!De mendigos a reyes!

Escrito por Alejandra Borda. Publicado en Sermones

Ratio:  / 19
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Apocalipsis 1:4-6 , 5:10 “Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; 5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.” ….. “10 y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra.”

En los tiempos antiguos, los hijos de los grandes acostumbraban a separarse desde muy pequeños de sus casas para recluirse en claustros donde aprendían diferentes artes en cuanto a la religión, las ciencias, la política.

Esto era parte de un proceso para crecer en sabiduría y conocimiento y luego poder cumplir con el papel de ser los herederos y reyes de toda una nación. De la misma forma, nuestro paso por la tierra es un tiempo de adquirir conocimiento y sabiduría, es un tiempo para formarnos como reyes al servicio de Dios, lo dice su palabra, al servicio del Padre. Pero desafortunadamente muchos en alguna etapa de nuestras vidas nos olvidamos de nuestro linaje, nos olvidamos de que venimos de la realeza y en ocasiones hemos actuado como mendigos. Hoy, a través de esta palabra, quiero exhortarles a dejar nuestros comportamientos de mendigos y a actuar como verdaderos reyes escogidos para Dios. Para entender esto, vamos a ver que cosas giran en torno a un mendigo y que comportamientos inadecuados debemos cambiar.

1. LOS MENDIGOS NO HUELEN BIEN

El olor de un mendigo o de una persona que lleva días sin bañarse, verdaderamente es muy desagradable. En lo espiritual el mendigo que huele mal es aquella persona que aun conociendo de Cristo vive en una vida de pecado y no hacen nada por cambiar esta situación. Así como el olor del mendigo es desagradable, nos hace taparnos la nariz, algunos les produce nauseas; este es el mismo efecto que produce el pecado, cuando una persona da mal testimonio.

Juan 12:1-3. “Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. 2 Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. 3 Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.”

Jesús en este momento siendo el gran Rey de reyes, permitió que Maria vertiera todo su frasco de perfume sobre sus pies. Que estaba reclamando esta mujer en el espíritu? Ella simplemente estaba corroborando que toda su casa olía bien ya que Jesús era el claro ejemplo de buen testimonio, el buen testimonio de un gran Rey, por eso seguramente ahorro mas de 3.5000.000, para comprar no cualquier perfume sino el mejor perfume. De la misma manera Dios quiere que nosotros sus hijos tengamos el mejor olor; que las personas del mundo nos busquen y nos imiten en nuestros caminos por nuestro testimonio. Judas sintió egoísmo, envidia, pero como dice un refrán: ¡Envidia!, es mejor despertarla que sentirla. Y es mejor que cuando hablen de nosotros, sea, por que damos buen fruto. Tú eres un rey, hijo del gran Rey y un rey siempre usa el mejor perfume (el perfume del buen testimonio). No permitas que en tu vida espiritual entren los malos olores.

2. LOS MENDIGOS NO COMEN BIEN.

Por lo general los mendigos comen de lo que la gente les da, comen de las sobras de los restaurantes, comen lo que la gente desecha, sacan de la basura y utilizan drogas y pegante bóxer para calmar el hambre. Su comida es siempre una incertidumbre, ya que si desayunan no sabe que van a almorzar, y si almuerzan no saben que van a comer. En lo espiritual los mendigos que no comen bien, son aquellos Cristianos que no leen la palabra o que muchas veces la leen pero no la mastican, ni se nutren de ella, y hacen de esta una comida rápida o como dicen comida de chatarra. La palabra que nutre es la que se medita, se recibe, y como resultado se aplica.

Lucas 4:4 “4 Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.”

Estos pasajes nos muestran la tentación de Jesús, que aunque estuvo en el desierto, debilitado en la carne y bien lejos de un supermercado, de una tienda, de una maquina surtidora de coca cola; saco fuerzas para resistir la tentación porque estaba NUTRIDO ESPIRITUALMENTE. En el antiguo testamento la palabra de Dios fue revelada a los hombres. Al presentarse Jesús en la tierra, El se hizo palabra. De la misma forma hermanos, tus fuerzas en esos tiempos de desierto, donde te sientes debilitado, solo serán recobradas por medio de la palabra de Dios, Esta es la que te sostiene y no te deja caer. Iglesia, es necesario hacer de esta palabra un diario vivir; aun en eso momentos de desierto y no solo contentarse con comerla, es necesario que te nutra. A veces buscamos resultados en los ayunos, pero no podemos pretender tener respuesta de Dios, sino se ha meditado en la palabra. Es cuestión de un principio: LOS REYES NUNCA DEJAN DE ALIMENTARSE. EL AYUNO SIN PALABRA SE CONVIERTE EN UNA DIETA DE MENDIGO.

3. LOS MENDIGOS PADECEN DE FRIÓ.

Si vemos a un mendigo en una noche fría, vemos que siempre buscan refugio en los lugares más ocultos (puentes, casas abandonadas, lugares desolados), y esto con el fin de que no sientan frío y a la vez nadie los moleste. Si vemos a un mendigo vemos que su mejor cobertor es un saco sucio y roto, o una cobija que tiene respiraderos por todos lados. Desafortunadamente por mas que lo intenten siempre sienten frío, y lo peor aun, se vuelven insensibles. Espiritualmente hablando el mendigo sin abrigo es el que no tiene cabeza o no se sujeta a la autoridad; son aquellos que andan diciendo Dios me dijo, Dios me hablo, ejercen un ministerio sin cobertura, dan profecías sin pasar antes por el pastor de la iglesia y a todo le ve cara de demonios.

Lucas 16:1-3 "Dijo también a sus discípulos: Había un hombre rico que tenía un mayordomo, y éste fue acusado ante él como disipador de sus bienes. 2 Entonces le llamó, y le dijo: ¿Qué es esto que oigo acerca de ti? Da cuenta de tu mayordomía, porque ya no podrás más ser mayordomo. 3 Entonces el mayordomo dijo para sí: ¿Qué haré? Porque mi amo me quita la mayordomía. Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.”

En este pasaje vemos como un hombre que esta bajo la sujeción de su amo, comienza a hacer las cosas a su manera; no cumple con la visión de su cabeza y como resultado pierde su lugar. Automáticamente su primer pensamiento es: La única opción para vivir es mendigar. Un Cristiano que no es participe de la visión de su cabeza (esposo, padre, Autoridad espiritual, pastor) quedara fuera del lugar y el respaldo de Dios se apartara de el. La reacción de este hombre fue ir donde los deudores de su amo, y cobrar parte de la deuda para si, para no quedarse mendigando y no tener hambre. Iglesia, todo aquel que se aparta de la autoridad, simplemente se equivoca; y así como este hombre perdió su lugar, puede perder hasta la vida eterna.

Mateo 7:21-23 "21No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”.

De la misma forma cuando nosotros queremos hacer todas las cosas por nuestras propias fuerzas y sin la cobertura de Dios, nunca vamos a ser reconocidos como sus reyes sino como mendigos. El rey es el que usa la mejor cobertura, los mejores abrigos; y que mejor abrigo, que habitar bajo el abrigo del altísimo y morar bajo la sombra del omnipotente.

4. LOS MENDIGOS NO TRABAJAN.

Ellos por lo general no tienen oficios, su único oficio es el de pararse a pedir dinero ya que no saben hacer ninguna otra actividad. Por lo general ellos lo que consiguen es primero para el vicio, y si le alcanza para comprar comida. Detrás de esta gente que deambula por las calles, muchos de ellos han hecho carreras universitarias, son profesionales y han llegado a esta deplorable situación, por verse fracasados, por traumas y en muchos casos por pereza.

Proverbios 21:25-26 “El deseo del perezoso le mata, Porque sus manos no quieren trabajar. 26 Hay quien todo el día codicia; Pero el justo da, y no detiene su mano.”

En el ámbito espiritual, es aquella persona que sabe que tiene un ministerio o un llamado de Dios, pero ante el más mínimo inconveniente o falla o muchas veces por pereza de un mayor esfuerzo, de orar, de trabajar; dejan estos a mitad de camino. Así como dice el versículo que “el que no trabaja no coma”, de la misma forma no esperemos respuesta de Dios sino queremos hacer nada para El. Que comemos los reyes cuando trabajamos para el Señor?

2 Timoteo 2:6 “El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero.”

Comemos del fruto que dan nuestros hijos, nuestra casa, nuestro trabajo y de las bendiciones materiales que vienen con estas. A través de la Biblia vemos claros ejemplos de los reyes que trabajaron para la obra de Dios y vieron respuesta de Dios; uno de ellos, Salomón, que siempre produjo y multiplico. Siervos, recordemos que el Señor no resta, ni divide sino que multiplica y suma. Esto es para los que no están siempre esperando que les den, sino para los que trabajan.

5. LOS MENDIGOS NO TIENEN BUENA SALUD.

Empecemos por la salud oral: Ha visto los dientes de un mendigo? Si vemos bien, ellos no tienen buena salud oral, tampoco física. Ellos siempre se quejan de algún dolor. No tienen medicina prepagada, hemos visto como  los dejan votados en la calle, nadie se compadecen de ellos. Los reyes a cambio, tienen un medico de cabecera, este medico esta disponible las 24 horas, a la hora que se enferme, esta como los scout, Siempre Listo.

Lucas 10:30-35 “Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. 31 Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. 32 Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. 33 Pero un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, fue movido a misericordia; 34 y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. 35 Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese.”

Los cristianos con mentalidad de reyes, saben que la sanidad del corazón se encuentra en el vino y el aceite. Esto es en Gozo y la unción. Y que esto, no hay que ir a buscarlos a las clínicas y hospitales. Este sencillamente se encuentra con nosotros mismos en la medidas que le demos cabida al Espíritu Santo para que actúe en nosotros conforme nuestra fe. Vino y aceite que no solo es capaz de sanar las heridas del alma, también las heridas físicas a través de milagros prodigios.

6. LOS MENDIGOS NO TIENE HEREDAD.

Ellos no tienen a nadie que les vaya a dejar dinero o herencia, ellos no pueden esperar en la herencia de la abuelita, o del papá y creo que nadie con mucho dinero le vaya a decir: "oye tranquilo que cuando yo muera  hago que te den mi fortuna". Su única heredad es el pavimento, las aceras de las calles, y esos lugares oscuros y escondidos en donde se refugia para no se atacado y violentado. Es mas lo que tienen que heredar, los desheredan. Los desconoce su misma familia. Para nosotros los reyes, la promesa es:

Hebreos 9:15 “Así que, por eso es mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna.”

Nosotros como reyes tenemos un lugar especial en la mesa del Señor, tenemos una promesa que el Padre cumplirá por nosotros. 1 Pedro 1:3-5; 2:9. “3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, 5 que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.” …. “9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;”

Concluimos con el mismo propósito del versículo inicial de esta predica:

"Para que anuncies las virtudes de aquel" Debemos cambiar nuestro carácter de Mendigos a reyes al servicio del Padre. Tenga siempre presente, para ser un buen rey debe: Oler a buen testimonio. Alimentarse a diario de la palabra de Dios. Estar bajo sujeción y cobertura espiritual. Trabajar en la obra. Buscar la sanidad interior. Confirmar la heredad de la vida eterna. Y recuerde esto… LOS MENDIGOS PIDEN, LOS REYES DAN. Que tienes hoy para dar?

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.