El creyente y las finanzas

Escrito por Rubén López Paiz. Publicado en Estudios Bíblicos

Ratio:  / 7
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

INTRODUCCIÓN

Dios Es un Dios de leyes y principios, y todas sus leyes y principios tienen como propósito divino protegernos del mal y bendecirnos. Siempre ha sido así desde el momento de la creación. Cuando Dios creo los cielos y la tierra, a todo le puso un orden, o sea leyes que han de regir su creación; esto lo vemos bien claro en los siguientes pasajes de Génesis:

a) Génesis 1:11-12 Dios creo toda la vegetación según su genero, naturaleza y especie;

b) En Génesis 1:20-21,crea toda clase de seres vivientes (animales acuáticos y las aves) según su genero, y según su especie. Y

c) Génesis 1:24-25, crea todos los animales que viven sobre la tierra, según su genero y según especie.

De igual manera en las Escrituras, encontramos leyes y principios que rigen la conducta del hombre, por ejemplo: en Génesis 2, se describe la creación del hombre y los estatutos que Dios le dio, para que este se mantuviera en comunión y bendición delante de su creador. Lamentablemente, ya en el capitulo 3 de Génesis se narra como Adán y Eva se revelaron contra Dios, y las tristes consecuencias que esto trajo no solo para ellos sino para toda la humanidad. Un estudio minucioso de la Biblia, nos revela la existencia de otras leyes y principios establecidos por Dios, que son de gran bendición y beneficio para todos si los observamos y obedecemos apropiadamente, así, encontramos:

a) Leyes y principios sobre sanidad divina.

b) Leyes y principios sobre crecimiento y desarrollo espiritual.

c) Leyes y principios sobre liberación.

d) Leyes y principios sobre la conducta que debemos observar ante Dios y nuestros semejantes, etc.

En el área de las Finanzas, también Dios ha establecido leyes y principios, y de la observancia y fidelidad a los mismos, depende el que seamos o no bendecidos grandemente. Si somos fieles a lo que Dios ha estipulado, y obedecemos sin reservas todo lo relacionado en el área de las finanzas, tenemos todo el derecho a participar de la abundancia y bendición que el Señor ha prometido. No olvidemos que cada promesa de Dios esta condicionada a la obediencia. La fidelidad a Dios, siempre trae sus bendiciones. Por el contrario, si somos infieles a los requerimientos de Dios, tarde o temprano pagaremos las consecuencias.

He conocido a millares de cristianos fieles al Señor a la asistencia al templo, en el trabajo en su obra, temerosos en gran manera en muchas áreas de su caminar como cristianos, pero que están atravesando serios problemas financieros, porque han sido fieles en todo, menos en el área de los diezmos y ofrendas. Muchos de esos creyentes, oran y hacen peticiones de oración porque están sin trabajo, o lo que ganan no les alcanza para suplir sus necesidades personales y las de su familia, y no obtienen respuesta porque le están fallando en devolver a Dios lo que a Él le pertenece.

Muchos tropiezan en la iglesia, cuando se habla de diezmos y ofrendas. Para algunos ese es un tema que no debería de hablarse y mucho menos predicarse o enseñarse. Es mas, las personas que tienen el problema de la avaricia, tienen suficiente excusa en esta doctrina para no servir al Señor. En el área de las finanzas, Dios ha establecido como un principio de bendición, las ofrendas, primicias y los diezmos.

CONCEPTUALIZACION:

Ofrenda: Esta Palabra viene del vocablo hebreo "Minjah" tiene varios significados: Ofrenda; tributo; presente; don, sacrificio; oblación. El antiguo Testamento contiene varios nombres que tienen que ver con algún tipo de "ofrenda." Minjah se encuentra unas 200 veces en el Antiguo Testamento, y la primera vez que aparece es en Génesis 4:3. Existían diferente tipo de ofrendas, entre las que se mencionan:

Como "don" o "presente" de una persona a otra (Génesis 3213-15; Génesis 43:11; 1 Reyes 10:25; 2)

"Tributo" que se pagaba a un rey o señor. (Jueces 3:15-23; 2 Samuel 8:2; Óseas 10:6; Salmo 72:10; 1 Reyes 4:21; 2 Reyes 17:3-4). 3) Cualquier "ofrenda"o "don" para Dios. (Génesis 3:4-5; 1 Samuel 2:17;Levítico 2:14; 14:10,21;23:13; Números 7:13, etc.).

Rumah ofrenda alzada; ofrenda; oblación, etc. Es importante hacer notar que en el caso de las ofrendas, estas voluntarias, en diezmo no lo es. Primicias: Del hebreo "Bikkurim" que significa "primicias" "primeros frutos", se encuentra 16 veces en el En el Antiguo Testamento.

Las primicias de la cosecha de granos y las frutas se ofrecían a Dios (Números 28:26) en reconocimiento a que El era dueño de la tierra y a su soberanía sobre la naturaleza. El "pan de las primicias" se amasaba con los primeros granos de la cosecha y se presentaba a Dios el la fiesta de Pentecostés (Levítico 23:20). El "día de las primicias era Pentecostés" (Números 28:26). Los primeros frutos en madurar de un árbol o de una siembra se ofrecían a Dios (Éxodo 23:26; Nehemías 10:35). También se ofrecían las primicias del ganado y de lana (Deut. 12:6,17; 14:23 y 18:4).

Diezmos: Esta palabra tiene su origen en la palabra hebrea "asar" (Génesis 28:22; Deuteronomio 14:20; 26:12; 1 Samuel 8:15,17; Nehemías 10:37,38); "ma aser" (Génesis 14:20, Levítico 27:30; 31,32; Números 18:21,24,26,28; Deuteronomio 12:6,11,17;14:23,28;26:12; 2 Crónicas 3:5,6,12; Nehemías 10:37,38; 12:44; 13:5.12; Ezequiel 45:11,14; Amos 4:4; Malaquías 3:8,10); y del griego "dekatoo" (Hebreos 7:6,9) y apodekatoo (Mateo 23:23; Lucas 11:42; Hebreos 7:5) "apodekateu" (Lucas 18:12) y "dekate" (Hebreos 7:2,4,8-9). que significan "décimo" o "décima parte" "diezmo o diezmar" que equivale a "dar diezmos" o "diezmar" la décima parte de los ingresos percibidos.

ORIGEN E HISTORIA DEL DIEZMO Y DE LAS OFRENDAS

En el Antiguo Testamento No sabemos exactamente cuando comenzó la practica del diezmo y de las ofrendas; pero si sabemos que desde los principios de la creación, en tiempos de Caín y Abel, la gente daba ofrendas a Dios. Génesis 4:3-4, registra el primer acto de ofrendar a Dios. Sin lugar a dudas, ellos aprendieron esto de sus padres, y muchos consideran que esta ofrenda consistió en un diezmo. Los diezmos son mencionados por primera vez en los días de Abram, cuando regresaba de derrotar a Quedorlaomer rey de Elam que había secuestrado a Lot y los reyes que con el estaban, cuando Melquisedec Rey de Salem, y sacerdote del Dios Altísimo saco pan y vino y le bendijo (Génesis 14:17-20).

Es evidente en el relato bíblico, que el diezmo era una costumbre que ya estaba establecida, ya que no existe indicación alguna que hubiese sido establecida en esa ocasión. ¿En que fecha ocurrió lo narrado en este pasaje? Ocurrió en el año 2083 A.C. lo que evidencia que el diezmo fue establecido antes que la promulgación de la Ley que ocurrió entre 400 a 500 años después de este evento. En Génesis 28:22 leemos que Jacob hace la solemne promesa de darle los diezmos a Dios, de todo lo que El le de. Siglos mas tarde , la práctica del diezmo fue establecida por Dios como una ley y pertenecía a Dios, (Levítico 27:30-32, Deuteronomio 14:22-29; 26:1-19. Se le entregaba a los levitas a causa de su servicio sacerdotal y en razón que no tenían herencia en Israel (Números 18:20-32) quienes estaban dedicados a tiempo completo al ministerio. En la historia subsiguiente, el diezmo es reconocido (2ª Crónicas 31:5, 12; Nehemías 10:37; 12:44; 13:5,12; sin embargo, esta practica fue pervertida cayendo en el legalismo (Amos 4:4) o cayo en el olvido (Malaquías 3:7-12).

En el Nuevo Testamento. ¿Pagaría Jesús los diezmos? Si, de otra manera hubiese sido acusado por los religiosos de su época, quienes lo perseguían para enterarse en que infringía la Ley. En esa época, los fariseos eran fanáticos en dar el diezmo, no-solo de lo que ganaban, sino también de los arbustos casi sin valor como la menta, el eneldo y el comino, Mateo 23:23. Jesús dio a entender que había que pagarlos, y dijo: Dad a Cesar lo que es de l Cesar, y a Dios lo que es de Dios, Lucas 20:25. En los días de Jesús no se hablo mucho del diezmo porque lo daban con jactancia y lo decían públicamente como aquel que oraba en la congregación: "Ayuno 2 veces por semana... Doy diezmo de todo lo que gano, Lucas 18:12. En la Iglesia Primitiva, si que eran mayordomos honrados, no solo el diezmo (10%), sino hasta el 100% daban a Dios. Vendían sus propiedades y las ponían a los pies de los apóstoles. (Hechos 4:36-37).  Bernabé fue uno de ellos. Daban mas allá de sus fuerzas y no había necesitados en medio de ellos. Los que robaban morían como Ananás y Zafíra (hoy nos quedarían muy pocos miembros en las congregaciones, si Dios actuara como actuaba en ese tiempo). Otros les pedían al apóstol Pablo les concediera el privilegio de ofrendar. ¿Escucho algo así? 2ª Corintios 8:4. El apóstol Pablo enseñó a las iglesias a dar de acuerdo con los principios comprendidos en el diezmo en 1ª Corintios 16:1-2. En estos textos aprendemos lo siguiente:

a) Cada creyente debería de apartar algún dinero.

b) Cada domingo debían entregarlo (periódicamente).

c) En proporción a lo que habían ganado, y el diezmo es una porción de las ganancias.

d) No hay mejor plan para dar sistemáticamente a Dios que la practica de Diezmar como un mínimo.

Finalmente el diezmo es mencionado claramente en Hebreos 7:2, 4-9. El verso 5 nos dice: "Ciertamente los que de entre los hijos de Levi reciben el sacerdocio, tienen el mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir de los hermanos... y el verso 8 dice: ...Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero he allí uno de quien se da testimonio de que vive" Note que en ambos textos, el verbo que se repite es reciben... el cual esta en presente continuo. No esta diciendo recibían..., sino que reciben...

¿EN QUÉ SE UTILIZA EL DIEZMO Y LAS OFRENDAS?

Cuando Dios estableció el diezmo, tal como lo vimos anteriormente, lo hizo con el propósito de suplir las necesidades de sus siervos, los sacerdotes y levitas, a quienes no se les dio como herencia ninguna porción de tierra en el nuevo estado de Israel sino que su salario y sostenimiento por su ministerio, estaría a cargo del pueblo (Números 18:21-32). A causa de la dureza de Israel, Dios instituyo 3 diezmos diferentes:

Diezmo para Dios. Levítico 27:30-32; Deuteronomio 14:22.

Un diezmo para el rey, 1 Samuel 8:11-17.

Un diezmo extra cada tres años, para los pobres, los huérfanos, las viudas y los extranjeros. Deuteronomio 14:28-28; 26:12-13.

En el Nuevo Testamento Jesús dijo en Lucas 10:7: "El obrero es digno de su salario". Y el apóstol Pablo en 1ª Timoteo 5:22, argumenta desde el modelo mosaico ("no pondrás bozal al buey que trilla") no solo la legitimidad de esta provisión al que predica el evangelio, sino aparentemente el "mecanismo proveedor" a saber, el diezmo, implicado por "comen del templo" y "participan del altar" (1ª Corintios 9:13-14) refiriéndose al mecanismo usado bajo el pacto antiguo, a saber, los diezmos. En 1ª Timoteo 5:18 "No pondrás bozal al buey que trilla; y Digno es el obrero de su salario" deja claro la responsabilidad que tenemos todos de sostener dignamente a nuestros ministros con nuestros diezmos.

LLAVES DE LA BENDICIÓN FINANCIERA

Las llaves de la bendición financiera establecidas por Dios son: Las ofrendas voluntarias, las primicias y los diezmos. La Escritura nos enseña que las ofrendas son voluntarias. De hecho nos dice que Dios ama al de corazón alegre y generoso (2ª Corintios 6-9). Lamentablemente, muchos no han entendido este pasaje y son mezquinos para darle a Dios. Hay quienes dan limosna en lugar de ofrenda, y detienen las bendiciones de Dios sobre su vida y el avance del Evangelio. Si deseamos una iglesia numerosa que pueda alcanzar a multitudes, debemos aprender a darle a Dios generosamente. Creo que ya es tiempo que los billetes de $.1.00 sean substituidos por los de mayor valor, en el cesto de las ofrendas.

Gran parte del éxito de la Iglesia Primitiva se debió a su generosidad, ya que daban mas allá de sus fuerzas y posibilidades. Si no has aprendido a ofrendar generosamente, pídele al Señor que te llene de su amor. Porque cuando tu amas a Dios sobre todas las cosas, eso se ve reflejado no solo en la forma como adoras a Dios cuando cantas y oras sino también en tus ofrendas y diezmos. Me es difícil pensar que alguien ama a Dios, y no cree a las promesas de su Palabra. No puede haber una dicotomía entre alabanza y adoración con todo nuestro ser, sino somos ajemos a las necesidades de su obra. La Biblia esta llena de ejemplos de personas que dieron a Dios mas allá de lo que sus condiciones económicas se lo permitían. No es casualidad que se exalte la ofrenda de la viuda de Sarepta, de 1 Reyes Capitulo 17 y la ofrenda de la viuda de Lucas 21:2-3, quienes dieron el 100% de lo que poseían. Muchos dicen que la ofrenda que mas vale delante de Dios es la que se da con dolor. Ellos dicen "démosle a Dios una ofrenda que nos duela", peor ignoran que eso es contrario a lo que Dios espera de nuestras ofrendas. El espera que nuestras ofrendas sean con alegría y generosidad.

Cuando se trata de dar ofrendas a Dios, no olvidemos que estas son voluntarias, pero en el caso de los diezmos no es así. Cuando usted da una ofrenda, usted da de lo que es suyo. En el caso de los diezmos, nosotros no damos diezmos, porque para dar algo, hay que dar de lo que es nuestro, los diezmos no son nuestros, la Biblia dice que son de Jehová, cosa consagrada a Jehová Lev. 27:30, o sea que los diezmos le pertenecen a El y no a nosotros. Usted no puede dar lo que no es suyo, y los diezmos no son suyos son de Dios, entonces lo que nosotros hacemos es simplemente devolver a Dios lo que es de Él. Esta es la razón por la cual Dios dice que todo aquel que no entrega los diezmos le esta robando a El (Malaquías 3:8-9).

BENDICIONES RESULTANTES DEL DIEZMAR Y OFRENDAR.

a. En Malaquías 3:10 el Señor nos dice: "Traed todos los diezmos al alfolí y halla alimento en mi casa" esto es si el pueblo trae los diezmos a Dios, habrá alimento para sus siervos, tendrá como darle un salario justo que les permita suplir sus necesidades, y las de su familia. Mas ministros podrán estar a tiempo completo en el servicio a Dios. Pero cuando no son suplidas las necesidades de los siervos de Dios, estos tienen que ministrar con grandes aflicciones, que no les permiten desarrollar su ministerio de una forma plena. Pero si las necesidades son suplidas, esto se va a reflejar en la forma como los siervos ministran.

b. Dios nos reta a que lo probemos si traemos nuestros diezmos: el promete abrir las ventanas de los cielos y derramar bendición hasta que sobreabunde.

c. Dios nos promete reprender todo aquello que daña o roba nuestras finanzas.

d. Las bendiciones que Dios promete serán tan grandes y evidentes que todo mundo podrá darse cuenta de ello, y muchos desearan ser cristianos como nosotros, en otras palabras seremos la envidia de otros, pero para bien.

e. Bendiciones 2ª Corintios 9:6.

f. Multiplicación de sementera 2ª Corintios 9:10 Entiéndase producción, ventas, ingresos económicos, etc.

g. Aumento en el crecimiento de nuestros frutos de justicia, 2ª Corintios 9:10.

h. Hará crecer en nosotros el agradecimiento a Dios 2ª Corintios 9:13.

i. Engordara (en bendición) y saciara (satisfacción) Proverbios 11:25-25. "Muéstrame a un creyente que se queja que no le alcanza el dinero para vivir, y yo le mostrare uno que no le da el diezmo al Señor".

¿QUÉ PASA SI YO NO DIEZMO?

Estoy trayendo maldición económica sobre mi familia.

Estoy cerrando a Dios las oportunidades para que él me bendiga, porque la llave para la bendición financiera esta en darle a Dios lo que le pertenece en primer lugar.

Estoy robándole a Dios lo que es suyo.

Estoy siendo mal ejemplo para mi familia y para los nuevos convertidos.

Mi conciencia me hará sentirme el mas miserable y culpable.

No estoy contribuyendo con el avance del Evangelio.

De nada me sirve que ore y ayune pidiendo bendición económica, sino obedezco su Palabra. No olvide que Dios no puede ser burlado, y que el nunca va a quebrantar su Palabra.

¿POR QUÉ ALGUNOS CREYENTES NO DIEZMAN?

Porque no han sido enseñados apropiadamente por su pastor.

Porque no han comprendido que el diezmar es una de las llaves para obtener la bendición económica.

Porque no han comprendido que el diezmar es un privilegio para todo cristiano.

Para algunos el diezmar es una carga muy pesada.

Por su poco amor por el Señor y su iglesia.

Porque cuando han diezmado lo han hecho para el hombre y no para Dios.

Porque el diezmo es muy poco.

Porque el diezmo es mucho. Avaricia.

Algunos dicen mi pastor no merece mis diezmos.

Otros dicen: "Me cuesta mucho ganarme mi dinero, para dárselo a este haragán que no trabaja"

Porque no les alcanza el dinero, ya que tienen muchas deudas. Recuerdo esto no se sale de las deudas pagando diezmos, mucho menos robándole el diezmo al Señor, se sale de las deudas pagando deudas.

Otros no diezman porque desvían sus diezmos hacia otros fines, como por ejemplo: ofrendas para proyectos especiales, campañas, ofrendas para evangelistas, etc. 13. Porque dudan de las promesas de Dios.

FORMAS INCORRECTAS DE DIEZMAR

Cuando se da con tristeza o por obligación.

Cuando la persona ve el diezmo como una carga muy pesada.

Cuando se diezma por razones egoístas, como por ejemplo: para ser vistos, para que su nombre aparezca en la lista de diezmadores de la iglesia, para obtener privilegios, etc.

Cuando el diezmo se da como ofrenda porque creen que su pastor no merece los diezmos.

Cuando usted diezma en otra iglesia distinta a la suya, o a otro pastor o líder de la organización.

Cuando usted diezma para su pastor y no para Dios.

Cuando no se dan completos los diezmos. Lea Levítico 27:31 8. Cuando la persona cree que el diezmar le da derecho sacarle en cara al pastor sus diezmos, o le da derecho a controlar como invierte su dinero.

¿COMO DIEZMAR?

En Deuteronomio encontramos la forma como el pueblo de Israel presentaba sus ofrendas y diezmos a Dios. Aun cuando estas normas fueron dadas en tiempos de la ley, los principios pueden seguirnos como una guía para presentar a Dios nuestros diezmos y ofrendas de una manera apropiada:

El diezmo debe ser consagrado en casa. (Deut.26:13)

Debe entregarse y presentarse en el lugar donde nos congregamos (Deut. 14:23,25; 26:3)

Debe presentarse como un acto de adoración a Dios. (Deut. 26:10).

El diezmo debe ser entregado con gozo y alegría. (Deut. 16.11).

CONCLUSIÓN

Si seguimos los principios que Dios ha establecido en el área financiera, sin lugar a dudas obtendríamos las bendiciones de Dios de una manera maravillosa. No olvide que el Señor nos reta a que lo probemos, y sin lugar a dudas, el nunca fallara. Que el Señor le bendiga.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.