El significado de la cena del Señor

Escrito por José N. Briceño Aldana. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 48
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

EL SIGNIFICADO DE LA CENA DEL SEÑOR. MATEO 26:17.29. 1ª CORINTIOS 11:23-26.

Un gran porcentaje de los creyentes en nuestras congregaciones están tomando la cena del Señor indignamente por ignorar ciertos principios que conforman parte de un sistema que debemos cumplir para celebrar dicha ceremonia.

Muchos cristianos hacen de la cena una transustanciación, convirtiendo dicha ceremonia en un acto fúnebre.

Otros no conocen la diferencia entre Las Pascuas y la Cena como una nueva institución, otros desconocen los requisitos para formar parte de dicha celebración imponiendo mandamiento de hombres, negándole a un pueblo a participar de una ordenanza que es parte de su vida devocional y que de paso es su derecho.

En este estudio vamos a conocer el verdadero significado de la Cena del Señor y lo que encierra.

¿QUÉ ES LA CENA DEL SEÑOR?

Es un acto de celebración donde los creyentes se apropian por fe de los beneficios adquiridos por Jesús en su muerte y resurrección.

La Cena del Señor es algo más que una conmemoración de su muerte, no es el acto de recordar su muerte sino el triunfo que obtuvo sobre la muerte y los beneficios adquiridos por dicho triunfo.

La Cena del Señor es una fiesta solemne de gozo donde se celebra nuestra redención en la dispensación de la gracia.

Por ser un acto de celebración, no debemos hacer de la cena un acto fúnebre que inspire tristeza, debemos evitar caer en hacer de los elementos de la cena una transustanciación.

La transustanciación es el acto de hacer de los elementos de la cena (el pan y el vino) algo literal, no entendiendo que el pan y el vino representan simbólicamente el cuerpo y la sangre de Cristo.

Hay que tomar en cuenta que el término “Esto es mi Cuerpo” en el griego es de género neutro y por esta razón concuerda con cuerpo y no con pan, y por esta causa algunos teólogos alegan que en el momento que Jesús dijo dichas expresiones lo hizo haciendo señal hacia Él mismo refiriéndose a su cuerpo personal, quedando el pan como símbolo, cosa que no pudo hacer con el vino para referirse a la sangre, en el aspecto gramatical cambió la expresión. Jesús dijo en cuanto a la sangre “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre” ya que no podía abrirse las venas para que la sangre corriera y poderla mostrar en lo personal.

La transustanciación es una doctrina de la Iglesia Católica y está en parte dentro de la Iglesia Evangélica.

En una ocasión en un acto de Celebración de la Cena a una hermana se le cayó el pan que le habían entregado, en el momento que esto sucedió la hermana se conmovió en gran manera y pegó un grito que mostraba una gran preocupación, y su causa era que para ella ese pan era el cuerpo de Cristo y ella lo había dejado caer, que en ese caso ella había pecado en contra de Dios por haber dejado caer el cuerpo de Jesús en el suelo. Lo que la hermana hizo se puede entender como un acto de Transustanciación, yo me acerqué y le dije: “Hermana no se preocupe solo se le cayó un pedazo de pan tome otro y se acabó el problema” El pan y el vino son elementos simbólicos de representación para conmemorar algo.

LA CENA DEL SEÑOR ES UNA NUEVA INSTITUCIÓN

Nunca antes se había celebrado la Cena, Cristo la instituyó y la estableció como ordenanza para la Iglesia. La Cena del Señor no es una sucesión o continuación de las Pascuas, es una sustitución de las Pascuas.

La misma noche que Jesús tomó la última pascua con sus discípulos, se instituyó por primera vez la Cena del Señor, Mateo dice:

“Mientras comían, tomó Jesús el pan bendijo, y lo partió y dio a sus discípulos, y dijo: tomad, comed,...”

Debemos tomar en cuenta que Jesús les dió el pan para comer cuando ya estaban comiendo (Mateo 26:26. Marcos 14:22), la primera comida eran las Pascuas y la segunda la Institución de la Cena.

“Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Mateo 26:26.28.

“Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos”. Marcos 14:22.24

DIFERENCIA ENTRE LAS PASCUAS Y LA CENA

La pascua fue una institución dada específicamente a un pueblo (Israel) por causas y motivos diferentes.

La Cena es para todo el que pertenece a la Iglesia o al Cuerpo de Cristo.

La pascua se celebraba bajo tres elementos principales con características diferentes: Hierbas amargas, panes sin levadura y el cordero.

La cena se celebra bajo dos elementos: Pan y vino.

¿Por que pan y vino?

El pan y el vino fue un precedente que se dio como tipo en la vida de Melquicedec y Abraham; como semejanza de Cristo entregando su cuerpo y su sangre al Padre en acto de: redención, remisión y propiciación.

“Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram…” Génesis 14:18.19.

Según las Escrituras, Melquisedec en su sacerdocio es un tipo de Cristo.

“…donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” Génesis 6:20.

Según las Escrituras, Abraham es un tipo del Padre Eterno.

“…Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham, y murió también el rico, y fue sepultado. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham y a Lázaro en su seno. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí,…” Lucas 16:22.24.

La escena que se presenta en las Escrituras donde Melquisedec le hace entrega a Abraham el pan y el vino, es un tipo de la entrega que Jesús hizo de su vida a Dios como ofrenda de sacrificio cumpliendo las demandas del nuevo pacto, pacto que hizo Dios con Jesús para la restauración de los pactos que hizo Dios con Israel que cuyos pactos fueron quebrantados (Gálatas 3:16.18)

A su vez, cumpliendo Jesús las demandas del nuevo pacto como fiador del pacto (Hebreos 7:22), se hace acto de regeneración en redención, remisión, propiciación; de la raza humana caída en Adán, dándole inicio a la dispensación de la gracia, entrando en escena la Iglesia y como cuerpo ser hacer heredera de Dios y coheredera en Cristo de las bendiciones de Dios de carácter espiritual redundando en el área física. Hebreos 13:20.

“Y el Dios de paz que resucitó de los muertos a nuestro Señor Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno,…” Hebreos 13:20.

“El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo,…” Romanos 8:16.17.

“Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre! Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” Gálatas 4:4.7.

Cabe aclarar, que mientras no se solventara la deuda que tenía un pueblo llamado Israel con Dios, Él no podía comenzar una relación con un nuevo pueblo que es la Iglesia. Por esta causa, Jesús tenía que pagar la deuda presentándose como ofrenda al padre entregando su vida, dando su cuerpo para la tortura, y derramando su vida en su sangre en acto de libación. (Hebreos 9:15.22.12:24) Es aquí donde se entiende ahora el valor y significado que tuvo la entrega del pan y el vino de parte de Melquisedec como tipo de Cristo, a Abraham como tipo de Dios.

“Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto. Porque ellos no permanecieron en mi pacto yo me desentendí de ellos dice el Señor .Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel. Después de aquellos días dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mí por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos, porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades, al decir: Nuevo Pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer” Hebreos 8:8.13.

La pascua fue instituida en el Antiguo Pacto.

La Cena del Señor le dio inicio y celebra los beneficios de carácter espiritual del nuevo pacto en la dispensación de la gracia. Mateo 26:28. 1ª Corintios 11:23.25.

¿CÓMO SE DEBE TOMAR LA CENA?

Para tomar la cena en una forma apropiada y no quebrantar principios debemos conocer las características de tres términos para obtener sus características y valores, términos que Pablo mencionó en el pasaje que son: “Indignidad, discernir, probarse”

En cuanto a estos tres factores debemos tomar en cuenta.

¿Qué es indignidad, por qué se da la indignidad?

¿Qué es discernir y qué es lo que voy a discernir?

¿Qué es probarse y de qué me voy a probar?

Pablo dice que para tomar la cena dignamente debo discernir lo que estoy haciendo, pero para discernir y no entrar en indignidad debo probarme a mí mismo para que haya una aprobación y sea apto para lo que vaya a hacer. Una vez que yo quede aprobado producto de la prueba, tengo la capacidad de discernir, y al discernir podré tener pleno conocimiento de lo que estoy haciendo, y al conocer lo que hago me da dignidad y propiedad para hacer lo que estoy haciendo, disfrutar asi de los beneficios que están detrás de dicha ceremonia. Pasemos e analizar los términos antes mencionados.

DISCERNIR: Del griego “Diakrino” significa: Separar, hacer diferencia entre una cosa y otra, distinguir, examinar, tener entendimiento.

Cada uno de los elementos de la cena encierra un significado que proporciona unos beneficios, en la celebración de la pascua se tomaba en cuenta tres elementos: “Las hierbas amargas, panes sin levadura, el cordero”.

Cada uno de estos elementos tenía un significado con ciertos valores y propiedades. Cuando los Israelitas tomaban la pascua, ellos tenían que hacer memoria al tomar cada uno de estos elementos de los beneficios adquiridos en el día de la expiación.

Cuando comían las hierbas amargas, hacían memoria y eran agradecidos de haber sido libre del yugo de esclavitud.

Cuando comían el pan sin levadura, entendían su destino como pueblo separado en consagración para Dios y sacados de en medio de un pueblo pagano.

Al comer el cordero eran agradecidos por la prolongación de vida al ser libres del ángel de la muerte.

Todo este acto que los israelitas hicieron sobre los elementos se le llama “Discernir”, el no hacerlo bajo estas pautas es entrar en indignidad.

En cuanto a la Cena, ésta se celebra bajo dos elementos: El pan y el vino, cada uno de estos elementos encierra un significado que nos da unos beneficios.

Discernir implica: conocer el significado de cada uno de los elementos y apropiarse de sus beneficios en fe.

El creyente debe tomar el pan que representa el cuerpo herido y flagelado de Jesús y apropiarse en fe de los beneficios que trajo dicho sufrimiento.

Sabemos que en Isaías 53:4.5 dice: “Que por el castigo, heridas, llagas nosotros fuimos curados”. Todo esto se dio en su cuerpo que está representado por el pan, que al tomarlo y comerlo debo apropiarme de ese beneficio, renunciar a la enfermedad y vivir una vida sana dignificando el sacrificio de Jesús.

Al tomar el vino que representa la sangre, debo apropiarme de todo lo que representa la justicia que vino producto de la sangre, y los beneficios que se dan por la justicia. Por eso es importante conocer todo lo que tenga que ver con la justicia para ser efectivo en el ceremonial de la cena.

El no apropiarme de dichos beneficios y vivir en ellos es caer en indignidad que a continuación lo vamos a estudiar.

INDIGNIDAD: Del griego “Anaxios” indica: Sin méritos. En este caso en cuanto a la cena, la indignidad no está en la persona que participa sino en la forma como lo hace. El Apóstol no está refiriéndose a nuestra indignidad personal, aquí Pablo se está refiriendo a la indigna conducta que caracterizaba a los Corintios al tomar la cena en una forma descuidada e irreverente.

INDIGNIDAD: Tiene que ver con tomar la cena en una forma descarada o desvalorizada por no saber discernir o distinguir entre una comida u otra.

INDIGNIDAD: Está en el tomar la cena por tomarla, es decir: Comer por comer en una forma normal o vulgar sin tomar en cuenta que la cena del Señor es una Institución y Ordenanza Divina de carácter y principios espirituales que encierran la redención.

INDIGNIDAD: Indica el tomarla descaradamente, vilmente, no dándole el valor que le corresponde.

Otro tipo de indignidad sería que después de tomar los elementos y apropiarse de sus beneficios en fe, mantener una conducta que le lleva la contraria a los valores y beneficios de dicha ceremonia. Si en la celebración de la cena por fe me hago digno de la sanidad, ¿por qué confesar la enfermedad posteriormente? Si en la ceremonia me apropio por fe de la justicia y sus beneficios, ¿por qué vivir condenado por causa de un pecado que haya cometido o que posteriormente cometeré?

Debo tener cuidado de no echar por tierra todo lo que he creído y tomado por fe en la celebración de la Cena del Señor, porque es un tipo de indignidad.

PROBARSE: El verbo que aparece en el pasaje es “Dokimasia” derivado del sustantivo “Dokimazo” que tiene que ver con hacer un análisis personal.

El término “Pruébese” que aparece en el pasaje no tiene nada que ver ni tiene relación con el pecado. De lo que Pablo manda a probarse, es de la conducta inapropiada que los corintios tenían al tomar la cena.

Lo que Pablo quiso expresar fue: Analízate, detente a pensar cómo vas a tomar la Cena, en una forma apropiada para bendición de tu vida, o en una forma inapropiada para acarrear juicio.

El pensamiento de Pablo es: Si ellos siguen tomando la cena sin analizar, en lo que están haciendo serán culpable del cuerpo y de la sangre.

El término “Culpable” indica: “pecan en contra del cuerpo y de la sangre”. Y al pecar en contra de los elementos por no darle el valor que le corresponde, se invierten los principios, al no ser sanados pasan a estar enfermo y por consecuencia algunos mueren, aunque parten con el Señor se les corta la vida.

Para evitar todas estas consecuencias negativas debemos probarnos y analizarnos para darle un buen uso a los elementos de la Cena del Señor.

Nota: Debemos dejar en claro que aunque el término probarse no tiene relación con el pecado porque no es de lo que Pablo nos manda a probarnos, nada de lo que hagamos en pecado nos beneficia incluyendo la Cena del Señor.

REQUISITOS PARA TOMAR LA CENA

Hay tres requisitos sine qua non para participar de la cena.

I) Estar en comunión o tener una actitud hacia ella

Pablo en la carta a los Corintios hace una exhortación a los creyentes en cuanto a la vida de santidad, haciéndoles entender, que nunca podemos participar de la mesa del Señor y de la mesa de los Demonios al mismo tiempo, el principio radica, en que no hay comunión entre la luz y las tinieblas. De modo que se requiere una vida de santidad para tomar la cena y gozar de sus beneficios.

“No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.” 1ª Corintios 10:21.

II) Pertenecer al Cuerpo de Cristo que indica el nuevo nacimiento

Solo los que han nacido de nuevo están autorizados por Dios para tomar la comunión de los santos, es un derecho que les pertenece, es parte de su vida devocional.

III) Que no haya ningún tipo de resentimiento negativo entre los hermanos

Uno de los beneficios de la Cena es mantener la unidad del cuerpo (1ª Corintios 10:16.17; 11:17.22) lo lógico sería que antes y después de tomarla mantengamos esa unidad, de lo contrario sería un tipo de indignidad.

IV) Discernir el cuerpo

Pablo dice que el coma y beba sin discernir, indignamente la hace. Sabemos que el discernir tiene que ver con el pleno conocimiento en lo que se hace, el apropiarse en fe de los beneficios que encierra cada uno de los elementos, nunca debemos olvidar este principio.

Nota: Por esta causa no estoy de acuerdo que se le suministre cena a los niños si no están consientes de lo que hacen.

Tradiciones concernientes a la cena que prohíben a los creyentes de participar de ella.

a) EL SER BAUTIZADO NO ES UN REQUISITO PARA TOMAR LA CENA

El ser bautizado para tomar la cena es una doctrina del catolicismo, y esto lo deducen de una mala interpretación que se le ha dado a Colosenses 2:11.12.

Según esta posición el Bautismo es una sucesión de la Circuncisión como lo es la Cena de la Pascua, si para tomar la pascua tenías que ser circuncidado por lógica para tomar la Eucaristía tienes que ser bautizado.

Cuando analizamos el pasaje, Pablo nos enseña que la circuncisión a la que él hace referencia se trate del nuevo nacimiento en el creyente, además el Bautismo hace referencia a una manifestación externa donde el creyente da fe pública de su nacimiento en Jesús.

Según este pasaje, para Pablo lo que vino a sustituir la circuncisión es el Nuevo Nacimiento así como la Cena sustituyó la Pascua.

De modo que no es Bíblico ni es escritural someter a alguien al Bautismo para tomar la cena. Se ha dado el caso de creyentes que en el momento de su conversión fueron bautizados por el Espíritu Santo, mi pregunta es: ¿Cómo es que estaban preparados para recibir al Espíritu Santo y no están preparados para tomar la cena?

Hago otra observación, ¿Si Cristo viene por su Iglesia, los que no están bautizados se van con el Señor? La respuesta es positiva, claro que si, Él viene por su Cuerpo, y aunque no sean bautizados ya nacieron de nuevo.

Mi pregunta es ¿cómo es que están preparados para entrar al cielo y no están preparados para tomar la cena?

En conclusión, el tomar la Cena es un derecho que todo nacido de nuevo que forma parte del Cuerpo y cumpla con los principios antes mencionados está apto para tomar y nadie en la congregación se lo puede evitar, es parte de su vida devocional. 

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.