Desarrollando intimidad con Dios en oración

Escrito por Fernando Alexis Jiménez. Publicado en Reflexiones y Meditaciones

Ratio:  / 41
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Base Bíblica: Mateo 11:12

Introducción:

Hoy día infinidad de personas anhelan tener poder espiritual. Desean que Dios se mueva con poder en sus vidas; sin embargo, no quieren pagar el precio de desarrollar intimidad con el Señor. Desestiman que si estamos en Su presencia, orando, preparamos el camino para que el poder nos asista en el ministerio y desenvolvimiento cotidiano. Recuerde que orar es depositar nuestra confianza en Dios, reconocer Su poder ilimitado y creer—firmemente—que cuando oramos, las circunstancias pueden cambiar.

I. Después de recibir a Cristo, el más grande paso del creyente debe ser aprender a orar (Lucas 11:1)

1. La oración era un principio de vida del Señor Jesús (Marcos 1:35)
2. Aun cuando las jornadas diarias eran muy intensas, el Señor Jesús tomaba tiempo parar orar (Lucas 5.16)
a. El Señor Jesús comenzaba y terminaba sus jornadas cotidianas en oración
b. Cuando oramos, expresamos nuestra plena confianza en Dios
3. Las múltiples ocupaciones diarias y el cansancio no eran excusa para que el Señor Jesús dejara de orar (Mateo 14:23)
a. El Señor Jesús pasaba largos períodos en oración
b. El Señor Jesús buscaba intimidad con el Padre en oración (Marcos 6:46)

II. El cristiano está llamado a desarrollar intimidad con Dios en oración (Mateo 6:1-8)

1. Nuestros tiempos de oración los conoce Dios y por tanto, no debemos hacer alarde de los minutos y horas que pasamos en Su presencia (vv. 1, 5).
2. Es importante que apartemos un lugar u un espacio para orar (v. 6)
3. Un principio fundamental de la oración: orar no es otra cosa que hablar con Dios, desarrollar intimidad con Él (v. 7)
4. La oración vuelca al Señor lo que somos y necesitamos, y Dios que nos ama, responde con poder (v. 8)

III. Quien ora a Dios experimenta una vida de milagros (Lucas 11:1-13)

1. El Señor Jesús nos enseñó que es en Dios en quien debemos depositar nuestra confianza en oración (vv. 5, 6)
2. El Señor Jesús nos enseñó que en oración alcanzamos todo aquello que pedimos al Padre (vv.7-12)
3. El Señor Jesús nos enseñó que Dios responde a las oraciones de quien persevera (v. 13. Cf. Lucas 18:1)
4. Si no sabemos cómo orar, es necesario depositar nos sometemos al Espíritu Santo quien intercede por nosotros (Romanos 8:26)

Conclusión:

Todo creyente que se declara seguir del Señor Jesús, tal como Él lo hizo, debe desarrollar intimidad con Dios en oración. Es un principio que debe aplicar a su cotidianidad, sin que las jornadas extenuantes constituyan un pretexto para no ir a la presencia del nuestro amado Dios y Creador. Él nos ama, escucha nuestro clamor, y responde con poder. Esa es la seguridad que tenemos cuando vamos a Su presencia.

Contacte al Autor: pastorfernandoalexis [arroba] gmail.com
Ministerio: Alianza Cristiana y Misionera Colombiana

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.

Suscripción Gratis

Suscríbase para recibir nuestra publicación semanal en su email. Confirmación de dirección de email es requerida.
 

Dirección de email:

Ofrecido por FeedBurner

Ayudenos a Crecer

Ayudenos a crecer recomendando este sitio en las redes sociales y motores de busqueda; también puede ayudarnos enviandonos sus estudios bíblicos, predicas cristianas, y mensajes cristianos para que unidos cumplamos con el mandato de Jesucristo. Comienze a publicar ahora.  

Crear Cuenta

"...Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo..." Mateo 28:19