La voluntad y el quebrantamiento

Escrito por José N. Briceño Aldana. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 43
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

¿Qué es la voluntad?

La voluntad es la facultad y la capacidad de decisión para determinar una acción. Debemos tomar en cuenta que el hombre está en posesión de una voluntad libre. Esto significa que es soberano, que tiene una voluntad soberana, lo que el desaprueba no puede serle forzado, a lo que se opone no debe serle impuesto.

La voluntad libre significa que el hombre puede escoger o elegir lo que quiera, no es un juguete mecánico que otros hacen funcionar, no es una especie de marioneta, títere que otros dirigen, es responsable de todas sus acciones.

La voluntad controla desde lo profundo del ser todas las cosas del interior y exterior de él, no es gobernado automáticamente por una fuerza exterior, sino que alberga un principio en lo endógeno por el cual determina sus actos.

Este era el estado del hombre cuando fue creado por Dios. El hombre que formó el Creador no era algo mecánico, Dios lo hizo un ente moral libre, con facultad de elegir y decidir, y esto se ve muy claro cuando Dios le dijo al hombre: “…de todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás: porque el día que de él comieres, ciertamente morirás” Génesis. 2:16.17.

De la forma que Dios se le expuso el mandamiento al hombre fue libre, respetando el albedrío del hombre, solo lo persuadió, y le hizo una advertencia, pero no lo obligó.

Adán estaba en la disposición de obedecer o no obedecer y comer del árbol prohibido o abstenerse de hacerlo, pero tenía que ser Adán el que tomara la decisión, pero él no quiso escuchar y comió desobedeciendo el mandamiento, ni aún Dios con todo el poder que tiene podía impedírselo, Él le dio al hombre la facultad de decidir y a esto se le llama libre albedrío o voluntad libre.

Dios pone la responsabilidad de comer o no en el hombre para que él decida en conformidad con su voluntad sin ningún obstáculo. Dios no creó un Adán que fuera incapaz de pecar o programado para que no pecara, puesto que de haberlo hecho el hombre seria una pieza mecánica. Dios le advirtió las consecuencias del pecado producto de la desobediencia dándole un mandamiento, sin embargo la responsabilidad de escuchar o no se hallaba en el hombre.

Dios a causa de su justicia no quería forzar al hombre a hacer lo que este no quería hacer. Para que el hombre obedezca a Dios se requiere la voluntad de hacerlo puesto que Dios nunca obliga. Él podía emplear varios medios para hacer que el hombre ceda su voluntad, pero es la ética de Dios dejar que el hombre determine y haga su propia elección, porque de todo eso le tendrá que dar cuenta.

La voluntad es tan determinante en la vida de un hombre que la Biblia dice que Jesús tuvo que aprender la obediencia cediendo su voluntad.

“…Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia” Hebreos.5:8

Debemos tomar en cuenta que Jesús como Verbo sabía lo que era la obediencia pero no sabía lo que era obedecer, eso fue lo que aprendió al experimentar la obediencia entregando la voluntad. Mateo 26:39.42. Marcos 14:26. Lucas 22:42.

El obedecer es fácil cuando no se confronta la voluntad, cuando no se pone en riesgo el abandono de lo que más deseamos.

Los momentos más decisivos para Jesús en cuanto obediencia se dieron en el Getsemaní. En su más íntimo deseo estaba evitar la copa que equivale al sufrimiento. Aunque la copa implicaba un sacrificio era más importante ceder a Dios su voluntad y entrar en obediencia.

Por eso digo que el obedecer es fácil cuando no se corren riesgos, cuando no se tiene nada que perder, cuando no hay nada a lo cual renunciar.

Qué difícil es la obediencia que implica la entrega de la voluntad renunciando a lo que más deseamos, a lo que más anhelamos, a lo que más queremos. La obediencia tiene valor cuando se pierde todo para ganarlo a Él.

Para Abraham no fue fácil la obediencia cuando Dios le demandó la entrega de su hijo, pero Abraham por obediencia cediendo a Dios su voluntad entregó a su Hijo dispuesto a perderlo donde en sentido figurado lo había perdido pero en respuesta a su obediencia Dios se lo entregó.

“…Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito, habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia; pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir” Hebreo.11:17.19

No olvides esta verdad: nada de lo que perdamos por causa de Dios se le puede llamar perdida, todo es ganancia.

Llegará momentos decisivos a tu vida donde Dios demandará obediencia, momentos dónde vas a entrar en conflicto, donde tienes que desprender de tu alma lo que más amas y deseas, sean tus bienes, una posición, un ser amado.

Por esta causa para entrar en obediencia se debe producir en nuestra voluntad lo que se conoce como el “quebrantamiento”.

COMPONENTES DE LA VOLUNTAD

La voluntad se compone de: decisiones, intenciones, propósitos, gustos y deseos.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.

Suscripción Gratis

Suscríbase para recibir nuestra publicación semanal en su email. Confirmación de dirección de email es requerida.
 

Dirección de email:

Ofrecido por FeedBurner

Ayudenos a Crecer

Ayudenos a crecer recomendando este sitio en las redes sociales y motores de busqueda; también puede ayudarnos enviandonos sus estudios bíblicos, predicas cristianas, y mensajes cristianos para que unidos cumplamos con el mandato de Jesucristo. Comienze a publicar ahora.  

Crear Cuenta

"...Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo..." Mateo 28:19