despertarse temprano, o el dormir demasiado.
• Cambios en el apetito o en el peso.
• Pensamientos de suicidio o muerte, o intento de suicidio.
• In cansancio, irritabilidad, o llanto excesivo en las mujeres.
• Síntomas físicos persistentes que no responden a ningún tratamiento rutinario como dolor de cabeza, desordenes digestivos y dolor crónico.

Manía:

• Exaltación anormal o excesiva.
• Inquietud, o irritabilidad anormal
• Disminución de la necesidad de dormir
• Nociones de grandiosidad
• Hablar más de lo usual
• Pensamientos volátiles
• Aumento de deseo sexual
• Aumento marcado de energía
• Juicio pobre
• Conducta social inapropiada

Síntomas Emocionales de la Depresión

Si bien la depresión comienza en la mente, afecta profundamente el alma que es el asiento de las emociones. Veamos las más comunes:

Pérdida del afecto:

La casi universal tendencia de los deprimidos a aislarse evitándola compañía de los demás, se debe a la pérdida de sus afectos. Comienza por una disminución en el amor que siente por su cónyuge y sus hijos, y este sentimiento crece hasta el grado de no importarles nada de sí mismo, de los otros o de nada en general. A menos que esta situación cambie, la depresión irá en aumento progresivo. Ya alguien advirtió: "O amas o mueres" A menos que amemos a otros nos destruiremos.

Tristeza:

El abatimiento y la tristeza caracterizan a los deprimidos. Este sentimiento es tan profundamente enraizado en su corazón que finalmente se traduce en sus rostros. Cuando está desanimado ni el bullicio alegre ni las diversiones le dan ningún placer. A medida que se agrava la depresión, pierde totalmente su capacidad de responder al buen humor y se siente resentido por la alegría que lo rodea.

Job 3:20-23

Por que se da luz al que sufre y vida al amargado de alma?

A los que ansían la muerte pero no llega, y cavan por ella más que por tesoros, Que se alegran sobremanera y se regocijan cuando encuentran el sepulcro.

Por que dar luz al hombre cuyo camino está escondido y a quien Dios ha cercado Por que al ver mi alimento salen gemidos y mis clamores se derraman como agua.

Pues lo que temo viene sobre mí y lo que me atemoriza me sucede No tengo reposo ni estoy tranquilo no descanso si no que me viene turbación.

Lloro:

Un síntoma frecuente en los deprimidos es su involuntaria tendencia a llorar. Aunque aquellos que por años no han derramado una lágrima, rompen a llorar o quieren hacerlo pero no pueden hacerlo.

Hostilidad:

Todo caso de depresión se acompaña de ira, al menos en las primeras etapas. Al principio está dirigida contra la persona que los rechazó o lo insultó. Más tarde tiene por destinatario a sí mismo, por ser el causante del rechazo. No es raro escuchar al deprimido frecuentemente: Me odio o estoy disgustado conmigo mismo.

2ª. Samuel 17:23

Viendo Ahilofed que no habían seguido su consejo, aparejó su asno y se levantó y se fue a su casa, a su ciudad, puso en orden su casa y se ahorcó. Así murió y fue sepultado en la tumba de sus padres. (Por que Absalón no siguió su consejo de emboscar a David)

Irritabilidad:

Las personas pasivas son fácilmente irritables, y se irritan particularmente contra los que expresan energía y vitalidad. Se resienten contra los que disfrutan de buena salud, se oponen a los que tratan de activarlos, y son capaces de arranques de furia por los ruidos que son rutina en el hogar. La música que normalmente los calma, ahora los incomoda.

Hasta son capaces de encresparse por los requerimientos solícitos de sus amigos, pues no se creen merecedores ni del tiempo ni de la preocupación de los demás.

Tenemos el ejemplo de Jonás: (Jonás 4:3,8,9) Al ver que el Señor había perdonado a los habitantes de Nínive, se desilusionó tanto hasta querer morirse.

Ansiedad, temor y preocupación:

El sentimiento de soledad y desesperación que crece durante la depresión disminuye el umbral del temor. El individuo siente temor de quedar solo, si bien lo disimula. Escapa del pasado y teme el porvenir.

Apocalipsis 9:6

Algunos desean:

En aquellos días los hombres buscarán la muerte y no la hallarán, y ansiarán morir, y La muerte huirá de ellos.

Desesperanza:

A la mayoría de los deprimidos los acomete un sentimiento de desesperanza. Se sienten atrapados por las circunstancias que provocan la depresión y no puede vislumbrar una salida. A menos que alguien logre inyectarle una dosis de esperanza en su mecanismo pensante, la depresión se agudiza día a día.

Jueces 16:29-30

Y Sansón asió las dos columnas de el medio sobre las que edificio descansaba y se apoyó contra ellas son su mano derecha sobre una y con su mano izquierda sobre la otra.

Y dijo Sansón: ¡Muera yo con los filisteos! Y se inclinó con todas sus fuerzas y el edificio se derrumbó sobre los príncipes y sobre todo el pueblo que estaba en él. Así que los que mató al morir fueron más de los que había matado en toda su vida.

Causas de la Depresión

Las causas específicas de la depresión todavía son objeto de una investigación minuciosa. Estudios de imágenes del cerebro han revelado que en la depresión los circuitos naturales responsables de generar el humor, el pensamiento, el apetito, el sueño y la conducta no funcionan apropiadamente y que las sustancias químicas del cerebro utilizadas por las células para comunicarse están fuera de balance. Hay muchos factores que influyen o desencadenan una crisis depresiva veamos los más comunes:

Factores Genéticos:

Existe cierto riesgo de desarrollar la depresión cuando hay un historial familiar de la enfermedad, lo que indica que se puede haber heredado una vulnerabilidad biológica. El riesgo aumenta para aquellas personas con trastorno bipolar. Sin embargo no todas las personas con historial familiar desarrollan la enfermedad.

Además la depresión mayor puede ocurrir en personas que no tienen miembros de la familia con la enfermedad. Esto indica que factores adicionales, posiblemente la bioquímica, estresares ambientales y otros factores psicosociales tienen que ver con el comienzo de la depresión.

Factores bioquímicos:

Numerosas autoridades en la materia atribuyen un ponderable porcentaje de depresiones a un anormal funcionamiento biológico glandular. Una tiroides anormal es un toque de atención. Las evidencias demuestran que la química del cerebro es un factor significativo en los trastornos depresivos. Conocemos por ejemplo que las personas con enfermedad de depresión mayor experimentan un desequilibrio en las sustancias que segrega el cerebro para el funcionamiento de las células. Además los patrones del sueño que son influenciados por la bioquímica, típicamente son diferentes en las personas con trastornos depresivos. La depresión puede ser inducida al aliviar con ciertos medicamentos los trastornos del sueño o del apetito; algunas hormonas producen el efecto de cambiar el humor.

Enfermedad:

Todos tenemos un punto crítico. Algunas personas pueden soportar más que otras las presiones o las circunstancias depresivo generadoras. Pero un período prolongado de enfermedad aumenta nuestra vulnerabilidad y los efectos secundarios de algunos medicamentos complican más aún el cuadro. El doctor Ostow explica este dilema en detalle:

Algunos de los factores desencadenantes de la depresión son exclusivamente orgánicos. Por ejemplo, los que han padecido de una hepatitis infecciosa, descubren de pronto que a pesar de una excelente recuperación física, les queda como secuela un profundo agotamiento del sistema nervioso, que no solo les disminuye sus fuerzas si no que los deja, a menudo, deprimidos. Cuando Ezequías cuando El Señor le dijo que llegaba la hora de su muerte se deprimió y volteo su rostro contra la pared (Isaías 38:9-12)

Estresores Ambientales y otros estresores Una perdida significativa, una relación dificultosa, problemas financieros, o un cambio importante en la vida han sido todos indicados como contribuyentes a la enfermedad depresiva. A veces el comienzo de la depresión se asocia con enfermedad física aguda o crónica Además alguna forma de abuso de sustancias ocurre en más de una tercera parte de personas con cualquier tipo de trastorno depresivo.

Depresión Post-parto:

La madre está con siente durante nueve meses, de que una nueva vida crece en su vientre. De pronto esa criatura sale al mundo, y la madre se encuentra vacía y le imponen un nuevo estilo de vida, y en muchas ocasiones, esa bolita de carne, no es el angelito que esperaba su madre, sino criaturas ruidosas, fastidiosas, exigentes y que despiden mal olor.

La frustración de la madre, el agotamiento, sumados a los sentimientos de culpa y remordimiento por no atender bien a esa criatura hacen que se prolongue el cuadro de la depresión. Puede ser que la madre ya haya tenido otros hijos sin experimentar el síndrome Post parto, pero no quiere decir que en algún otro parto no vaya a padecer de esta enfermedad.

Otros factores Sicológicos y sociales:

Las personas con ciertas características pensamientos pesimistas, baja autoestima, un sentido de tener poco control sobre los eventos de la vida, y la tendencia de preocuparse excesivamente, tienen más probabilidades de desarrollar la depresión. Estos atributos pueden aumentar el efecto de situaciones de estrés o interferir con la iniciativa de lidiar con los problemas o de mejorarse. La forma de de crianza o las expectativas del rol sexual pueden contribuir al desarrollo de estas características. Pareced que los patrones de pensamientos negativos de desarrollan típicamente durante la niñez o la adolescencia. Algunos expertos proponen que la crianza tradicional de las niñas puede desarrollar estas características y puede ser un factor en la alta tasa de depresión en las mujeres.

Desilusión:

No hay ningún caso de depresión que no comience con una desilusión o una experiencia de disgusto.

La causa de la desilusión puede ser prácticamente cualquier cosa.

Por ejemplo un padre puede sufrir depresión por las malas notas de un hijo, algunos niños se han deprimido por la reacción negativa de los padres, debido precisamente a esas malas notas. Y es la gente misma una de las fuentes más comunes de desilusión. Debido a la presión a que están sometidos, al agotamiento físico o a una docena de otras razones, pueden en una ocasión particular tornarse irritables, desconsiderados u ofensivos. Si a esa ofensa o insulto le damos alas y lo abrigamos por largo tiempo en nuestro corazón, engendrará un profundo disgusto que nos llevará a la desesperación.

Pobre concepto de si mismo:

Esta es una de las características universales de los deprimidos. Desafortunadamente hay la tendencia a exagerar en demasía esta deficiencia y eso ocurre e menudo por que apuntan tan alto que les resulta imposible auto-aprobarse. Esto es particularmente cierto en el individuo perfeccionista, que nunca está plenamente conforme con sus realizaciones.

Mateo 27:3-5

Entonces Judas el que había entregado a Jesús, viendo que era condenado devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos.

Diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: Que nos importa a nosotros? ¡Allá tu! Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

A Judas le dolió que Jesús fuera condenado a muerte, pero su dolor no lo llevó al arrepentimiento.

Comparaciones injustas:

Cada vez que nos comparamos con alguien que nos aventaja, invitamos a la depresión. El descontento con lo que tenemos hace que nuestros pensamientos se inviertan y eso genera la depresión. Lo que ocurre es que la mayor parte de las veces somos injustos al hacer una comparación pues comparamos el aspecto débil de nuestra personalidad con el aspecto fuerte del otro. El establecer comparaciones es una práctica nociva que debe ser desechada puesto que no conocemos las debilidades de los demás.

Cuando David derrotó a Goliat, el pueblo cantó: Saúl mató a mil y David a su diez mil, esto hizo que Saúl se deprimiera y un espíritu se apoderó de él y no lo dejaba tranquilo, solo con la música que David le tocaba se tranquilizaba.

Ambivalencia:

Es la sensación de estar atrapado, es decir, incapaz de remediar una situación intolerable. El sentirse atrapados no solo es una de las causas determinantes de la depresión, si no uno de los principales motivos de divorcio. Si una pareja se ve obligada a casarse por un embarazo no deseado, el esposo o la esposa pueden sentirse atrapados, y un periodo de ambivalencia puede desencadenar un estado de ira. A pesar de que muchas parejas no experimentan semejante trauma en su matrimonio sin embargo se sienten atrapadas, muchas veces por que no vieron realizados su sueños o ambiciones de hacer otras cosas, de estudiar una especialidad o tener una casa.

(1ª. Reyes 16:18-19)

Zimri cuando vio que la ciudad era tomada, prendió fuego a la casa del Rey y murió a causa de los pecados que había cometido.

Conclusión:

La depresión nunca se instala por que sí. Obedece siempre una causa. Aun en el caso de la depresión Post-parto, cuando pareciera no haber ninguna razón determinada, el nacimiento del niño la desencadena. Por básicas y comunes que sean las causas antes expuestas, no explican a satisfacción la verdadera causa de la depresión, por que hay mucha gente que enfrenta todos los problemas allí expuestos y no ha sufrido depresión alguna. Por que es que algunas personas logran zafarse de la depresión y otros se hunden en este problema? En realidad alguna de las causas de este problema no son causas si no excusas por la depresión, muchas veces es por que nos gusta inspirar lástima y que sientan compasión por nosotros.

COMO PODEMOS AYUDAR AL DEPRIMIDO

Escuche:

La mayoría de personas dan alguna advertencia de sus intenciones suicidas. Las personas suicidas frecuentemente dicen cosas como "ellos estarían mejor sin mi"

Observe la conducta:

Las personas suicidas puede que regalen los posesiones que son de significado para ellos, cambien el testamento, y a veces dicen adiós como si se fueran para siempre.

Reconozca las señales de la depresión:

Muchas de las personas que están deprimidas no son suicidas, pero muchas personas suicidas están deprimidas.

Piada ayuda cuando alguien cercano a usted lo necesite...

HABLE

Con familiares, seres amados y amigos.

HABLE

Con su médico líder religioso o maestro.

HABLE

Con una institución especializada por ejemplo el proyecto SPEAK

Pasos para vencer la depresión

Nadie disfruta de la depresión, si bien todos han sido sus víctimas en algún momento de su vida. A algunos los afecta más que a otros según sea el grado de autocompasión en que hayan incurrido. La depresión no se instala a causa del quinismo corporal, de los demás, o de las presiones de la vida, si no de nuestra propia actitud mental hacia las tensiones que inducen a la depresión.

1. Aceptar a Jesucristo como su Salvador personal.

Nadie tiene la capacidad necesaria para escapar de la depresión sin la ayuda de Dios. Unote los errores de la psicología moderna radica en la presunción de que el hombre no necesita de la ayuda de Dios para sacarlo de la depresión. Jesucristo dijo: Sin mí nada podéis hacer. (Juan 15:5) y esto es particularmente cierto tratándose de la depresión. Si queremos esperar una victoria perdurable sobre la depresión, debemos comenzar invitando a Cristo a morar en nuestra vida. Una vez dado este paso contaremos con el recurso divino que nos capacita para dar los siguientes.

2. Andar en el Espíritu

Aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador personal y andar en el Espíritu diariamente, no son experiencias idénticas, la última por supuesto será posibilitada por la primera.

El paso más importante para ser lleno del Espíritu es la total entrega de nuestra vida a Cristo. Una vida egoísta siempre termina en depresión. El hacer que

Cristo sea el diario Señor de nuestra vida sirve para evitar la auto conmiseración, el desenfreno, el egocentrismo y todas las numerosas expresiones de egoísmo.

No dejar de congregarse (Hebreos 10:25)

Cada vez que debamos tomar una decisión en nuestras vidas debemos preguntar en espíritu de oración "Señor Jesús que debo hacer al respecto? Por lo general recordamos de pronto un versículo o un principio bíblico que nos ilumina.

Si actuamos a la luz de ese versículo o ese principio, tomaremos las decisiones adecuadas, si no lo hacemos así una vez más caeremos en el hoyo del error. Una vida controlada por Cristo es una vida libre de depresión.

3. Perdonar a quienes pecan contra nosotros

Es imposible andar en el espíritu por un prolongado periodo de tiempo si nos negamos a obedecer las órdenes de Cristo de perdonar a quienes nos ofenden. (Mateo 6:12) Las personas propensas a la depresión no olvidan nunca el hecho de que un ser amado o un pariente las rechazó o las ofendió en algún momento de su vida. En cuento no perdonen a esa persona, jamás conocerán una victoria perdurable sobre la depresión. Tampoco lograrán madurez espiritual.

4. Renovemos nuestra mentalidad diariamente

Como ya lo hemos dicho antes, la única manera de transformar nuestra vida en forma perdurable, es renovando nuestra mente con la palabra de Dios. Los caminos de este mundo son tan opuestos y contrarios a los caminos de Dios, que resulta casi imposible encontrar ayuda espiritual en el mundo secular. Por lo tanto así como alimentamos nuestro cuerpo diariamente, debemos de alimentar a nuestra mente con elementos que contribuyan a su desarrollo espiritual. Toda ala sabiduría proviene de Dios y la encontramos en su biblioteca de verdades divinas que se llama la Santa Biblia. Solamente leyendo, estudiando, meditando, memorizando y escuchando su sabiduría llegaremos a ser los cristianos maduros que Dios quiere que seamos, establecidos en la fe y capacidades para superar las tendencias que nos llevan a la depresión.

5. Formar todos los días imágenes creativas mediante la oración.

Es importante idear todos los días imágenes de nosotros mismos y de nuestras metas en la pantalla de nuestra imaginación.

Sin olvidar lo siguiente:

Gracias a la cruz usted puede tener la seguridad que pertenece a Jesús.

Antes de recibir a Jesús como su Salvador, usted estaba alejado de Dios por el pecado, pero después que confió en Jesús en cuento a su salvación, no hay nada que pueda romper su relación con El.

Romanos 8:35,37 dice: "Quien nos separará del amor de Cristo? Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro o espada? Antes en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó."

Gracias a la cruz usted puede tener la seguridad de su valor. Usted es tan valioso para Jesús que el estuvo dispuesto a da su vida para salvarle. Romanos 5:6 dice: Por que Cristo cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por lo impíos, ciertamente apenas morirá alguno por un justo, con todo, puede ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros.

Usted no mereció ser libre por haber hecho las cosas bien. Jesús le salvó por que el lo ama; su salvación no tuvo nada que ver con lo que usted ha hecho. Sus errores y fracasos tampoco definen el valor que usted tiene, esto solo puede hacerlo el Señor, y El dice que valió la pena que muriera por usted.

Gracias a la Cruz usted puede tener la seguridad de que es competente. Recuerde la promesa de Jesús: Y yo os rogare al Padre, y os dará otro consolador, para que esté con vosotros para siempre (Juan 14:16,17) Este es el Espíritu Santo que vino a morar en usted desde el momento en que fue salvo, y le permitirá llevar a cabo todo lo que Dios le ha pedido que usted haga.

Mientras usted ande en plena obediencia al Señor El le dará todo lo que necesite para tener éxito. Dios no lo desamparara ni le dejara solo. El le dará todo el entendimiento y todas las capacidades y fuerzas que usted necesite, para que llegue a ser todo lo que el quiso que fuera cuando lo creo.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.