Inicio / Ilustraciones para sermones / Aprende a confiar en Dios

Aprende a confiar en Dios

Era una noche común para muchos para otros podría ser alegría, dolor o angustia. Para mi era alegría, gozo, bondad de parte de Dios y el respaldo de Dios que me llamaba a su ministerio.

Un día antes para salir y dirigirme al seminario preparando mis cosas en mi cuarto teniendo en mi corazón la ilusión de ir al seminario, escuche un ruido de tras de mi, escuche que alguien abría la puerta, al voltear a ver quien era me percate que era mi madre. En ese momento pasaron muchas cosas por mi mente de las cuales eran que venia a despedirse de mi o quizás a darme dinero o ayudarme a empacar mis cosas pero lo que mas sobresalió era que me venia a decir hijo estoy contigo yo estaré contigo, siempre te ayudare.

En mi mente nunca paso que mi madre me diera esta respuesta hijo tu haz tomado esta decisión es tuya tu lo haz decidido sabes ve como saldrás adelante yo no te apoyare. En ese momento quise decirle algunas palabras y explicarle pero ella se dio la media vuelta y se fue dejándome con la palabra en la boca y cerrando la puerta en frente de mis ojos, en ese momento sentí que todo se venia abajo, no tenia a nadie, en mi corazón sentía un gran dolor. pero en ese memento difícil aprendí a confiar en Dios, que solo por su gracia podía estar de pie, y yo no dependía de ningún hombre sino solo por El.

Pasando el tiempo de tres años estando en mis vacaciones de verano un domingo antes de salir de mi casa para el seminario. Mi mama me dijo estas palabras que pensé que jamás lo iba a escuchar hijo estoy contigo sigue adelante nunca dejes lo que haz decidido siempre cuenta conmigo, lo que era imposible para mi para Dios era posible solo que aprendí a confiar en Dios en los momentos difíciles y pude ver después de tres años la respuesta de Dios. Confía el cumplirá sus promesas.

Acerca Jorge Gaspar Dzul Itza

Revise también

Ilustraciones para Sermones - El cerdo vestido de oveja

El cerdo vestido de oveja

Ilustraciones para Sermones - Hubo un cerdo que se disfrazó de oveja y pasó a estar en el redil con las ovejas, él enseñaba malos modales a las verdaderas ovejas dentro del redil...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *