En buenos y malos tiempos

Escrito por Daniel Edgardo Colazo. Publicado en Sermones

Ratio:  / 4
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

"Yo lo libraré porque él se acoge a mí, lo protegeré porque reconoce mi nombre. El me invocará y Yo le responderé, estaré con él en momentos de angustia, lo libraré y lo llenaré de honores, le daré muchos años de vida y lo haré gozar de mi salvación" Esto nos promete Dios en el Salmo 91:14-16.

¿Saben? A Dios en las escrituras se lo llama por varios nombres. El es el Señor nuestro Sanador, nuestro Proveedor, nuestro Estandarte, nuestra Bandera, nuestra Justicia, nuestro Ayudador. El también promete ser nuestro Libertador. En este mundo donde debemos enfrentar tantos desafíos, tantos inconvenientes, tantas situaciones que parecen incontrolables, tantas tentaciones, esto es exactamente lo que ustedes, que están comenzado hoy a edificar una vida juntos, necesitan: un Dios que sea vuestro sanador, vuestro proveedor, vuestra bandera, vuestra justicia, un Dios que sea vuestro ayudador y vuestro libertador.

En una sociedad que continuamente nos está desafiando, en un ambiente donde continuamente estamos recibiendo retos, donde el matrimonio y la familia son constantemente atacadas, este es justamente el Dios que necesitamos, un Dios que pueda estar con nosotros para librarnos, para protegernos, un Dios que pueda sanarnos, un Dios al cual podamos invocar y que, al invocarlo, realmente tenga la capacidad de respondernos, un Dios que pueda estar con nosotros en los momentos de felicidad, y también en los momentos de angustia, en los momentos de desafíos, en los momentos de enfermedad, en los momentos de necesidad, en los momentos de turbación.

Hay muchas personas que siendo creyentes nunca han experimentado ese poder libertador de Dios, porque en lugar de caminar junto a El día a día, esperan hasta que la vida los golpee para entonces invocar su nombre y entonces viene la decepción, entonces viene la acusación contra Dios, los reproches contra Dios. Pero el problema, la falla no ha sido de Dios, la situación ha sido provocada precisamente porque han vivido distanciados de El. Las cosas no funcionan así, amados jóvenes, no pueden vivir una vida lejos de Dios, una vida de espaldas a Dios y entonces, en el momento de la angustia, en el momento de la desesperación, venir a reclamarle a Dios: ¿Por qué a mí? ¿Por qué me pasa esto? ¿Qué te he hecho yo? ¿A quién le hice yo daño para merecer esto? Las cosas no funcionan así.

Si ustedes desean que Dios los rescate en los tiempos difíciles deben tener comunión con El en los tiempos buenos. ¿Por qué? Porque Dios responde a nuestra fe. Dios no responde a nuestras lágrimas, Dios responde a la fe. Es nuestra fe y no nuestra necesidad la que hace que El actúe a nuestro favor. Lo que va a mover a Dios en medio de nuestra tribulación, lo que va a mover a Dios en medio de nuestra angustia, es cómo hayamos caminado con El en medio de nuestra tranquilidad, en medio de aquellos instantes en que estábamos bien, alegres, rebosantes de salud y felicidad. De lo que les estoy hablando es de una intimidad continua con Dios pese a las circunstancia.

Por otro lado, aquello que va a garantizar vuestra paz, o vuestra tranquilidad, es dónde estuvieron o donde estuvo vuestra fe o cual fue vuestra actitud hacia Dios en los momentos de bonanza. Como ven, no se trata únicamente de caminar con Dios en los momentos buenos, ni siquiera se trata de caminar con Dios solamente en los momentos malos, ESTAMOS HABLANDO DE UNA CONTINUA COMUNIÓN CON DIOS EN TODO TIEMPO, vivir una constante relación de amistad con el Dios que nos creó, con el Dios que nos salvó. Al igual que ustedes, que comienzan hoy una relación de esposos y necesitan pasar tiempo juntos para conocerse plenamente, nunca podremos desarrollar esa clase de amistad, de fe y confianza si no pasamos suficiente tiempo con Dios para llegar a conocerlo.

¿Saben por qué mucha gente fracasa y se frustra en su búsqueda de Dios? Porque dejan el momento de buscar a Dios sólo para cuando atraviesan circunstancias difíciles, sólo buscan a Dios en momentos de angustia, de desesperación. Y así no funcionan las cosas para Dios, a Dios hay que amarlo, honrarlo en todo tiempo. Desarrollar una vida de intimidad con El continuamente. Piénsenlo, pónganlo en práctica y ustedes verán las diferencias. Dios les bendiga.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.