La oración

Escrito por Danny Totocayo. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 16
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

En este estudio se habla en detalle casi de todo los tópicos que tienen que ver con la oración. De allí que sea un poco extenso.

¿QUÉ ES ORAR?

Orar es hablar con Dios de una manera entendible, sin necesidad de usar palabras rebuscadas de un diccionario, simplemente es entablar una conversación entre Dios y tu. Esa oración no necesariamente tiene que ser repetitiva, sino que lo importante será, la sinceridad de palabras y la disposición de tu corazón. (Enrique Monterroza)

La oración es el acto de presentar nuestra impotencia y la de otros, en el nombre del Señor Jesucristo, ante los amorosos ojos de un Padre que sabe, comprende, cuida y contesta. La oración es el anhelo y respiración del espíritu hacia Dios. Es el asirse de la buena voluntad de Dios. (Cameron V. Thompson)

Campbell Morgan dijo en cierta ocasión: "Los hombres que oran con poder que prevalece, son solo los que lo hacen en medio de los suspiros y sollozos de la raza humana."

Nadie puede, en esta vida, pasar más allá de la clase de párvulos en la oración. Gracias a Dios que no hay doctores graduados en oración (Cameron V. Thompson)

Dios oye el clamor más débil si es hecho con todo corazón.

R. Rinker afirma haber descubierto que "El verdadero propósito de la oración es poner a Dios en el centro de nuestra atención y olvidarnos de nosotros mismos".

"Yo los llevaré al monte de mi santidad, y los recrearé en mi casa de oración; sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa, casa de oración será llamada de todos los pueblos." (Isaías 56:7)

Las oraciones de los santos son preciosas.

"Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro animales y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero, teniendo cada uno arpas, y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos." (Apocalipsis 5:8)

LO QUE ALGUNOS HOMBRES PIADOSOS HAN DICHO SOBRE LA ORACIÓN

"Los hombres pueden rechazar nuestros llamamientos, desdeñar nuestro mensaje, oponerse a nuestros argumentos, despreciar nuestras personas pero son impotentes contra nuestras oraciones." (Sidlow Baxter)

E. M. Bounds lo expresó más firmemente cuando dijo: "La oración es lealtad a Dios. El no orar es rechazar a Cristo y abandonar el cielo. Una vida de oración es la única vida que cuenta en el cielo."

Dijo C. H. Spurgeon: "La verdadera oración no es tan sólo un ejercicio mental, ni una actuación vocal, pero es mucho más profunda que eso - es la comunión espiritual con el Creador del cielo y de la tierra. Dios es un Espíritu que el ojo mortal no puede ver y que solamente lo percibe el hombre interior; en nuestro espíritu, engendrado por el Espíritu Santo en nuestra regeneración. De principio a fin, la oración es un asunto espiritual, y su objetivo no termina con el hombre, sino alcanzarlo a Dios mismo."

"El verdadero empeño del diablo es evitar que los cristianos oren. El no teme, en absoluto, al estudio sin oración, al trabajo sin oración, a la religión sin oración. Se ríe de nuestras fatigas, se burla de nuestra sabiduría, pero tiembla cuando oramos." (Samuel Chadwick)

"Tengo tanto que hacer (hoy) que pasaré las tres primeras horas en oración." (Martín Lutero)

"Dios tiene un océano sin límites en respuesta al más débil susurro del más abatido santo, si tan solo sale de un corazón contrito y limpio, y si existe una completa dependencia en el irresistible nombre del Señor Jesucristo." (Anónimo)

"Daniel prefirió pasar una noche con los leones que perder un día de oración; Pedro halló más fácil salir de la cárcel que entrar en una reunión de oración." (Anónimo)

"Ante el hecho de la cruz, decidme: ¿no es un escándalo que tú y yo vivamos como vivimos"(Alan Redpath)

"¿Podría un marinero estar sentado perezosamente oyendo el grito de angustia de quien se ahoga? ¿Podría un doctor arrellanarse en su confortable sillón y dejar morir a sus pacientes? ¿Podría un bombero ver a la gente quemarse sin prestar ayuda? ¿Puede Sión estar sentada e inmóvil teniendo a su alrededor a un mundo CONDENADO?"(Leonardo Ravenhill)

"¡Oh hermano, ora a pesar de Satanás, ora; emplea horas en oración; antes descuida a los amigos que el orar; ayuna y piérdete el desayuno, la comida, el té, la cena, y aun el sueño, antes que descuidar la oración. No basta hablar acerca de la oración; sino que debemos orar con ardorosa vehemencia. El Señor está cerca. El viene quietamente mientras las vírgenes duermen." (Andrés A. Bonar)

"Ni erudición, ni pureza de expresión, ni profundidad mental; ni las flores de la elocuencia, ni la simpatía personal, pueden sustituir la falta de fuego del Espíritu. La oración asciende mediante este fuego. Su llama le da alas, energía y aceptación. No hay incienso sin fuego, ni oración sin llama." (E. M. Bounds)

"El que no ora o, al menos, llama a Dios en su hora de necesidad, seguramente no piensa en El como Dios, ni le da la honra que se merece." (Lutero)

La oración es el acto de presentar nuestra impotencia y la de otros, en el nombre del Señor Jesucristo, ante los amorosos ojos de un Padre que sabe, comprende, cuida y contesta. La oración es el anhelo y respiración del espíritu hacia Dios. Es el asirse de la buena voluntad de Dios. (Cameron V. Thompson)

La razón fundamental por la que oramos es tener comunión con Nuestro padre celestial, y esta comunión significa tener amistad, dialogo y compañerismo. Dios tiene comunión con los que le temen (Salmo 25:14) Tener temor de Dios significa amar todo lo que Dios ama y aborrecer todo lo que Dios aborrece, no solo respetar a Dios.

Cuando una persona tiene comunión con Dios nada es deseable en esta tierra, la presencia de Dios es una delicia que uno quisiera pasarse todo el tiempo con EL. La oración es un deleite (Salmo 16: 11)

¿POR QUÉ LOS CREYENTES NO ORAN?

"...aun personas que tienen el genuino deseo de orar y han tratado de desarrollar una vida de oración, algunas veces tienen una idea equivocada en cuanto a ella. Piensan que para hacerlo tienen que aislarse por completo, arrodillarse, cerrar los ojos, juntar sus manos, etc. Toman consigo una lista de cosas por las cuales orar y la revisan metódicamente. Nada de eso es malo ni indebido, pero esa clase de vida de oración mecánica puede llegar a ser muy tediosa. Para la mayoría de las personas después de orar durante cinco minutos, no tienen más nada que decir, se frustran y entonces se sienten culpables por no tener una mejor vida de oración. Por eso no nos extraña que haya tantos cristianos remisos a orar. Convirtieron la oración en algo formal, inflexible y muerto, lo que nunca fue la intención de ser. Cada vez que el mecanismo de la oración se interpone en nuestro amor hacia Dios, se convierte en un impedimento y no en una ayuda." (John Maxwell)

¿POR QUÉ CUESTA ORAR?

La carne es débil (Mateo 26:41), no sabemos esperar, no sabemos orar por un periodo largo de tiempo, por no conocer los principios de oración.

REQUIERE TIEMPO Y ESFUERZO

"Desarrollar una relación profunda con Él requiere tiempo y esfuerzo. No puede desarrollarse en ratos escasos, apresurados y mecánicos, ni tampoco en casos de emergencia. E.M. Bounds una vez escribió: «A Dios no se le puede llegar a conocer precipitadamente. No otorga sus dones a quienes acuden a Él de vez en cuando. El secreto de llegar a conocer a Dios y ejercer influencia reside en estar mucho tiempo a solas con Él»." (John Maxwell)

ESFUÉRCESE PARA ORAR

Dr. O. Hallesby dijo: "Esforzarse en oración significa esforzarse a través de esos estorbos que refrenarían o incluso nos impedirían completamente de continuar en oración perseverante. Significa que debemos estar tan atentos en todo tiempo que nosotros podemos notar cuando nosotros nos tornamos perezosos en la oración y que nosotros podamos ir al Espíritu de oración para tener esto remediado". (Véase Colosenses 4:14)

Lleve cada problema que usted enfrenta a Dios a través del "Espíritu de oración" (el Espíritu Santo) que le ayudará a remediarlo.

LOS PRINCIPIOS DE LA ORACIÓN

Maxwell aconseja como orar.

SEA ESPONTÁNEO

"Trate de sacarse de la cabeza de una vez y por todas que la oración tiene que ser tediosa o repetitiva. En cambio, debe ser espontánea y emocionante. Eso tampoco significa que va a ser siempre alegre y divertida. Habrá ocasiones en que se lastime y clame a Dios pidiendo consolación y otras en que le grite enojado. Sin embargo, también reirá y la pasará bien. Lo importante es que se muestre tal cual es.

¿Qué significa mantener un espíritu espontáneo? Digamos, por ejemplo, que ora cada mañana al levantarse. Una mañana específica, al mirar su lista de oración, puede ser que se sienta preocupado y distraído. En vez de tratar de lidiar con esa preocupación inquietud y reprimirla, hable a Dios sobre ella primero. Y si no puede comprender qué le está molestando, pida a Dios que se lo revele. Despejar la mente al comenzar a orar bien quizás sea lo que necesite hacer para comunicarse mejor con Dios. O tal vez sea algo por lo que Dios quiere que ore durante todo su tiempo de oración en esa mañana.

"El deseo de entregarse a sí mismo a Dios es un asunto de sentimiento y actitud. Podemos bloquearnos negándonos a crecer en nuestras relaciones o desear contarle todo lo que hay en nuestros corazones. François Fenelon expresó bien esta idea en las siguientes palabras:

"Dígale a Dios todo lo que hay en su corazón como quien se desahoga contando sus alegrías y tristezas a un querido amigo. Cuéntele sus problemas para que le consuele; cuéntele sus alegrías para que las modere; cuéntele sus anhelos para que los purifique; cuéntele sus aversiones para que le ayude a conquistarlas; háblele de sus tentaciones para que le escude de ellas; muéstrele las heridas de su corazón para que las sane ... Cuéntele cómo su amor propio le hace tratar injustamente a otros, cómo la vanidad le tienta a ser insincero, cómo el orgullo le enmascara ante usted y otros."

"En otras palabras, dígale a Dios todo, lo bueno y lo malo, en actitud de franqueza y espontaneidad."

SEA ESPECÍFICO

"Recientemente leí un artículo que salió de la Asociación de Secretaría Legal de Colorado que muestra cómo se puede tergiversar un mensaje sencillo con palabras innecesarias. Contenía una versión de una línea del Padrenuestro, parafraseada como si la hubiera escrito un abogado:

"Respetuosamente pedimos, solicitamos, rogamos que se haga la debida y adecuada provisión en la fecha y día que se menciona más arriba para satisfacer los requisitos nutritivos del peticionario y se organicen tales métodos de asignación y distribución como se estimen necesarios y propios para asegurar la recepción por dicho peticionario y para dicho peticionario de tal cuantía de productos de cereales que en lo sucesivo se llamará «pan», lo que a juicio del peticionario, constituye una cantidad suficiente."

"En otras palabras, este mensaje de setenta y siete palabras equivalente a «El pan nuestro de cada día dánoslo hoy», es más largo que el Padrenuestro completo, que consta de setenta y una palabras.

"Las formas de comunicación más eficaces son breves y van al grano."

PIDA, BUSQUE Y LLAME COMO ES DEBIDO

John Maxwell escribe:

"PIDA:Ford Philpot dijo: «Muchos de nosotros queremos lo que no necesitamos y necesitamos lo que no queremos».

"Tenemos que aprender a ponernos a disposición de la agenda de Dios. A menudo nos empeñamos en la nuestra, ciegos a lo que Dios tiene para nosotros. Muchas veces Dios, en su misericordia, retiene sus respuestas a nuestras oraciones hasta que acudamos a Él con la petición buena.

"Ruth Graham, la esposa del evangelista Billy Graham, una vez dijo: «Dios no siempre ha respondido mis oraciones. Si lo hubiera hecho, me habría casado con el hombre inadecuado varias veces».

"Alguien dijo una vez: «En el cielo hay una habitación repleta de cosas que nos sorprenderán al verlas cuando lleguemos allí. En ella hay grandes cajas muy bien empaquetadas con lazos encantadores y nuestros nombres escritos encima de ellas. Son cosas que nunca se enviaron a la tierra porque no se pidieron».

"¿Cómo aprendemos a pedir como es debido? Jesús dijo: «Pedid, y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá (Mateo 7.7–8)».

"Mientras se prepara para acercarse a Dios y pedirle algo, responda las siguientes preguntas. Le ayudarán a examinar sus necesidades y dirigir mejor sus peticiones: ¿Es mi petición buena y útil para todo a quien atañe? ¿Está mi petición de acuerdo con la voluntad de Dios? ¿Armonizará con mis dones? ¿Me acercará más a Dios? ¿Qué parte me toca hacer para lograr su respuesta?

"BUSCAD: La búsqueda implica que Él espera que hagamos nuestra parte, aun cuando le pedimos que haga la suya. Así pues, cuando Jesús nos manda a orar diciendo: «El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy», no quiere decir que vamos a sentarnos y esperar que Dios nos mande el maná del cielo. Después de todo, las Escrituras dicen que el que no trabaja, tampoco coma (2 Tesalonicenses 3.10). Lo que Jesús quiere decir es: «Danos la oportunidad de ganar nuestro pan». Dios no provee para los haraganes.

"LLAMAD: Cuando Jesús nos manda a llamar nos pide que seamos persistentes. La Versión Amplificada [en inglés] aclara de esta manera el pasaje de Mateo 7.7–8: «Continúen pidiendo y se les dará; continúen buscando y hallarán; continúen llamando [reverentemente] y la puerta se "les abrirá. Porque cualquiera que siga pidiendo, recibirá, y el que sigue buscando, hallará, y a quien siga llamando, la puerta se le abrirá».

"Preguntadme de las cosas por venir, mandadme acerca de mis hijos, y acerco de la obra de mis manos" (Isaías 45:11).

Watchman Nee comenta este texto: "Esta es una declaración sumamente asombrosa. ¿Nos sorprendemos? Con respecto a sus hijos y a su obra, Dios dice: "Mandadme". La gente no se atreve a pronunciar esta palabra: "mandadme", porque ¿cómo puede un hombre jamás mandar a Dios? Todos los que lo conocen comprenden que ninguna palabra presuntuosa debe pronunciarse jamás delante de Dios. Sin embargo, Él mismo nos ofrece su palabra: "Mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos". Esto no es otra cosa sino que Dios concede que la Tierra gobierne al cielo. Obviamente, de ningún modo puede esto implicar que podemos forzar a Dios a que haga lo que no quiere hacer; de ninguna manera. Más bien significa simplemente, que podemos mandarle que haga lo que Él desea hacer. Y sobre esta base nos afirmaremos...Y así nuestra oración será fuerte y poderosa."

DEBE SER OFRECIDA "EN FE"

"Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis." (Mt 21:22)

DEBE SER OFRECIDA EN HUMILDAD

Note el ejemplo de los fariseos y de los publicanos (Lucas 18:9-14)

"Cercano está JEHOVÁ a los quebrantados de corazón; Y salva a los contritos de espíritu" (Sal 34:18)

DEBE SER OFRECIDA EN ARMONÍA CON LA VOLUNTAD DE DIOS

Dios responde la oración que se ofrece "de acuerdo a Su voluntad" (1 Jn 5:14)

¡Con demasiado frecuencia, las oraciones no son respondidas debido a que se relacionan más con NUESTRA voluntad que con la de Dios! (Santiago 4:3)

DEBE SER OFRECIDA POR AQUELLOS QUE SON JUSTOS DELANTE DE DIOS

"Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal" (1 Pedro 3:12)

"SI PERMANECÉIS EN MÍ, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho". (Juan 15:7)

Él no oirá a los que siguen en el pecado! (Proverbios 28:9;  Isaias59:1-2)

DEBE SER OFRECIDA CON AGRADECIMIENTO

"dando siempre gracias por todo al Dios y Padre" (Efesios 5:20) ¿Pensamos que Dios nos ayudará con nuestras CARGAS ACTUALES sí no tomamos el tiempo para agradecerle por las BENDICIONES PASADAS?

DEBE SER OFRECIDA CON IMPORTUNIDAD

Jesús ilustró este aspecto de la oración por medio de dos parábolas, La parábola del amigo importuno (Luc 11:5-10) y la parábola de la viuda perseverante (Lucas 18:1-8)

DEBE SER OFRECIDA EN EL NOMBRE DE JESÚS

"Dando gracias siempre por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo" (Ef 5:20) ¡Esto significa mucho más que solo agregar una pequeña frase "en el nombre de Jesús" al final de nuestras oraciones!

Debemos darnos cuenta que Jesús es el único camino por medio del cual podemos acercarnos a Dios (Jn 14:6)

Debemos verlo como nuestro "sumo sacerdote" el cual intercede por nosotros (Heb 7:24-25; Jn 14:13)

Pedir en el nombre de Jesús es como si Jesús estuviese pidiendo, y así como el podría recibir lo que pide, puede recibir el hijo de Dios si es que su oración va dirigida al Padre en ese nombre glorioso.

SE DEBE HACER DEPENDIENDO DEL ESPÍRITU SANTO

Pidamos al Espíritu Santo ayuda en nuestras oraciones (Rom. 8:26)

El Espíritu Santo nos ayuda, el es consolador, cuando estamos cargados y turbados o confundidos llamemos al consolador a que nos ayude y saque el estrés, la aflicción, la duda y El quitara todo aquello que nos perturba.

SE DEBE OÍR, NO SOLO HABLAR

Salmo 37:7 dice: "Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades."

CAUSAS DEL FRACASO EN LA ORACIÓN.

Desobediencia (1 Samuel 14:37), No pedir (Santiago 4:2-3), Pecados Ocultos (Salmo 66:18), Indiferencia (Proverbios 1:28). Negligencia de la misericordia (Proverbios 21:13), Desprecio por la ley (Proverbios 28:9), Por culpabilidad de homicidio (Isaías 1:15), Iniquidad, Los pecados sin confesar, "Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado" (Sal 66:18), El trato impropio a otros.

¡Cómo tratemos a otros es un indicativo de sí Dios oirá nuestras oraciones! Por ejemplo, como tratamos al pobre (Sal 41:1-3), como alguien trata a sus amigos (Mt 5:23-24) como un esposo trata a su mujer (1Ped 3:7) etc.

La pereza, La incredulidad, Falta de tiempo, Distracciones, Cansancio, Falta de deseo.

LAS RESPUESTAS A LAS ORACIONES

SOLICITUDES CONCEDIDAS

Dios podría responder "SI", y otorgar las peticiones que le hagamos, tal es el caso de la mayoría de los que intentamos hacer Su voluntad en nuestras vidas (Jn 3:22)

SOLICITUDES CONCEDIDAS, PERO NO EN ESTE MOMENTO

Dios podría conceder nuestras peticiones, pero en el tiempo y de acuerdo a Su propósito para nuestras vidas, "Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora" (Ecl 3:1) Así podríamos pensar que Dios está diciendo "NO", pero en realidad Él está diciendo "SI, PERO ESPERA"

LAS SOLICITUDES CONCEDIDAS, PERO NO COMO USTED PODRÍA ESPERARLAS

Podría darnos sufrimientos para probarnos ¡Los cuales en su momento desarrollan las virtudes por las cuales oramos!, debemos ser cuidadosos y no señalarle a Dios COMO responder a nuestras oraciones.

SOLICITUDES NEGADAS

Si Dios niega algo es porque no es lo mejor para nosotros. Algunas veces solo te niega, pero no lo hace porque no te quiere conceder sino porque espera que perseveres e insistas como la mujer Cananea.

LA NECESIDAD DE ORAR

"El secreto de todas las caídas es la falta de oración." (Cameron V. Thompson)

Cameron V. Thompson escribió: "Una pobre alma entró en la escuela de la oración después de su llegada al infierno (Hades en griego). Pidió alivio para su agonía, pero le fue negado. Pidió que un mendigo advirtiese a sus hermanos, pero tampoco le fue concedido. Estaba orando a Abraham, un hombre, porque no podía, o no sabía cómo, ubicar a Dios. No se atrevió a rogar que lo sacasen de aquel lugar, porque sabía perfectamente que no había esperanza para él. Falto de oración en la tierra, privado de respuesta en el infierno, sufre como el hombre que trató de aprender a orar demasiado tarde. "Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él" (Salmo 32:6)."

La oración no es una opción sino una necesidad (Lucas 18:1), La oración no es rezar porque rezar es hacer vanas repeticiones (Mateo 6:7)

LA CALIDAD DE LA ORACIÓN

Consiste en que nuestras palabras sean sinceras, que salgan del corazón, y salgan del espíritu, pueden ser largas o cortas, pero lo importante es que sean sinceras.

La oración de Daniel una de las más largas de la Biblia, todo él capitulo 9:1-23 fue una oración sincera, La oración de Pedro una de las más cortas. "Pero al ver el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó diciendo: --¡Señor, sálvame!" (Mat. 14:30) Lo importante es orar, si una persona ora poco entonces debe aprender a orar mas, pero que sea sincera, si alguien ora mucho y no hay sinceridad, que aprenda a ser sincero.

Oramos para tener comunión con Dios. La oración no es simplemente una puerta de escape para librarnos del problema, agradar a nuestro ego, o beneficiar nuestros propios intereses.

E.M. Bounds escribió: "La iglesia siempre busca mejores métodos; Dios busca mejores hombres... Lo que la iglesia necesita actualmente no es una mejor maquinaria, una nueva organización, o más y novedosos métodos, sino hombre que el Espíritu Santo pueda usar, hombres de intercesión, hombres poderosos en la oración. El Espíritu Santo no se mueve a través de métodos, sino de hombres y mujeres. El no viene en máquinas sino en personas. El no unge planes, sino hombres, hombres y mujeres de oración."

Durante su vida, George Muller anotó más de 50.000 respuestas a la oración, porque sus oraciones eran sinceras y de calidad. Algunas eran cortas, pero otras eran largas.

LA POSTURA APROBADA PARA LA ORACIÓN

De pie (1 Reyes 8:22; Marcos 11:25); Postrándose (Salmos 95:6); Arrodillándose (2 Crónicas 6:13; Salmos 95:6; Lucas 22:41; Hechos 20:36); Postrándose sobre su rostro (Números 16:22; Josué 5:14; 1 Crónicas 21:16; Mateo 26:39); Extendiendo sus manos (Isaías 1:15; 2 Crónicas 6:13); Alzando las manos (Salmos 28:2; Lamentaciones 2:19; 1 Timoteo 2:8)

Lo importante es la postura del corazón.

LA VIDA DE ORACIÓN DE JESÚS

La oración debe ser importante a nosotros porque fue importante al Señor Jesús. Jesús es nuestro más gran modelo de oración de intercesión. Estudie cada una de las siguientes referencias sobre la vida de oración de Jesús:

Él oró de día o noche (Lucas 6:12); La oración tomó la prioridad sobre el comer (Juan 4:31-32); La oración tomó la prioridad sobre los negocios (Juan 4:31-32); Él enseñó la oración a sus discípulos (Mateo 6:9-13)

LA ORACIÓN ACOMPAÑÓ TODO EVENTO DE IMPORTANCIA EN SU VIDA

Su bautismo (Lucas 3:21-22); Durante la primera excursión del ministerio (Marcos 1:35; Lucas 5:16); Antes de escoger a los discípulos (Lucas 6:12-13); Antes / después de alimentar los 5,000 (Mateo 14:19,23; Marcos 6:41,46; Juan 6:11,14-15); Al alimentar los 4,000 (Mateo 15:36; Marcos 8:6,7) ; Antes de la confesión de Pedro (Lucas 9:18); Antes de la transfiguración (Lucas 9:28,29); Al retorno de los setenta (Mateo 11:25; Lucas 10:21); A la tumba de Lázaro (Juan 11:41-42); A la bendición de los niños (Mateo 19:13); A la venida de ciertos griegos (Juan 12:27-28); Para Pedro (Lucas 22:32); Sobre el dar del Espíritu Santo (Juan 14:16); En el camino a Emaús (Lucas 24:30-31); Antes de Su ascensión (Lucas 24:50-53); Por Sus seguidores (Juan 17); Antes de Su más gran prueba (Mateo 26:26-27; Marcos 14:22-23; Lucas 22:17-19)

LOS GRANDES HÉROES DE LA FE MERAN HOMBRES DE ORACIÓN

Daniel y David oraban tres veces al día (Daniel 6: 10; Salmo 55:17)

Jonathan Edwards leía la palabra de Dios y oraba 13 horas diarias.

"John Knox era famoso por su poder en la oración. La reina María dijo que ella tenía más temor de sus oraciones que de los ejércitos de Europa." (Charles G. Finney)

La oración es una prioridad (1 Timoteo 2: 1), La oración y el ayuno debe ser a cualquier edad (Lucas 2: 37)

Cuando se lee el libro de Jonás se puede ver que hasta los niños ayunaron para que Dios los perdonara.
Un corazón genuinamente arrepentido busca a Dios solemnemente (2 Crónicas 15:12-15)

La oración debe hacerse sin cesar (1 tesalonicenses 5: 17) En todo tiempo (Efesios 6:18) y continuamente (1 Crónicas 16:11)

LOS TIPOS DE ORACIÓN

Pablo requiere que los creyentes siempre oren con "toda oración y ruego" (Efesios 6:18). En otra traducción de la Biblia se lee "orando con cada tipo de oración" (Traducción de Goodspeed). Esto se refiere a los varios tipos de oración que incluye:

1. ADORACIÓN Y ALABANZA:

Usted entra en la presencia de Dios con adoración y alabanza:

"Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza. Dadle gracias; bendecid su nombre" (Salmos 100:4).

Adorar es dar honor y devoción. La alabanza no sólo es la acción de gracias y una expresión de gratitud por lo que Dios ha hecho pero por quién Él es. Usted debe rendir culto a Dios en espíritu y en verdad:

Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre busca a tales que le adoren. Dios es espíritu; y es necesario que los que le adoran, le adoren en espíritu y en verdad" (Juan 4:23-24).

Alabanza y adoración pueden ser con: Cánticos: Salmos 9:2,11; 40:3; Marcos 14:26; Alabanza audible: Salmos 103:1; Gritando: Salmos 47:1; Alzando las manos: Salmos 63:4; 134:2; 1 Timoteo 2:8; Aplaudiendo: Salmos 47:1; Tocando instrumentos musicales: Salmos 150:3-5; Levantándose: 2 Crónicas 20:19; Postrándose: Salmos 95:6; Bailando: Salmos 149:3; Arrodillándose: Salmos 95:6; Regocijándose: Salmos 149:5

2. COMPROMISO:

Ésta es oración que entrega su vida y voluntad a Dios. Incluye oraciones de consagración y dedicación a Dios

3. PETICIÓN:

Las oraciones de petición son las súplicas. Deben hacerse las peticiones según la voluntad de Dios como revelado en Su Palabra escrita. Las peticiones pueden estar en los niveles de pedir, buscar, o llamar. La súplica es otra palabra para este tipo de oración. La palabra súplica significa "pedir a Dios o fuertemente suplicar a Dios en nombre de una necesidad".

4. CONFESIÓN Y ARREPENTIMIENTO:

Una oración de confesión es arrepentirse y pedir el perdón el pecado:

"Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1.9).

5. INTERCESIÓN:

La intercesión es la oración por otros. Un intercesor es uno que toma el lugar o suplica por el caso de otro. Es en este tipo de oración que el resto de este manual enfoca.

"Vio, pues, que no había nadie, y se asombró de que no hubiese quien intercediese. Por tanto, su propio brazo le produjo salvación, y su propia justicia lo sostuvo" (Isaías 59:16; Véase también Ezequiel 22:30)

CÓMO INTERCEDER

"Por esto exhorto, ante todo, que se hagan súplicas, oraciones, intercesiones y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que llevemos una vida tranquila y reposada en toda piedad y dignidad" (1 Timoteo 2:1-2).

Otro recurso espiritual para la intercesión eficaz es el ayuno. Ayunar, en la definición más simple, es no comer. La oración con ayuno era practicada en la Iglesia Primitiva (Hechos 14:23) Moisés ayunó durante 40 días y noches mientras recibiendo las revelaciones de la ley y del tabernáculo (Éxodo 34). Nehemías ayunó por la restauración de Jerusalén (Nehemías 1:4). Podríamos citar más ejemplos pero son suficientes.

Ayunar es una materia personal entre un individuo y Dios. Será hecho en privado y no se alardeará sobre él:

"Cuando ayunéis, no os hagáis los decaídos, como los hipócritas, que descuidan su apariencia para mostrar a los hombres que ayunan. De cierto os digo que ya tienen su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lávate la cara, de modo que no muestres a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te recompensará" (Mateo 6:16-18).

POR QUÉ INTERCEDER

Estudie las siguientes referencias bíblicas que revelan por lo que usted debe interceder:

La paz de Jerusalén (Salmos 122:6); Obreros en la cosecha: (Mateo 9:38; Lucas 10:2); Que usted no entre en la tentación (Lucas 22:40-46); Por los que os maltratan (sus enemigos) (Lucas 6:28); Todos los santos (Efesios 6:18); El enfermo (Santiago 5:14); Uno por los otros (llevando cada uno las cargas de los otros) (Santiago 5:16) (Es pecado dejar de orar por los otros (1 Samuel 12:23); Por todos los hombres, reyes, y aquellos en autoridad (1 Timoteo 2:1-4); Por las necesidades diarias (Mateo 6:11); Por sabidurí (Santiago 1:5); Por sanidad (Santiago 5:14-15); Por el perdón (Mateo 6:12); Por la voluntad de Dios y para el Reino ser establecido (Mateo 6:10); Por el alivio de la aflicción (Santiago 5:13); Por la unidad en el Cuerpo de Cristo (Juan 17); Por la iglesia perseguida alrededor del mundo (Hebreos 13:3)

INTERCEDIENDO POR EL REAVIVAMIENTO

Cuando hay un alejamiento de Dios es que se debe orar por avivamiento. Aquí están algunas evidencias de una condición de apostasía.

1. Cuando la oración deja de ser una parte vital de su vida. Se ha dicho

2. Cuando la demanda por la verdad Bíblica cesa y usted se pone satisfecho con el conocimiento que usted ya ha adquirido. Esto no quiere decir que los descarriados no leen la Biblia. Muchos de ellos tienen hábitos de devociones obedientes, pero mientras ellos leen las palabras ellos tratan el conocimiento adquirido simplemente como hechos y no aplican a sus vidas.

3. Cuando los pensamientos sobre las cosas eternas dejan de ser importantes.

4. Cuando usted justifica su pecado y no se da cuenta.

5. Cuando los temas espirituales son una turbación y lo hacen incómodo.

6. Cuando las cosas como recreación, deportes, y entretenimiento se vuelven prioridades en su vida.

7. Cuando usted puede tolerar el pecado y no lo aborrece como cuando se convirtió.

8. Cuando las aspiraciones de la santidad como la de Cristo no son más dominantes en su vida.

9. Cuando la adquisición de dinero y géneros se ponen dominantes en su pensamiento.

10. Cuando usted puede oír el nombre del Señor ser tomado en vano, las cosas espirituales mofadas, y los problemas eternos tratados impertinentemente y usted no se mueve a la indignación y acción.

11. Cuando la "adoración" se vuelve un cansancio. Los servicios de la iglesia pierden su excitación, usted puede cantar canciones religiosas con sus labios y hablar palabras sin corazón, y no hay ninguna canción en su corazón.

12. Cuando abrir una brecha en la unidad en el compañerismo es de ninguna preocupación a usted.

13. Cuando la excusa más ligera parece suficiente para mantenerlo alejado del servicio cristiano.

14. Cuando sus sentidos carnales están fuera de control: Usted observa las películas y programas de televisión degradantes, escucha música impía, y lee literatura moralmente debilitadora.

15. Cuando usted se ajusta alegremente al estilo de vida del mundo: Por ejemplo, a las deudas impagadas, falencia, mentira, deshonestidad, citas y promesas no cumplidas, estilos inmodestos de vestido, engañar a su patrón en un día lleno de trabajo, cantar música cristiana solo para divertirse, etc.

16. Cuando su falta de poder espiritual ya no lo preocupa; no hay aprendizaje incesante por más de Dios y por Su poder en su vida.

17. Cuando su iglesia ha entrado en declive espiritual, la Palabra de Dios ya no se predica con el poder en su iglesia y todavía usted está satisfecho.

18. Cuando las condiciones morales, políticas, espirituales, y económicas del mundo y de su nación no son de ninguna preocupación a usted.

19. Cuando su corazón está duro: Sus lágrimas no fluyen fácilmente, usted es insensible, intratable, etc. Usted no llora por las cosas que Jesús lloró como una ciudad perdida, la condición espiritual del hombre, los dolores de otros.

CUANDO NO ORAR

Es importante aprender cómo esperar e interceder ante el Señor en oración por Su guía y dirección antes de actuar. Es igualmente importante saber cuando no orar. A veces su oración de intercesión resultará en que Dios lo llama a la acción en lugar de más oración. Cuando Josué intercedió por Israel sobre la derrota terrible que ellos sufrieron en Hai. Dios reveló que había pecado entre las personas y Él realmente le dijo a Josué...

"Levántate. ¿Por qué te postras así sobre tu rostro? Israel ha pecado... Levántate, purifica al pueblo..." (Josué 7: 10,12, y 13).

LA ORACIÓN MODELO

PADRE NUESTRO

Dios es el "Padre nuestro" (Mateo 6:9). Jesús les enseñó a Sus discípulos a entrar a la presencia de Dios entendiendo que Él es nuestro Padre amante y tierno. En la exposición que hace John MacArthur de Mateo 6:9, él nos dice: "El término Arameo que usa Jesús en Mateo 6:9 es Abba. Éste es un término afectuoso y familiar. Dios no es un ogro distante o un ser caprichoso, inmoral que pisotea a sus súbditos. Él es un Padre amoroso, tierno, que tiene cuidado de nosotros ... Toda oración comienza reconociendo a Dios como un Padre amoroso." (John MacArthur, The Disciples' Prayer, Chicago: Moody, 1986, p. 36). (Sammy Tippit)

QUE ESTÁS EN LOS CIELOS

Jesús también les enseñó a Sus discípulos a orar: "Que estás en los cielos." Aunque "Padre nuestro" fija el enfoque de la oración en la cercanía de Dios, "que estás en los cielos" se enfoca en cuánto más alto que el hombre es el lugar donde mora Dios. Dios no es un mero hombre. Él es el Creador del universo. Sólo Él se sienta soberanamente en el trono del cielo. El creyente no debe nunca entrar sin respeto a la oración. Debe de reconocer la naturaleza suprema y divina de Aquel a quién se acerca.
La frase "que estás en los cielos" enfoca nuestra atención en cuatro atributos de Dios: la omnipresencia de Dios, la omnipotencia de Dios, la omnisciencia de Dios y la naturaleza eterna de Dios. La oración nos traslada de lo terrenal a lo celestial. Brota la alabanza del corazón del hombre o de la mujer que toma el tiempo para reconocer la grandeza de Dios. (Sammy Tippit)

SANTIFICADO SEA TU NOMBRE

No sólo les enseñó Jesús a Sus discípulos a enfocarse en la bondad y la grandeza de Dios, pero también les enseñó a poner su enfoque en la pureza de Dios. Les enseñó a orar: "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre" (Mateo 6:9, énfasis añadido). El nombre de Dios es santo porque Él es santo. "Santificado Sea Tu Nombre"

No sólo les enseñó Jesús a Sus discípulos a enfocarse en la bondad y la grandeza de Dios, pero también les enseñó a poner su enfoque en la pureza de Dios. Les enseñó a orar: "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre" (Mateo 6:9, énfasis añadido). El nombre de Dios es santo porque Él es santo. Los nombres tenían un significado especial para los hebreos de la antigüedad. Muchas veces el nombre de una persona representaba el carácter de esa persona.

Jesús nos enseñó que cuando entramos a la presencia de Dios, estamos entrando a la presencia de una pureza absoluta. Solamente podemos entrar a Su presencia por medio de la sangre del Cordero, con las manos limpias y el corazón puro. Tenemos que entrar a Su presencia con reverencia y asombro, pues Dios es santo. (Sammy Tippit)

"Jesús abrió la puerta a la vida de la oración con la alabanza: "Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad" (Mateo 6:9,10). Y cerró la puerta de la oración con la adoración: "porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén" (v. 13). Así como entramos a nuestro aposento secreto de la oración con nuestro enfoque en Dios, también salimos de nuestro aposento de oración con nuestro enfoque en Dios." (Sammy Tippit)

VENGA TU REINO

Necesitamos un vistazo fresco del Rey compasivo. Necesitamos entender la naturaleza de Su reino. El Señor Jesús les enseñó a Sus discípulos a orar: "Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra."

¿Qué es el reino de Dios? Hay tres tiempos en el reino de Dios. El primero es el tiempo pasado. Es un reino histórico. Juan el Bautista predicó: "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2). El reino se había acercado porque Jesús estaba a punto de ser presentado al mundo. Y Él establecería el reino de Dios en los corazones de los hombres y las mujeres.

El segundo tiempo del reino de Dios es el tiempo presente. Dios no ha cambiado. Él aún edifica Su reino sobre la tierra en los corazones de la gente. Él ama al mundo. Tres de las palabras más profundas de la Biblia son las palabras de tal manera. Dice Juan 3:16: "Porque de tal manera amó Dios al mundo" (énfasis añadido por el autor). Las palabras de tal manera expresan la intensidad del amor que Dios le tiene a la humanidad rebelde. Tenemos que entender cuán intensamente ama Dios al mundo. Él quiere establecer Su reinado en los corazones de la gente.

¿Qué quería decir Jesús cuando dijo: "Hágase tu voluntad, como en el cielo"? La Biblia nos establece claramente la voluntad de Dios. Dice que: "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento" (2 Pedro 3:9). Cuando uno ora porque se haga la voluntad de Dios y el reino de Dios, en pocas palabras estamos orando por la misma cosa. Estamos orando que Jesús reine en los corazones de los hombres y las mujeres.

El tercer tiempo del reino de Dios es el tiempo futuro. La culminación del reino de Dios se hará realidad en la segunda venida del Rey. Jesús va a volver de nuevo. Debemos prepararnos y orar por Su venida. Cuando oramos por que Su reino venga, esencialmente estamos orando por dos cosas. Estamos orando porque reine Dios en los corazones de los hombres y las mujeres y por el regreso de Cristo. (Sammy Tippit)

HÁGASE TU VOLUNTAD, COMO EN EL CIELO, ASÍ TAMBIÉN EN LA TIERRA

Un varón en Rumanía que ha hecho un gran impacto en el área de la oración intercesora era el que me interpretaba cuando yo predicaba en Bucarest. Después del culto salimos juntos a comer con unos amigos a un restaurante. Al levantar la vista y ver las multitudes en Bucarest, se me vino a la mente un pasaje de las Escrituras que revela el dolor que sentía Jesús por la ciudad de Jerusalén. "¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, y no quisiste!" (Mateo 23:37). Al meditar en este pasaje, comprendí que el Señor Jesús sentía la misma cosa por todas las ciudades del mundo. Dije: "¡Oh, Bucarest, Bucarest!"

Antes de acabar mi frase, me volteé a ver a mi amigo rumano. Las lágrimas corrían por sus mejillas. Se le partía el corazón por su pueblo. La presencia de Dios nos rodeó a cada uno de los que estábamos a la mesa. En esos precisos momentos sentimos el corazón del Rey compasivo. Lloramos por varios minutos y no podíamos hablar.

Más tarde nos fuimos a una ciudad ubicada en el río Danubio. Cada noche después de concluir los cultos evangelísticos caminábamos al río. Pasábamos un par de horas orando allí cada noche. Nunca olvidaré a mi amigo tirado de cara en el suelo, clamando con llanto al Señor por su patria. "Oh, Dios, si se va a requerir la sangre de los mártires para traer a nuestra patria bajo el reinado de Cristo, pues con gusto te ofrezco mi sangre. Pero, por favor, deja que venga tu reino y que tu voluntad sea hecha en los corazones del pueblo rumano." Mi vida quedó profundamente impactada. Yo había orado con un hombre que oraba con el corazón del Rey compasivo. (Sammy Tippit)

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA, DÁNOSLO HOY

Jesús les enseñó a Sus discípulos a orar de esta manera: "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy" (Mateo 6:11). Este principio de la oración es la respuesta del creyente al poder y la provisión de Dios. El Padre tiene cuidado de los detalles más íntimos de las vidas de Sus hijos. Un pelo no se le puede caer de la cabeza a uno de Sus hijos sin que Él se dé cuenta. Él puede suplir para cada necesidad de Sus hijos. El secreto del vivir en el reino está en tener fe como la de un niño. Esta generación de cristianos necesita empezar de nuevo en su comprensión de Dios, como nuestro proveedor.

Me molesta ver toda una generación de cristianos evangélicos que se han vuelto a las técnicas de mercadotecnia masiva y a la manipulación para suplirse las necesidades económicas. Los predicadores del evangelio hablan de la vida de fe. Sin embargo muchos de aquellos que hablan con la mayor convicción del poder de Dios parecen ser los que más ruegan. Sus grandes rogativas nos informan que "miles de almas irán al infierno si es que usted no escribe esa carta y deposita ese cheque en el correo." Por el otro lado, muchos talleres y conciertos de música cristiana han adoptado el eslogan que dice: "Compre un boleto por diez dólares, y nos pueden oir cantar o enseñar acerca de Jesús." Ya nos falta poco decir: "Tienes que pagar si vas a orar." Muchos oradores del circuito evangélico cobran costosas entradas por predicar la gracia de Dios. (Sammy Tippit)

Tenemos que aprender la diferencia entre una necesidad y un capricho. Dios ha prometido suplir cada necesidad del cristiano. Nunca ha prometido bañarnos en el lujo. Son demasiados los cristianos que creen que Dios está obligado a financiar todo lo que quieren en la vida. Nos hemos olvidado las palabras del apóstol Pablo: "He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad" (Filipenses 4:11,12).

Se habla mucho de la calidad de vida en varias naciones. Los comunistas dicen que el Occidente tiene una calidad de vida baja por el alto índice del crimen, el abuso de las drogas, y la desintegración familiar. El Occidente dice que la calidad de vida en un país comunista es bajo por la escasez de bienes de consumo, las represiones religiosas e intelectuales, y el abuso del alcohol. Pero mi experiencia me ha mostrado que podemos encontrar gente miserable en los países comunistas como en los capitalistas. La calidad de la vida no se deriva de las circunstancias, las culturas, o las ideologías políticas. La calidad de vida se encuentra en el reino de Dios. Dice Romanos 14:17: "Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo." La calidad de la vida se encuentra en el hombre interior. Dios no solamente nos provee el pan de cada día para nuestras necesidades básicas, pero Él se convertirá en el Pan de Vida para nuestras almas. Nuestra más grande necesidad es el de Dios mismo. Él nos dará de comer del maná de Su reino - justicia, paz, y gozo. (Sammy Tippit)

Y PERDÓNANOS NUESTRAS DEUDAS

Jesús les enseñó a Sus discípulos a orar así: "Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores"(Mateo 6:12). El principio del perdón es una respuesta a la santidad y la gracia de Dios. Desde el comienzo de estos principios, Jesús puso el enfoque de los corazones de los discípulos en la santidad de Dios al haberles enseñado a orar: "Santificado sea tu nombre." Es la santidad de Dios la que impulsa a nuestros corazones a clamar por la gracia de Dios.

La santidad produce la humildad del corazón. Luego la gracia se aplica al corazón humilde. La profundidad de nuestra confesión sólo llega a la altura de la claridad de nuestra visión de la santidad de Dios. Es demasiada la confesión que está arraigada en la comparación con otra gente. Siempre podemos justificar nuestras actitudes y acciones al pensar que no somos tan malos como otros cristianos. Esa clase de comparación solamente produce la vanidad en nuestros corazones. Sin embargo, cuando nos enfocamos en el Dios de la santidad, tenemos que clamar con Isaías: "Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos"(Isaías 6:5).

Isaías tuvo una visión de la gloria de Dios. Esa visión produjo en su vida un profundo quebrantamiento, confesión y arrepentimiento. Hubieron varias características en la oración de Isaías que son importantes para nosotros. Son los ingredientes que resultan de una visión clara de la santidad y la gracia de Dios.

Isaías fue transparente en su oración. No trató de impresionar ni a Dios ni a nadie con su piedad. Fue honesto. El sabía que Dios podía examinar el corazón del hombre. Como sabía que solamente la verdad agradaría a Dios, estaba dispuesto a admitir su error.

Este es uno de los aspectos más difíciles de la oración. Vivimos en un mundo que nos enseña a usar máscaras para impresionar a los demás. Tratamos de incorporar nuestras máscaras en la oración. La gloria de Dios sólo se le manifiesta, sin embargo, al corazón que se ha desenmascarado. Tenemos que venir a la cámara de la oración con humildad, honestidad, y transparencia.

Matthew Henry comentó sobre la confesión de Isaías, diciendo: "Y uno pensaría, que debía haber dicho: 'Soy feliz, eternamente feliz; ahora nada me turbará, nada me hará ruborizar o temblar'; al contrario clama: 'Ay de mí, porque estoy deshecho.' " (Matthew Henry, Matthew Henry's Commentary on the Whole Bible, Vol. 2 - Grand Rapids: Guardian Press,1976, p. 676) No hay lugar para la máscara de la arrogancia espiritual cuando uno entra a la presencia del Dios de la gloria.

Isaías fue también específico en su confesión. Tenía un área en particular en su vida que necesitaba la purificación de Dios - el pecado de una lengua impura. Cuando él vio a un Dios santo, justo, y glorioso, no pudo más que pedirle a Dios que purgara y limpiara sus labios. Isaías tenía una opinión inmensamente alta de Dios. Una perspectiva de esta clase enfoca las impurezas de nuestras vidas.

Muchos cristianos oran diciendo: "Perdóname mis pecados." Pero el orar así produce muy poco arrepentimiento. El arrepentimiento es el precursor del perdón, y Dios desea perdonar y limpiar a Sus hijos. El nos ama y desea quitar de nosotros la carga de la culpa. Pero tenemos que ser específicos en nuestra confesión y arrepentimiento de. pecado.

El gran obstáculo al compañerismo del hombre con Dios es la culpa. La culpa es malévola y no admite fin en su tortura y destrucción. Muchos sufren en los hospitales a raíz de la agonía de la culpa. Muchos desequilibrios psicológicos y emocionales crecen en el corazón en que se han sembrado las semillas de la culpa. La culpa puede destruir el matrimonio, incitar el suicidio, o deformar la personalidad humana.

La culpa se tiene que extirpar de nuestras vidas si es que vamos a conocer la victoria. Hay dos tipos de culpa: la culpa falsa y la culpa verdadera. En muchas ocasiones el hombre o la mujer de oración lucha con la culpa falsa. La culpa falsa es por naturaleza una culpa general y tiene a Satanás como su fuente. Satanás el acusador de los hermanos, nos acusa en términos generales. Nos dice al oído: "No eres bueno. ¿Cómo puedes orar? No eres digno."

El que le haga caso a estas acusaciones nunca llegará a ser poderoso en la oración. ¿Cómo se puede arrepentir uno de ser "indigno"? Sólo el Señor Jesús es digno. Nuestro acceso a Dios no se basa nunca en la dignidad del hombre; nuestro acceso se basa en la sangre de Cristo. Solamente por la gracia nos podemos acercar a Dios. Por lo tanto, tenemos que rechazar toda culpa falsa cuando oramos.

La segunda clase de culpa es la culpa verdadera. Muchos se sienten culpables cuando oran porque son culpables. La diferencia entre una acusación de Satanás y la convicción que se origina con el Espíritu Santo es este: la acusación de Satanás es general, por lo tanto es imposible el arrepentimiento. La convicción del Espíritu Santo es específica y nos lleva al arrepentimiento. La confesión del pecado no debe consistir en una auto inspección morbosa. La confesión del pecado es el resultado de la luz de Dios que ilumina nuestros corazones. Él conoce nuestros caminos. Él nos guía por la senda del arrepentimiento al perdón. Dijo el gran predicador inglés Charles Haddon Spurgeon: "El arrepentimiento y el perdón están unidos con el remache del propósito eterno de Dios ... En la misma naturaleza de las cosas, si creemos en la santidad de Dios tendrá que ser que si continuamos en nuestro pecado y no nos arrepentimos de él, no podemos ser perdonados y tendremos que cosechar las consecuencias de nuestra terquedad." (C. H. Spurgeon, All of Grace, Springdale, PA.: Whitaker House, 1981, pp. 94-95). (Sammy Tippit)

COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A NUESTROS DEUDORES

Hay dos actitudes venenosas y mortales que puede albergar el cristiano: la culpa y la amargura. La culpa resulta de nuestro propio fracazo; sin embargo, la amargura es mucho más sutil. La amargura resulta de las acciones y las palabras de alguien que nos ha fallado a nosotros. La culpa resulta de nuestro propio mal, pero la amargura es el resultado del mal de otra persona. (Sammy Tippit)

El perdonar no es cosa fácil, pero podemos suplicar la ayuda de Dios para hacerlo.

La diferencia entre un cristiano y uno que no lo es que el cristiano perdona. No por sus propias fuerzas, sino por la dependencia que uno tiene de Dios.

NO NOS METAS EN TENTACIÓN

Jesús nos enseñó a orar, "y no nos metas en tentación" pero Santiago indica Dios no tienta al hombre:

"Nadie diga cuando sea tentado: Soy tentado por Dios; porque Dios no es tentado por el mal, y él no tienta a nadie" (Santiago 1:13).

La frase "no nos metas en tentación" es solo una expresión idiomática, que no se debe entender literalmente, la Biblia enseña que Satanás es el que tienta.

La Biblia revela claramente que éste es el papel de nuestro enemigo, Satanás (Mateo 4:3; 1 Tesalonicenses 3:5). Las Escrituras advierten repetidamente de la tentaciones que vienen del diablo (Mateo 4:1; 1 Corintios 7:5; 1 Tesalonicenses 3:5).

La Biblia explica "Pero cada uno es tentado cuando es arrastrado y seducido por su propia pasión. Luego la baja pasión, después de haber concebido, da a luz el pecado; y el pecado, una vez llevado a cabo, engendra la muerte" (Santiago 1:14-15).

"No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, quien no os dejará ser tentados más de lo que podéis soportar, sino que juntamente con la tentación dará la salida, para que la podáis resistir" (1 Corintios 10:13).

MAS LÍBRANOS DEL MAL

Tenemos una batalla espiritual, por ello debemos pedirle a Dios que nos guarde del mal, ¿Quién más quisiera hacernos daño, además de Satán? La lucha no es contra carne y sangre, sino contra huestes de maldad, por ello a Dios pedimos su protección de los dardos, de las tentaciones, de los ataques, etc.

REFLEXIONES SOBRE LA ORACIÓN

"Todavia predomina el pensamiento de que cuando un hombre esta orando no esta haciendo nada, y este sentimiento hace que menoscabemos la importancia de la oración, a veces practicándola apresuradamente y otras veces abandonando o descuidándola del todo" (James Gilmour de Mongolia)

"La oración de fe es el único poder al cual se rinde el Gran Jehova" (Robert Hall)

"La importunidad gana su batalla cuando todo lo demás ha fallado." (E.M.Bounds)

"¿Qué es orar, Señor? Es decir un sí amoroso a tu presencia y a tu querer" (Aureliano Brambila)

"Orar... es...ponerme en contacto contigo en un inefable e increíble diálogo en el que no sé qué admirar más, si mi terrible atrevimiento o tu infinita condescendencia". (Aureliano Brambila)

"La oración es más escuchar que hablar. Cuando hablamos, nuestra religión puede ser sólo ilusión. Cuando escuchamos estamos obligados a convertirnos. La oración es más cuestión de oídos que de lengua." (Aureliano Brambila)

"Preguntadme de las cosas por venir, mandadme acerca de mis hijos, y acerco de la obra de mis manos" (Isaías 45:11).

"Esta es una declaración sumamente asombrosa. ¿Nos sorprendemos? Con respecto a sus hijos y a su obra, Dios dice: "Mandadme". La gente no se atreve a pronunciar esta palabra: "mandadme", porque ¿cómo puede un hombre jamás mandar a Dios? Todos los que lo conocen comprenden que ninguna palabra presuntuosa debe pronunciarse jamás delante de Dios. Sin embargo, Él mismo nos ofrece su palabra: "Mandadme acerca de mis hijos, y acerca de la obra de mis manos". Esto no es otra cosa sino que Dios concede que la Tierra gobierne al cielo. Obviamente, de ningún modo puede esto implicar que podemos forzar a Dios a que haga lo que no quiere hacer; de ninguna manera. Más bien significa simplemente, que podemos mandarle que haga lo que Él desea hacer. Y sobre esta base nos afirmaremos...Y así nuestra oración será fuerte y poderosa." (Watchman Nee)

"Un hermano relató la siguiente historia: "Leí lo que le ocurrió a Evan Roberts. Una vez, estuvieron varios en su casa orando por cierto motivo. En medio de la oración de un hermano, Evan Roberts se levantó y le puso la mano sobre la boca al que estaba orando, y le dijo: 'Hermano, usted no necesita continuar orando, pues no está orando en absoluto'. Mientras yo leía este incidente, pensé: ¿Cómo pudo Evan Roberts hacer esto? Sin embargo, lo hizo en realidad. Y ahora sé que lo que hizo estuvo bien". Muchas palabras en nuestra oración se dicen en la carne y por instigación de Satanás; hacen que la oración sea muy larga, pero irreal e inútil. ¿No es verdad esto? A menudo cuando oramos parece que damos una vuelta alrededor del mundo. Se gasta el tiempo y se agota la fuerza; sin embargo, ni una palabra de oración da en el blanco. ¿Cómo podemos esperar que tal oración sea oída por Dios? No tiene valor espiritual en absoluto." (Watchman Nee)

Desde tiempo inmemorial se dice que "la oración es la respiración del alma". Es la energía del cielo que vigoriza el corazón. O. Hallesby dice que "Dios ha designado la oración como un medio de íntima comunión entre él y el hombre".

R. Rinker afirma haber descubierto que "el verdadero propósito de la oración es poner a Dios en el centro de nuestra atención y olvidarnos de nosotros mismos".

"Ante el hecho de la cruz, decidme: ¿no es un escándalo que tú y yo vivamos como vivimos"(Alan Redpath)

"¿Podría un marinero estar sentado perezosamente oyendo el grito de angustia de quien se ahoga? ¿Podría un doctor arrellanarse en su confortable sillón y dejar morir a sus pacientes? ¿Podría un bombero ver a la gente quemarse sin prestar ayuda? ¿Puede Sión estar sentada e inmóvil teniendo a su alrededor a un mundo CONDENADO?"(Leonardo Ravenhill)

"¡Oh hermano, ora a pesar de Satanás, ora; emplea horas en oración; antes descuida a los amigos que el orar; ayuna y piérdete el desayuno, la comida, el té, la cena, y aun el sueño, antes que descuidar la oración. No basta hablar acerca de la oración; sino que debemos orar con ardorosa vehemencia. El Señor está cerca. El viene quietamente mientras las vírgenes duermen." (Andrés A. Bonar)

"Ni erudición, ni pureza de expresión, ni profundidad mental; ni las flores de la elocuencia, ni la simpatía personal, pueden sustituir la falta de fuego del Espíritu. La oración asciende mediante este fuego. Su llama le da alas, energía y aceptación. No hay incienso sin fuego, ni oración sin llama." (E. M. Bounds)

"El que no ora o, al menos, llama a Dios en su hora de necesidad, seguramente no piensa en El como Dios, ni le da la honra que se merece." (Lutero)

La marca distintiva del cristiano es que ora de día y de noche (Lucas 18:7)

Debemos de pedir un "espíritu de gracia y de oración." (Zacarías 12:10)

Cuando ores no uses los atributos, nombres o títulos de Dios al azar, debes discernir y escoger que atributo de Dios decir para pedir según la necesidad que tengas y Dios pueda suplirte.

Cuando ores no finjas sentimientos que no tienes.

No ore siempre en silencio sino con la voz cuando sea posible, es posible que al principio usted se sienta extraño, pero luego se sentirá más cómodo.

No se preocupe por palabras "poéticas", ni por el tartamudeo sino ore del corazón

Lo que Dios quiere es un corazón sincero, más que las palabras poéticas (Is. 66:2; Salmos 51:15-17)

No trate a Dios con falta de respeto, tampoco como si fuera inaccesible, sino como a un Padre respetado.

Si se siente incómodo, pida ayuda de Dios.

Dios no promete que no vamos a sufrir (Hechos 14:22), promete darnos fuerza al sufrir (las oraciones por Pedro, Hch.12)

Si los cristianos nunca tuvieran que sufrir, todo el mundo sería cristiano no por amor sino para evitar el sufrimiento.

Dios no promete darnos lo que no nos sea bueno (Sant. 4:3), Si un niño pide cuchillo o pistola no le damos lo que pide.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.

Suscripción Gratis

Suscríbase para recibir nuestra publicación semanal en su email. Confirmación de dirección de email es requerida.
 

Dirección de email:

Ofrecido por FeedBurner

Ayudenos a Crecer

Ayudenos a crecer recomendando este sitio en las redes sociales y motores de busqueda; también puede ayudarnos enviandonos sus estudios bíblicos, predicas cristianas, y mensajes cristianos para que unidos cumplamos con el mandato de Jesucristo. Comienze a publicar ahora.  

Crear Cuenta

"...Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo..." Mateo 28:19