Todo lo puedo en Cristo

Escrito por Daniel Tomas. Publicado en Sermones



Ratio:  / 8
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Filipenses 4:10-13

Introducción:

Muchos saben que la mujer es el vaso más frágil, pero pocos reconocen que  el hombre también lo es, todos somos débiles y esto se manifiesta, en  algunos con bendiciones y en otros con pruebas, unos en la abundancia y  otros en la escasez, hemos tenido situaciones en las que nos hemos sentido débiles y que no podemos más, pero es en esas situaciones en las que la Biblia nos enseña: Diga el débil, fuerte soy.

1. Todos somos frágiles

a) (Salmo 39.4) Hazme saber, Jehová, mi fin, y cuánta sea la medida de mis días, sepa yo cuán frágil soy, no sé si tú te has dado cuenta qué situaciones te quiebran, esas en las cuales hemos expresado debilidad y sentimos que no podemos más, unos son más frágiles que otros, pero todos somos frágiles en alguna medida, el salmista decía: Señor, enséñame cuán frágil soy, tú sabes cuán frágil o qué tan fuerte has sido en las situaciones por las que has pasado en la vida.

b) No siempre que lloramos es porque estamos quebrantados por Dios, algunas veces lo hacemos de agradecimiento y otras de amor, pero tú mismo sabes cuando estás pasando por una situación difícil y lloras de aflicción, esas son las veces que has dicho: Ya no aguanto, ya no soporto más, esos son los momentos en que nuestra debilidad ante una situación se manifiesta.

c) Cuando uno pasa por situaciones difíciles, de extrema tensión, donde toda tu fe te es probada, donde el diablo te susurra, donde la gente dice una serie de tonterías, y tu espíritu se turba, todo es sacudido en tu persona, esos son los momentos en que nos damos cuenta, cuán frágiles somos.

d) Pero son en esos momentos en que El nos dice: Tú me has pedido que haga milagros, ¿cómo quieres que los haga si no hay problemas? Y cuando oímos eso eso, es el momento para pararnos y decir: Señor, yo podré estar
afligido, pero tú no has salido corriendo de esta habitación, no importa cómo me sienta, sé que tú me vas ayudar y me vas a dar la fortaleza, yo entendí que los problemas son la oportunidad para ver a Dios hacer milagros.

e) Te aseguro que no importa qué tan fuerte sea la situación, Dios está en tu casa o en tu oficina sereno, templado, ejerciendo dominio sobre las cosas, tú tienes ganas de salir corriendo, pero si Dios te abriera los ojos, entonces lo verías sobrio, con una mirada serena diciéndote: ¿Qué te pasa?, ¿acaso no estoy contigo?, ¿no te prometí que yo estaría todos los días a tu lado? Yo te fortaleceré, el (Salmo 39:7) dice: Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti.

f) Somos débiles, pero podemos declarar que somos fuertes en El, las fuerzas empiezan a venir por medio de la confesión de tu boca, Dios no te dice que no seas débil, dice que confieses que eres fuerte en El, pero no saldrás de tu aflicción si sigues diciendo con tu propia boca, estoy mal, me muero.

g) Una oración con un mal motivo, en (Proverbios 30.7-8) dice: Dos cosas te he demandado; no me las niegues antes que muera: vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario.

h) Cuando uno lee esto, puede concluir que es una buena oración, parece bonita y humilde, pero cuando continúa leyendo el siguiente verso, se da cuenta de los motivos del corazón que llevó a este hombre a orar así, no revelan algo tan bueno, dice el (verso 9 de ese capítulo) No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.

i) ¿Por qué hacía esta oración? Porque él era frágil ante las dos circunstancias de la vida, la abundancia y la escasez, el se conocía y temía tener riquezas, ya que su corazón no soportaría la abundancia sino que se llenaría de orgullo y altivez, también temía que la pobreza lo empujara a robar, pecando.

j) Por lo tanto, este hombre está revelando que no tenía ni humildad ni honestidad en su corazón, sino que tenía falta de carácter para sobrellevar esas dos circunstancias de la vida, el está diciendo: No me des riqueza ni tampoco me des pobreza, mantenme del pan diario, no sea que si prospero me olvide de ti y si soy pobre, vaya a blasfemar tu nombre.

k) En otras palabras, él va a estar bien con Dios solamente si tiene el sustento del día, no está diciendo: Señor, yo no voy a blasfemar sin importar si soy pobre o rico, como todos deberíamos confesar, el dice: Solo dame lo necesario del día, no sea que blasfeme, la verdadera y genuina oración sería: Señor, no importa si tengo o no riquezas, yo igual te amo en todo tiempo, en escasez o en abundancia.

L) Hay personas a las que la enfermedad, las crisis, la escasez los aparta de Dios, si tú eres de las personas que en tiempo de necesidad extrema va a hacer locuras, entonces ora como ese hombre de Proverbios, pero si tú decides mantener tu integridad aún en tiempos de necesidad, no necesitas orar así, tú puedes decir: Señor, aunque me falte el pan para comer, seguiré amándote y obedeciendo tus mandamientos.

Ll) Por el contrario, hay otros que en cuanto salen de una prueba económica y prosperan, o de esa necesidad que los mantuvo dependiendo de Dios, se alejan del Señor, vienen quebrados al Señor y le creen, pero cuando El los levanta y los bendice físicamente, familiarmente, económicamente, se alejan de Dios, ahora ya tienen lo que buscaban, y se alejan de la iglesia, buscaron a Dios por los panes y los peces.

m) Mira de nuevo la oración de este hombre que dice no me des, por lo general, uno siempre pide bendición, pero él no, porque sabía en su corazón que era frágil, débil, la grandeza del hombre no está en lo que tiene, sino en qué soporta tener, lo mismo podrían decir otros acerca de la unción: No me des unción, no sea que me crea un Superman.

2. En las buenas y en las malas, en la abundancia y en la escasez

a) (Filipenses 4.10-13) En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

b) El Apóstol Pablo hace aquí una confesión muy distinta, el dice: No importa si estoy en pobreza o en riqueza, en abundancia o en necesidad, no voy a robar ni me voy a enorgullecer, porque Cristo me da la fuerza para soportar ambos extremos, no importa qué tenga, siempre seré obediente a Dios y le serviré, esto refleja carácter.

c) Tú puedes ver la pobreza que tienes en algún momento o puedes ver la riqueza que tendrás después, o puedes ver el carácter que fue formado en esos momentos, esa fortaleza que te da Cristo, es el carácter que El quiere formarte.

d) ¡Cómo cambia la conducta de muchos cristianos por lo que poseen! no busques las dádivas, busca al que te las da, y te las va a dar cuando El crea que es el momento adecuado, ¿Qué tipo de carácter es el que tienes? En esa medida debes pedirle a Dios, a vivir se aprende metiendo la Palabra de Dios en el corazón.

e) Cuando te falta o te sobra, lo que importa no es lo que tienes, sino el carácter que tienes para soportar lo que tienes, ¿De qué está hablando el apóstol Pablo? De que todo lo podamos, sea una situación u otra.

f) El que crea que su posición económica le afecta su relación con Dios, sea de pobre o rico, haga la oración que hizo el hombre de Proverbios, pero si eres como Pablo, que no importa cuál es la situación, tú siempre vas a estar parado confiando en el Señor, creyendo y sirviendo, te lo dé o no te lo dé, tú puedes, entonces, decir como el: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

g) Pablo también dijo: ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? y añadió que ni la vida ni la muerte, que no habría ángel o demonio, y que no habría circunstancia alguna que lo separaría del amor de Dios en Cristo Jesús, fortaleza es lo que necesitamos de Dios para permanecer junto a El en cualquier circunstancia, y El te la quiere dar.

h) ¿Cómo está tu relación con Dios? ¿Acaso está de acuerdo a tu economía? ¿O esta de acuerdo por si te van bien las cosas? ¿O tienes una buena relación con Dios sin importar lo que tienes? Debes ser sincero para que puedas formar carácter.

i) ¿Cómo ha variado tu matrimonio según lo que posees? Porque para los que se aman, no importa si duermen en catre o en cama; si alquilas o tienes casa propia; o si andas en colectivo, o en automóvil, en cualquier circunstancia, el amor debe permanecer fuerte.

j) ¿Cómo estás en tu salud? Tú deberías confesar que sano o con enfermedades, seguirás amando y sirviendo a tu Señor, ¿Cómo estás en tu vida sentimental? Soltero o en noviazgo debes permanecer firme, tu fuerza y tu fortaleza siempre tiene que ser el Señor.

k) Yo no sé cuál es tu situación, no sé por lo qué estás pasando, si por riqueza o pobreza, pero mi deseo es que Cristo sea tu fortaleza, no te pierdas, si tienes o no, Dios te quiere prosperar, pero sobretodo quiere que aprendas a formar carácter y fortaleza en tu ser interior.

L) Dile: Señor, aunque pase por valle de sombra y de muerte, no temeré mal alguno, aunque soy débil en etapas de mi vida, hoy digo: Soy fuerte y todo lo puedo y lo podré, hoy dejo mis temores de que me respondas o no, de tener y no tener, porque todo lo puedo en Cristo Jesús que me fortalece.

3. Cosas mayores que estas veras

a) Vea usted, (Juan 1:50) El texto dice cosas mayores que estas verás, Dios tiene cosas mayores para nosotros, cosas mayores para la iglesia, que vas hacer con la posición en la que te encuentras cuando sabes que algo mayor o mejor está esperando por ti.

b) Porque Jesús dijo cosa mayores verás, como vamos a lidiar con la posición presente, dónde sabemos que tenemos retos que enfrentar, obstáculos que vencer, tenemos que tomar una actitud hacia ellos, el lugar presente no determina el lugar hacia donde tú vas, a la hora de encontrarnos con nuestra posición presente, ¿qué es lo que debo hacer para continuar hacia el próximo paso? Hay cinco cosas importantes a la hora de enfrentar con el tiempo presente, cuando sabes que hay mayores cosas por delante.

c) 1° Impulso: Para que un árbol pueda crecer, necesita tener raíces profundas, la importancia de tener raíces profundas nos ayuda a tener una buena base y a tener impulso hacia arriba, ¿Que significa esto? Que yo estoy comprometido en esta visión, que lo que he logrado hasta ahora ha sido bueno, pero necesito tener raíces más profundas para poder tener impulso hacia arriba, mientras más profundas son las raíces más alto puedo llegar.

d) Para tener impulso necesito tener raíces profundas, no podemos tener un concepto superficial con lo que Dios nos ha puesto en las manos, necesitamos tener raíces profundas, nosotros hemos hablado de compromiso, fidelidad, lealtad, cuando una persona no tiene raíces profundas inmediatamente viene la dificultad, se aleja, se aparta del propósito y de la visión porque no tuvo raíces profundas; en otros casos las raíces se pueden dañar, se pueden deteriorar, se pueden convertir en raíces de amargura, una raíz de amargura lo que hace es que estanca y contamina a otros.

e) Nuestras raíces tienen que ser profundas pero junto a corrientes de aguas, refrescados por la palabra, hay gente que se molesta tan solo porque le predican mensajes de fe, y porque tiene una mentalidad que no está abierta a recibir este mensaje entonces se embarca en la frustración y enraizándose en raíces de amargura, un impulso genera producción, produce cambios.

f) 2° Aceptar el presente observando el pronóstico final, quiere decir que aceptas tu presente pero analizas el pronóstico final, hacia donde vas, esto significa, tener una perspectiva de tu final, de lo contrario el fracaso presente, la dificultad presente te va a ahogar, las limitaciones te van a reducir, si aceptas el presente como tu condición final, entonces vas a entorpecer el crecimiento, siempre tienes que observar el pronóstico final.

g) Nosotros en este momento tenemos y estamos contentos con lo que tenemos, pero el templo para 1500 personas esta en nuestro corazón y ya viene, ¿qué vamos hacer, nos vamos a quedar parados mirando que estamos llenos y detenernos? no, estamos mirando hacia el pronóstico final, que vamos a tener dos servicios, que vamos a construir el santuario.

h) Si no miramos hacia nuestro pronóstico final entonces nos estancamos, lo que hacemos es que aceptamos nuestro presente, pero trabajamos hacia el pronóstico final que estamos observando, ¿hay limitaciones? Si, las hay, pero esta es solo la plataforma en la que estamos, pero hacia cosas mejores.

i) Si en tu presente te encuentras con una tribulación, con una crisis, con un problema, la Biblia dice que esta leve tribulación produce un excelente peso de gloria, el presente solo va a producir, va a trabajar en nosotros y para nosotros, los retos que se nos presentan en el presente, si tenemos la óptica del pronóstico final de lo que Dios nos ha dicho, el presente solo va a producir.

j) No mirando las cosas que se ven, sino las que no se ven, esto quiere decir que lo está pasando ahora va a producir, será tan solo momentáneo, ¿qué es lo que tienes que ver? La palabra dice que lo que no se ve es lo que tienes que mirar, no mirando las cosas que se ven, mirando las cosas que no se ven, si puedes ver lo invisible podrás alcanzar lo imposible, si lo puedes ver, lo puedes tener.

k) 3° Define bien tu curso de desplazamiento, esto habla de logística, de misión, tienes que definir bien tu curso, siempre viendo la meta sabrás cuál será el ejercicio que vas hacer, es importante saber como nos vamos a manejar, hay que saber moverse hacia el próximo destino, llegamos pero hacia dónde vamos, dónde está la próxima parada, la próxima meta.

L) El fracaso de mucha gente consiste en no poder distinguir su ubicación actual con el resultado final, ¿que le pasa a mucha gente? se quedan dando vueltas como lo hizo el pueblo de Israel, tienes que tener cuidado cuando todas las cosas están saliendo bien, porque puede venir el conformismo, es peligroso porque te puedes confundir pensando que ya no hay nada más y quedarte dando vueltas, no te estanques.

Ll) Para llegar de un punto A, hacia el punto B, necesitas desplazamiento, hay un esfuerzo, hay dedicación, arrancar los motores otra vez, y seguir adelante, eso nos va ayudar a superar los obstáculos y seguir moviéndonos hacia el próximo destino, hay un momento de reposo, de satisfacción, pero hay fases, etapas, metas a corto plazo o mediano plazo para continuar y que Dios continúe con nosotros hasta la próxima estación.

m) 4° No te sientes ni te acomodes, una de las grandes barreras para poder seguir al próximo nivel que Dios tiene para ti, es sentarte y acomodarte en el nivel que estás localizado, cuando todo está bien, has alcanzado algo, muy bien, pero ¿después de esto que?

n) Si te propones algo tienes que continuar con la misma intensidad hasta el final para que nadie te tome ventaja, no te puedes acomodar porque el diablo puede tomar ventajas de la situación, no puedes dormirte en tus laureles, no vamos a estancarnos, no vamos a sentarnos ni acomodarnos, cosas mayores que estas vamos a ver, ¿has visto cosas grandes? Cosas mayores que estas verás.

ñ) 5° Deja tu pasado, otra de las barreras de nuestra visibilidad hacia donde Dios quiere dirigirnos, es cuando estás fijando tu mirada en el pasado que no te permite dar vueltas a la cabeza para mirar el futuro hacia donde Dios te lleva.

o) Hay gente que pretende avanzar arrastrando el pasado, no puedes estar mirando el espejo retrovisor de la vida, el espejo retrovisor se usa cuando vas a rebasar porque tienes un obstáculo delante, no puedes manejar con la mirada puesta hacia detrás, de lo contrario te vas a estrellar.

p) Tampoco puedes caminar basado en las glorias pasadas, son buenos los pasados gloriosos, pero no puedes avanzar hacia el futuro tomando decisiones contemporáneas basadas en tu pasado, hay otros que consideran la gloria pasada como su final de gloria, ¿A qué edad Dios llamó a Abraham? A los 99 años, continúa hacia delante, no te puedes detener.

q) Tenemos una visión y siempre tenemos que estar mirando como vamos a alcanzar esa visión, tener muy claro hacia donde nos dirigimos, tenemos metas, un fin para los próximos días, semanas, meses, vamos a ver cosas  mayores, más gente vendrá al reino de Dios, a esta iglesia, hasta ganar a todo Bariloche para Cristo.

r) Nuestra fe no es una apariencia, es la habilidad que tenemos de permanecer, de ser constantes en un proyecto, la habilidad de permanecer a través de los obstáculos y de los problemas que se presenten y allá vamos, a ganar esta Ciudad, porque todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.

Contacte al Autor: danieltomas [arroba] catedralfamiliar.org
Ministerio: Catedral Familiar a las Naciones

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.