Un corazón apasionado por Dios

Escrito por Milena Acosta Rosero. Publicado en Sermones

Ratio:  / 26
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Lucas 10:38-42

Jesús acompañado por sus discípulos llego a casa de Marta, la hermana de María para la cena, sin lugar a dudas era una ocasión especial, el mismo Dios hecho hombre llegaba a visitarlas, había tanto por aprender, tanto por recibir, era tan grande el gozo que María sintió, que simplemente se escabulló de la cocina para sentarse a los pies de su Maestro, en cambio Marta se sintió abrumada por la ansiedad y la frustración de ser una buena anfitriona, que no discernió quien era aquel que llegaba a su casa a cenar Cada día Jesús mismo nos visita y nos dice una vez más "Dame hijo mío tu corazón y miren tus ojos por mis caminos" Proverbios 23:29 hemos escogido como María aquello que no se nos será quitado o como Martha estamos tan afanados y turbados por los quehaceres que Jesús se queda esperando por nuestra cita cada día? "Señor ¿No te da cuidado de que mi hermana me deje servir sola? Dile pues que me ayude " A la pregunta y a la orden insistente y tal vez inoportuna de Martha Jesús le respondió con una elogio a María "ha escogido la buena parte"

¿Cuál fue la actitud que tuvo María para que Jesús la alabara y no la exhortara?

La prioridad para María era su tiempo con Jesús, sus fuerzas, sus pensamientos solo tenían un único motivo: Jesús, ella decidió obedecer a la palabra de Dios Lucas 10:27. "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente"

"Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte la cual no le será quitada"

Día tras día escogemos aquello que es necesario, lo cual no nos será quitado, es el estar así como estuvo María a los pies de su Señor, anhelando más de él; se podría entender que María no se ocupaba de sus responsabilidades, sin embargo ella escogía aquello que era necesario, cada día, lo cual no le será quitado su tiempo en adoración con su Señor, ese precioso tiempo marcara nuestra diferencia, aquel que paso escuchando, alabando y adorando a Dios debe ser lo primero en mi agenda diaria y en cada momento de mi día, nada debe tomar el tiempo que paso con mi Señor. Es mi decisión cada día.

Podemos seguir el ejemplo de María y permitir que nuestros corazones ardan de amor por Jesús, pero como cultivar nuestra pasión por Dios (Mi primer amor)?

1. Buscar su dirección:

Proverbios 3:6 Escoger aquello que refleje que Dios es mi prioridad sobre todas las prioridades. Es detenerse y reconocerlo en cada decisión, palabra, pensamiento o respuesta, es detenerse, hacer una pausa y buscar la dirección del Espíritu de Dios, El prometió enseñarnos el camino por donde debemos andar, sobre nosotros tiene fijado sus ojos Salmo 32:8 , su respuesta esta en su Palabra Isaías 30.21 "Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga. Este es el camino, andad por el; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda"

2. Una cita diaria con Dios:

Éxodo 16:4 "y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo, y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día" En el desierto a los israelita Dios le enviaba el mana, muy temprano en la mañana y no podía ser guardado para el día siguiente, Jesús es nuestro Pan del cielo, el es nuestro mana diario, nuestro amor a Dios se fortalece cuando cada día me entrego en oración, mi familia, mis ocupaciones, mis afanes, mis luchas, mi vida, nada nos pertenece todo es de El.

3. Medite en la Palabra de Dios

Jeremías 15:16 "Fueron halladas tus palabras..."

4. Cultive un corazón ardiente por Dios

Apocalipsis 3:15-21 "YO conozco tus obras que no eres frío, ni caliente- ¡ojala fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitare de mi boca"

• Un corazón frío para Dios es aquel que no lo conoce, que su condición de pecado lo ha hecho alejarse de Dios, es un corazón duro, insensible a Dios, sin vida.

"Alejados de la ciudadanía..."Efesios 2:12-13 Un corazón no arrepentido Romanos 2:5

• Un corazón tibio, es un corazón aborrecible ante los ojos de Dios, inconstante, ha visto de lejos a su Señor pero no se ha sentado a sus pies, juega con el evangelio, hoy si mañana no, son aquellos piedra de tropiezo, los que no dan frutos, vienen a criticar y murmurar.

Mateo 18:6 son tropiezo

Mateo 21:19 sin fruto

Efesios 4:18 Entendimiento entenebrecido Hebreos 10:26-29 peca deliberadamente

• Y por último están los corazones ardientes, los que arden de pasión, los que saben su condición sin Cristo, su pasión es El, son como María, pueden escoger cada día aquello que es necesario, lo que no les será quitado.

Lucas 24:32 " Y se decía el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos habría las Escrituras?"

Así como los discípulos que aunque no reconocieron a Jesús, sí su Palabra esa palabra que ardía en sus corazones los impulso a buscarlo más.

Jeremias20:9 "Y dije: No me acordaré más de el, ni hablaré más su nombre; no obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos; trate de sufrirlo y no lo pude" Este fuego ardiente, es el que nos constriñe y cada día nos impulsa a buscarlo, a no concebir nuestra vida sin El.

Si tal vez el fuego por Dios, nuestro primer amor hacia el, se esta opacando por los muchos quehaceres Dios nos dice como le dijo a Timoteo 2 Timoteo 1:6-7 "Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que esta en ti" el fuego de Dios en nuestras vidas es el que marca la diferencia, es un fuego desbordante. ¿Cómo es tu fuego espiritual?

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.