Cuatro consejos para vivir junto a alguien difícil

Escrito por Fernando Alexis Jiménez. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 8
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

La joven estaba llorando. Eran apenas las nueve de la mañana de un domingo precioso en mi amada Santiago de Cali, y el grupo de alabanza estaba dando comienzo a servicio matinal. “No puedes dejar que esa situación con tu esposo te robe la tranquilidad, Sandra”, le dije aun cuando sabía que en ese momento, mis palabras no resultaban alentadoras.

Su esposo Jairo es agresivo. Usted lo encuentra en la iglesia muy amable, siempre con una amplia sonrisa. Es encantador, en criterio de muchas personas; no obstante, apenas llega a casa, es distinto. Pareciera que cruzar el umbral de la puerta lo transforma. Se torna irritable y, en cierta medida, irascible.

--Creo que no puedo seguir más con esta relación—dijo Sandra, con evidentes señales de cansancio.

Convivir con una persona difícil

No hay nada más complejo y en cierta medida desalentador, que compartir la vida con alguien conflictivo. “No lo puedo soportar”, me dijo un joven a quien su esposa le hacía la vida imposible. “Ella es muy especial, sonriente, con todas las personas alrededor. Incluso, es muy comprensiva; pero en casa, es un verdadero problema” se lamentó.

No es nada nuevo. Estas personas complejas en su comportamiento, generalmente tienen comportamientos distintos, según sea el escenario, tal como lo relata la novela “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hoyde”, del autor R.L. Stevenson.

Hay una dualidad en su comportamiento. Son una persona en sociedad y otra bien distinta en el hogar. Los especialistas coinciden en asegurar que en muchos casos obedece a una búsqueda de aceptación, que les asiste y permanece en el tiempo. Estas personas encierran temores, sensación de insuficiencia, insatisfacción consigo mismas, ansiedad, depresión y una actitud autoritaria.

El siquiatra colombiano, Carlos E. Climent, hace una aproximación a este tipo de comportamientos duales, enseñando que: “Como su familia ha sido entrenada para no criticarle, gracias a las posturas que asume, retoma el control absoluto de la interacción con los suyos y de una forma primitiva, se tranquiliza. Su los demás quieren arreglar las cosas para que retorne la paz al hogar, deben disculparse pero no de cualquier forma. El perdón sólo vendrá si su cónyuge o familiar se humilla”(Diario El País. 15/04/2012. Pg C-4)

A esto obedece el hecho de que se aíslan. Si llegan a casa, dejan de hablar o se enojan ante la más mínima provocación o lo que estas personas interpretan como una provocación. A este hecho suman una actitud arrogante. ¿Qué debemos hacer si tenemos junto a nosotros un cónyuge difícil? Renunciar… En absoluto…

¿Cómo podemos convivir con una persona difícil?

La vida no es color de rosa. No me canso de repetirlo. Jamás las cosas saldrán a pedir de boca, como quisiéramos, con en los finales de las telenovelas. Es una realidad que no podemos ocultar. Forma parte de las condiciones que encontraremos a nuestro paso. Y eso ocurre justamente con nuestro cónyuge: no siempre es perfecto. Me atrevo a decirlo: Nunca lo será. Pero es necesario que, si optamos por compartir nuestra vida al lado de esa persona, debemos orar que Dios trate su vida y nos permita aceptar y ayudarle a superar sus errores.

A partir de un texto maravilloso que encontramos en la carta a los creyentes de Roma, comparto con usted cuatro consejos para compartir la vida junto a un cónyuge conflicto.

1. Bendiga a su pareja

Conozco infinidad de personas que, en medio de la rabia por las dificultades que tienen con su cónyuge, profieren palabras de maldición en contra suya, lo que a su vez trae ataduras que perduran en el tiempo.

El apóstol Pablo dejó sentado lo peligroso de pronunciar palabras maldiciones, cuando animó a los creyentes de Roma: “Bendigan a quienes los persiguen. No los maldigan, sino pídanle a Dios en oración que los bendiga.”(Romanos 12:14. Nueva Traducción Viviente)

Dios es el único que transforma corazones (Cf. Ezequiel 36:26). Es nuestro amado Señor y Salvador quien transformará a su cónyuge. No son sus enojos ni veladas formas de presión. Es el Supremo Hacedor quien lo hará.

No maldiga—bien sea que esté muy molesto—a su cónyuge. Por el contrario, bendígalo. Declare cambio sobre su vida. ¡Dios lo hará!

2. Aprenda a reconocer los cambios en el estado de ánimo

Los seres humanos tenemos un corazón engañoso; ni nosotros mismos podemos conocerlo a plenitud, como enseñan las Escrituras (Cf. Jeremías 17:9) Por ese motivo, cuando el estado de ánimo de su pareja cambie—quizá de manera sorpresiva—no se deje arrastrar por las circunstancias ni caiga en la trampa de ponerse a pelear.

Cuando escribió a los creyentes de Roma, el apóstol Pablo dijo: “Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran.”(Romanos 12:15. Nueva Traducción Viviente)

Es evidente que, si usted se somete a Dios y no deja de clamar por su pareja, Él operará cambios sorprendentes en su vida de matrimonio. No renuncie; no ahora. Nuestro amoroso Padre celestial está por hacer algo nuevo en su existencia y la de su pareja.

3. Procure la convivencia en armonía

Es cierto que compartir la vida junto a alguien conflictivo, no es nada fácil. Sentimos que, en cualquier circunstancia, el panorama nuestro cambia y queda ensombrecido. ¿Qué hacer? El más grande compromiso que tenemos como cristianos, es dar lo mejor de nosotros para que haya armonía en esa relación, como lo recomienda el apóstol Pablo: “Vivan en armonía unos con otros. No sean tan orgullosos como para no disfrutar de la compañía de la gente común. ¡Y no piensen que lo saben todo!”(Romanos 12: 16. Nueva Traducción Viviente)

Es fundamental que no permitamos que las circunstancias, por adversas que luzcan delante de nosotros nos roben la paz; tampoco, permitir que las contrariedades aniden en nuestro corazón al llenarnos de amargura, rencor u otra emoción negativa. Por eso es fundamental que, si tuvo una discusión, ore a Dios pidiendo que sane su corazón para que su mundo interior no resulte contaminado.

4- No pague con la misma moneda

Con frecuencia encuentro esposos y esposas que pagan con la misma moneda al mal que le causó su cónyuge. ¡Tremendo error! Eso no hace más que avivar el resentimiento y ahondar las heridas emocionales.

El apóstol Pablo recomendó: “Nunca devuelvan a nadie mal por mal. Compórtense de tal manera que todo el mundo vea que ustedes son personas honradas. ”(Romanos 12:17. Nueva Traducción Viviente)

Un hombre o una mujer de Dios llevan a la presencia del Señor todo aquello que les hiere; no pelean en sus fuerzas sino que someten sus batallas en manos del amado Salvador Jesucristo, quien nos asegura la victoria (Cf. 1 Corintios 15:57)

Obre bien con quien procura su mal. No se deje arrastrar por la rabia o el resentimiento. No son buenos consejeros. En cambio si lleva esa situación al Creador, Él cambiará las circunstancias y será Él y no usted en sus fuerzas, quienes traerán transformación a los pensamientos y actuaciones de su pareja.

A propósito, ¿Usted ya recibió a Jesucristo como el Señor de su existencia? No deje pasar esta oportunidad. Hoy es el día para que le abra las puertas de su corazón. Puedo asegurarle que nos se arrepentirá jamás porque Dios traerá cambio a su vida personal y espiritual.

Si tiene alguna inquietud, no dude en escribirnos a: pastorfernandoalexis [arroba] gmail.com o llamarnos al (0057) 317-4913705.

© Fernando Alexis Jiménez 

 Iglesia Alianza Cristiana y Misionera Colombiana

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.