Inicio / Estudios Biblicos / ¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 13

¿Debe la iglesia cristiana enseñar el diezmo? – Capítulo 13

Malaquías

Ministros que roban a Dios

Introducción

Si usted ya ha leído los dos capítulos anteriores sobre 2 Crónicas 31 y Nehemías, estará mucho mejor preparado para el estudio sobre Malaquías. Este capítulo dará evidencia de la Palabra de Dios de que los textos sobre el diezmo en Malaquías 3:8-10 han sido incorrectamente interpretados y aplicados por la mayoría de las iglesias cristianas. Este capítulo demostrará que los que son culpables de robar a Dios en Malaquías 3:8 son los sacerdotes ministradores y no el pueblo. En consecuencia, los malditos en Malaquías 3:9 son los sacerdotes que son maldecidos por quebrantar el Antiguo Testamento. Cuando se compara con Números 18:21-24 y Nehemías 10:37b, la interpretación usual de “traed todos los diezmos al alfolí” ha sido convertida en una terrible mentira que, por respeto a la verdad de Dios y para el bien de la iglesia de Cristo, debe detenerse inmediatamente.

Aunque el libro de Malaquías sólo tiene cuatro (4) cortos capítulos, muchos no lo han leído nunca completamente de una sola vez. Para beneficio de la claridad, ruego a usted que lea cuidadosamente y con oración todos los cuatro capítulos después de leer este párrafo. Mientras lee, hágase estas preguntas: “¿A quién está hablando Dios en esta sección? ¿Cuándo comenzó Dios a hablar a este grupo de personas? ¿Ha cambiado el grupo de personas a las cuales Dios se dirigió? Si es así, ¿qué evidencia hay de que Él ha cambiado de hablar a un grupo para dirigirse a otro?” – Por favor, deténgase y lea Malaquías ahora.

Este autor cree que Malaquías debería ser dividido en sólo tres secciones: La primera sección, 1:1 al 1:5, es la introducción. Dios quería que todo Israel, todo Jacob, escuchara este mensaje porque todos estaban involucrados, directa o indirectamente, en las causas y las consecuencias del mensaje. La segunda sección, 1:6 a 1:14, es la queja principal de Dios contra los sacerdotes arrogantes y deshonestos. Esta sección es crucial para entender el resto del libro porque proporciona la base fundamental para todos los otros problemas en el libro. La tercera sección, 2:1 a 4:6, es el mensaje específico de Dios para los sacerdotes. Aunque el resto de Israel está afectado indirectamente por las acciones de los sacerdotes, Dios no cambia su mensaje después de que comienza en 2:1. Este capítulo intentará revelar de modo convincente las razones para este procedimiento. Si es correcto, entonces esta interpretación es devastadora para la lógica usual presentada a favor del diezmo en la mayoría de las iglesias cristianas. Es especialmente importante descubrir el verdadero significado de Malaquías 3:8-10.

Mal. 1:1 Carga de la palabra de Dios para Israel por medio de Malaquías.

La primera parte de Malaquías se dirige directamente a “Israel” (1:1), a “Judá en Israel” (2:11), y a los “sacerdotes” de Israel (1:6; 2:1). Desde Éxodo hasta el Calvario, el diezmo fue ordenado a la nación especial de Dios, Israel, y SÓLO a la Israel (Lev. 27:34; Núm. 18:23-24; Deut. 12:5-6, 11; Heb. 7:5). Ni siquiera a los diezmos de los prosélitos (no israelitas convertidos) se les permitía entrar al templo.

¡IMPORTANTE! EN 1:6, DIOS COMIENZA A HABLAR ESPECIALMENTE A LOS SACERDOTES, LOS MINISTROS, NO AL PUEBLO. ¡SIGA EL RASTRO DE LA PALABRA “VOSOTROS” PARA DETERMINAR SI DIOS DEJA DE HABLAR ESPECÍFICAMENTE A LOS SACERDOTES, Y CUÁNDO!

Pecados de los sacerdotes, 1:6-16.

Mal. 1:6 El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, puies, soy yo el padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor?, dice Jehová de los ejércitos a vosotros, OH SACERDOTES, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre?

Mal. 1:7 En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijísteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable.

Mal. 1:8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto?, dice Jehová de los ejércitos.

Mal. 1:9 Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros. Pero, ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas?, dice Jehová de los ejércitos.

Mal. 1:10 ¿Quién también hay de vosotros que cierre las puertas o alumbre mi altar de balde? Yo no tengo complacencia en vosotros, dice Jehová de los ejércitos, ni de vuestra mano aceptaré ofrenda.

Mal. 1:12 Y vosotros lo habéis profanado cuando decís: Inmunda es la mesa de Jehová, y cuando decís que su alimento es despreciable.

Mal. 1:13 Habéis además dicho: ¡Oh, qué fastidio es esto!, y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano?, dice Jehová.

Mal. 1:14 MALDITO el que engaña, el que, teniendo machos en su rebaño, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejércitos, y mi nombre es temible entre las naciones.

(1:6) Según 1:6 y 2:1, Malaquías se dirige de lo más específicamente a los ministros deshonestos, es decir, ¡a sacerdotes del Antiguo Testamento! Estos dos versículos, 1:6 y 2:1, son las CLAVES para entender el libro entero de Malaquías. En realidad, estos dos versículos dicen lo OPUESTO de lo que a la mayoría de nosotros nos han dicho toda la vida. Al estudiar el resto de Malaquías, no olvide el contexto de estos dos versículos. Dios reprende específicamente a sus ministros, los sacerdotes, no al pueblo. El primer “vosotros” en Malaquías 1:6 se refiere a los sacerdotes. Ellos son culpables de deshonrar a Dios y de despreciar su nombre.

(1:7-8) Dios reprende a los ministros por darle lo que nadie más quiere. Al hacerlo, los ministros son culpables de despreciar “la mesa de Jehová”. Nótese que Dios no dice que ellos no “tenían” la ofrenda adecuada para presentársela a Él. No hay ninguna razón para concluir que los ministros se veían obligados a dar alimento contaminado porque no tenían nada más que dar.

Acerca Dr. Russell Earl Kelly

Cristiano teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Teólogo, apologista, autor, orador y blogger. Escritor de libros teológicos. Dr. Russell es más conocido por la evangelización y el debate de porqué el diezmo de 10% a la iglesia no es una obligación cristiana.

Revise también

Ilustraciones para Sermones - ¡Hasta el diablo obedece!

Dios escribe una nueva historia con mi vida

Estudios Biblicos - No te desanimes, Dios te escogió, te llamó y te capacitó para lograrlo, levántate hoy contra los gigantes que te intimidan, sobreponte a todo tipo de adversidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *