La Fiesta de Bodas - Sermon

Escrito por Pastor: Jose Luis Dejoy Solarte. Publicado en Sermones

Ratio:  / 21
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

3. La tercera Invitación: si nosotros lo despreciamos el también nos ignora, ahora la invitación es para cualquiera que quiera asistir a la fiesta. V 9 “Id, pues, a las salidas de los caminos, y llamad a las bodas a cuantos halléis.”

Los suyos no lo quisieron recibir entonces se extiende la invitación a los extraños. Juan 1: 11 “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.” Es decir gracias a que su pueblo lo desprecio, nosotros tuvimos el privilegio de ser invitados.

Ahora nosotros tenemos la bendición de ser llamados para darle celo a su propio pueblo. Romanos 11: 11 “Digo, pues: ¿Han tropezado los de Israel para que cayesen? En ninguna manera; pero por su transgresión vino la salvación a los gentiles, para provocarles a celos.”

Dios no hace acepción de personas. V 10 “Y saliendo los siervos por los caminos, juntaron a todos los que hallaron, juntamente malos y buenos; y las bodas fueron llenas de convidados.” Las bodas fueron llenas había muchos invitados.

Cuando se trata de buen banquete y sobre todo gratis todos quieren estar, la bendición no está solo en que el lugar este lleno sino en que los invitados al aceptar la invitación estén dispuestos a someterse a las normas de la fiesta. V 11 “Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido de boda.”

En la antigüedad los dueños de la fiesta no solo invitaban a la gente, ellos les proveían del atuendo que tenían que usar. Por eso el invitado no tuvo excusa, y lo único que hizo fue quedarse callado. V 12 “Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él enmudeció.” Muchos prefirieron no ir, este aparentemente hizo algo mas… al menos fue, pero la cuestión no es solo estar adentro. La cuestión es estar acorde a la invitación. Dios aborrece a los tibios.

El vestirse con traje de boda significa que Jesucristo exige un cambio en  nosotros, que dejemos nuestra manera vana de vivir, si le estamos ya sirviendo que lo hagamos de manera diligente y no a medias.

Cuando nosotros aceptamos a Cristo en nuestro corazón le estamos aceptando la invitación. Pero no es para que le sigamos a nuestra manera, sino a la manera de Cristo. V 13 “Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

Es fácil aceptar el llamado. Total lo único que nos ofrece son bendiciones, hoy en día todos quieren ser cristianos, las promociones de milagros son numerosas, sanidad, prosperidad. Etc.

Definitivamente aceptar el llamado y seguirnos llamando cristianos es fácil, lo difícil y par algunos imposible, es someternos a la voluntad de Jesucristo. V 14 “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.”

Cuando escucharon la invitación del rey algunos tuvieron excusas para no asistir, otro asistió pero no cambio, siguió viviendo igual.

La invitación de Jesucristo ya esta echa ¿Cuál es tu excusa para no asistir?

Y si ya eres de los que acudió al llamado y ahora te llamas cristiano. ¿Cuál es tu excusa para no cambiar? Recuerda que Jesucristo a los tibios los vomita.

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.