¿Por qué vivir para Dios?

Publicado en Sermones

Ratio:  / 170
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Eclesiastés 11:9-12:1

Alégrate, joven, en tu juventud, y tome placer tu corazón en los días de  tu adolescencia; y anda en los caminos de tu corazón y en la vista de tus  ojos; pero sabe, que sobre todas estas cosas te juzgará Dios. Quita,  pues, de tu corazón el enojo, y aparta de tu carne el mal; porque la  adolescencia y la juventud son vanidad. Acuérdate de tu Creador en los  días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años  de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.

Quienes más pueden aprovechar este mensaje son los jóvenes, sin embargo  los principios que voy a compartir con usted aplican a todos. Y todos  tenemos que tomar una decisión: O vas a vivir para el mundo a vas a vivir  para Dios.

Yo quiero enseñarles solo tres cosas que les van a ayudar a tomar la  decisión en cuanto a que si vale la pena o no vale la pena vivir para  Dios, porque muchos jóvenes creen que la juventud les va a durar una  eternidad, no se dan cuenta que cada día que pasa, cada año que pasa, su  vida se está acabando. Entonces voy a enseñarte tres cosas que te van a  ayudar a vivir para Dios.

Muchos jóvenes no están viviendo para Dios. Muchos jóvenes están viviendo  para el mundo y para las cosas del mundo porque muchos no entienden que  la Biblia nos da razones específicas por las cuales entendemos que vale  la pena vivir para Dios.

Vale la pena vivir para Dios, primeramente:

1. Porque la vida es corta.

La vida en este mundo es corta, la vida en este mundo es pasajera, muy  pronto se va a acabar.

Yo nací en el año de 1961, y yo me acuerdo cuando era niño, cuando tenía  diez años, que cuando se hablaba del año Dos mil, yo escuchaba decir a la  gente que en el año Dos mil el mundo se va acabar. Y todo mundo hablaba que en el año Dos mil y que en el año Dos mil, va a haber catástrofes y  desastres, y yo me ponía a hacer cuentas y decía, bueno en el año Dos mil  ya voy a tener treinta y ocho años, falta mucho todavía. Cuando tenga treinta y ocho años qué me importa que se acabe el mundo, ya voy a estar viejo. Y mira, ahora ya estamos en el Dos mil, y el tiempo se pasó así, volando, ya pasaron treinta años y me doy cuenta que la vida es corta. Pronto se me ha ido, pronto se me está yendo. Yo siento cada Navidad y cada fin de año que viene tan rápido. El año pasado estuvimos en esta Conferencia, y parece que fue ayer. Y cada año se está yendo y se está yendo. Tal vez tu dices: ?Pastor yo estoy joven, todavía falta mucho?. Dentro de treinta años usted va a estar como yo ahorita diciendo: se me pasó el tiempo. Y ustedes tienen la ventaja de que son jóvenes. Yo miro hacia atrás y digo: ¿qué he hecho en los últimos treinta años? Pero usted mira hacia el frente y puede decir: ¿Qué voy a hacer en los próximos treinta años? ¿Me entienden? Le estoy diciendo, la vida es corta.

1 Pedro 1:24 Porque: Toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. la hierba se seca, y la flor se cae. La primera parte dice: Toda carne es como hierba. Manejando, estaba observando que unas áreas de tierra estaban muy secas, y había hierba que sale nada más cuando llueve, pero esta hierba muy pronto se seca, y se la lleva el viento. Y estas hierbas crecen muy rápido cuando llueve, pero también se secan muy rápido cuando deja de llover, es pasajera. No es como ese árbol frondoso, grande que tiene mucha vida, no, la vida es como la hierba, se acaba, se seca, se la lleva el viento. Dice la Palabra de Dios que la vida del hombre son 70 años, cuando mucho 80 en los más robustos, pero aún 70 u 80 años no es nada comparado a la eternidad. Si usted llega a ser un anciano va vivir cuando mucho 70 u 80 años. Entonces yo tengo que aprovechar ahora mi vida viviendo para el Señor, pronto voy a morir, y si no lo hago en esta vida ¿cuándo lo voy a hacer? Y algunos jóvenes dicen, yo cuando sea más grande voy a servir a Dios, cuando sea mayor voy a servir a Dios, recuerda que cada año que pasa es un año menos que tienes para servir a Dios. Entonces ponte a pensar que la vida es corta, se te está acabando, y ¿qué has hecho para el Señor? ¿Sabes qué? Muchos dedican su fortaleza y su juventud para el mundo, pero Dios quiere que dediques tu juventud para El. Dice la Palabra de Dios: No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

El mundo pasa. Y si tú vives para este mundo y das tu juventud al mundo ¿qué le vas a dar a Dios? ¿Sabes qué le vas a dar? Las sobras. Porque cuando ya seas viejo y quieras servir a Dios y quieras vivir para Dios, le vas a dar tu vejez, lo poco que te queda, pero si ahora como joven le das tu vida a Dios puedes hacer grandes cosas para el Señor. Porque tienes la fuerza de la juventud. Puedes dedicar tu mente, tu cuerpo, lo mejor al Señor. ¿Y sabes qué? lo más importante de todo es, que si tú eres cristiano, o si tú no eres cristiano y tú le das tu vida al Señor, tú tienes vida eterna. Y si tú ya tienes vida eterna, que no te importe gastar tu vida temporal en las cosas de Dios. Pero, ¿sabes? Esta es una batalla, el mundo también te quiere, el mundo también te dice diviértete que estás joven. O, ¿no dice así el mundo? El mundo te dice aprovecha tu juventud, te dice diviértete. Como el cantante puertorriqueño que es homosexual, Ricky Martin, que canta esa famosa canción: “La vida loca”, y que vivas la vida loca, y que disfruta tu vida, y diviértete porque la vida es corta, pues yo también te estoy diciendo que la vida es corta. El mundo te dice la vida es corta, disfrútala, pero yo también te estoy diciendo que la vida es corta, pero dice la Palabra de Dios en Eclesiastés, disfrútala si quieres, alégrate si quieres, pero recuerda que un día le vas a dar cuentas a Dios. Y tú podrás ahora vivir para el mundo, gozar del mundo pero sabe joven, un día le vas a dar cuentas a Dios. Tú podrás decir, bueno, a mí qué me importa yo ahorita voy a disfrutar la vida. Un día le vas a dar cuentas a Dios; ojalá para ti no sea demasiado tarde.

La vida es corta, la vida se va, ¿por qué vivir para Dios? Porque la vida es corta. Pero no solo eso ¿Por qué vivir para Dios?

2. Porque la vida es sagrada.

¿Quién te dio la vida? ¿eh? A menos que tú creas que viniste de un mono. A menos que tú creas que tu abuelito o tu abuelita eran changos, pero nosotros creemos como cristianos que Dios hizo al hombre, Dios te formó, Dios te hizo. El mundo dice que vinimos de los animales, bueno, el mundo se comporta como animales pero no somos animales, somos creación de Dios, Dios nos hizo. Entonces como somos creación de Dios, le pertenecemos a Dios, Dios nos dio la vida, entonces mi vida es sagrada porque Dios me la dio, le pertenece a Él, entonces yo no voy a vivir para mí, sino voy a vivir para Dios. 1ª Corintios 6:20 Nos habla que nosotros somos el templo del Espíritu Santo, y mi vida es sagrada, por lo tanto cuando vayas a cometer pecado, y vayas a presentar tu cuerpo a Satanás y al diablo y al mundo, pregúntale a Dios: Señor, ¿qué quieres que yo haga con esta vida?

Un joven le preguntó una vez al pastor: —Pastor, ¿hay algún lugar en la Biblia donde diga que yo no debo tomar cerveza?? Y el pastor le dijo: No, la Biblia no dice en ningún lugar: No tomes cerveza. Pero dice que tu cuerpo debe de glorificar a Dios, y dice que todo lo que tú hagas, sea de comida o bebida sea para traer honra y gloria a Dios. Y el pastor le dijo a este joven: Mira, cuando vayas a una cantina o vayas a un lugar donde venden cerveza si tú pudieras hacer esto, levantar la cerveza hacia arriba, y decir: Señor, me voy a tomar esta cerveza para tu gloria y tu honra. Si pudieras tomártela, tómatela. Y el joven dijo: —Yo creo que yo no pudiera hacer esto.—Entonces, si no pudieras hacer esto, no te la tomes.

Es una buena regla. Cuando tú vayas a cometer pecado, cualquier pecado, el que sea, dile: Señor, voy a cometer pecado en este momento para tu gloria y para tu honra. Y si el Espíritu te dice: no está bien, entonces, no lo hagas, porque la vida es sagrada, la vida le pertenece a Dios. Dios quiere cumplir un propósito en tu vida. Yo no sé qué sea, yo no sé por qué Dios te formó, pero tú no estás en este mundo por accidente. Dios tiene un propósito, y el diablo quiere destruirte antes de que cumplas con ese propósito. Si tú crees que estás aquí solo para vivir la vida y que no hay propósito en tu vida, el diablo te ha engañado.

Salmos 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.

¿Saben lo que está diciendo David? Yo soy obra de tus manos. Jehová cumplirá su propósito en mí. ¿Para qué te hizo Dios? ¿Para qué te formó Dios? ¿Por qué estás aquí en este mundo? ¿Por qué naciste? ¿Por qué estás esta noche aquí? ¿Por qué estás en la Iglesia? ¿Qué querrá Dios hacer en tu vida dentro veinte años? ?Ay pastor, yo tengo once años, yo tengo quince años ¿por qué me está hablando que dentro de veinte años?? Dentro de veinte años vas a tener treinta y cuatro años. Piensa, ¿qué Dios quiere hacer en tu vida? Joven, dentro de veinte años ¿quieres estar en cárcel? Dentro de veinte años ¿quieres andar vagando en las calles porque eres un drogadicto o un borracho? Señorita, ¿quieres dentro de veinte años ser una madre soltera porque te metiste con ese joven, saliste embarazada y te abandonó? ¿Quieres ser una prostituta? ¿Quieres ser una drogadicta? ¿Quieres ser una cualquiera? Yo te aseguro que nadie planea ser un borracho, nadie planea ser un drogadicto, nadie planea estar en la cárcel pero, porque los jóvenes no tomaron las decisiones correctas.

Y tienes que decidirte ahora vivir para Dios. Porque tu vida es sagrada, tu vida pertenece a Dios, grábatelo bien, tu vida pertenece a Dios. Tú crees que tu vida es tuya pero tu vida es de Dios, Dios te la dio. ¿Qué propósito tendrá Dios en tu vida? Oh, tú dices, yo quiero ser esto, yo quiero ser lo otro, pero el diablo te quiere destruir. ¿Le vas a conceder ese placer al diablo? ¿Vas a dejar que el diablo se ría en tu cara? Y estabas en la Iglesia y tuviste tu oportunidad, pero el diablo así es, te agarra, te usa como masticar un chicle y cuando te quitó todo el sabor te tira. El diablo es miserable, pero tú no le des ese gusto. Tú sé un joven, una señorita que va a triunfar para la honra y la gloria de Dios. Vale la pena vivir para Dios, Dios siempre te paga bien. El te hizo con un propósito.

¿Por qué vivir para Dios? Porque la vida es corta, se está acabando.

¿Por qué vivir para Dios? Porque la vida es sagrada y El tiene un propósito para ti.

3. La vida no ha sido dada para ser desperdiciada sino para ser administrada.

Yo soy un administrador de la vida que Dios me ha dado. Yo he de vivirla de la manera que honra a Dios. La vida es para ser administrada.

1 Corintios 4:1-2 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. Debemos ser administradores fieles. La vida que tienes no es tuya, le pertenece a Dios pero Dios te la dio a ti. ¿Cómo la vas a administrar? ¿Cómo la vas a cuidar? ¿La vas a desperdiciar? ¿La vas a tirar? O ¿Va a valer tu vida la pena? Cuando tú seas grande, cuando seas mayor ¿cuánto va a valer tu vida? ¿Eres un cualquiera o vales algo? ¿Te la dio el Señor porque no tenía otra cosa qué hacer o tú crees que tu vida es un accidente? Si Dios no hubiese querido usarte para algo no te hubiera creado, pero Dios te creó y te formó y permitió que nacieras y estás en este mundo porque El quiere hacer algo en tu vida, y tú tienes que ser encontrado fiel. Cuidando la vida que Dios te dio, cuidando la salvación, cuidando tu testimonio. Ponte a pensar joven, ¿estás tú siendo fiel cuidando tu cuerpo? ¿Estás tú siendo fiel cuidando tu mente? ¿Estás tú siendo fiel sirviendo a Dios y buscando la voluntad de Dios para tu vida? La vida es de Dios y yo debo cuidarla. Lucas 12:42 Hablando del administrador, del mayordomo: Y dijo el Señor: ¿Quién es el mayordomo fiel y prudente al cual su señor pondrá sobre su casa, para que a tiempo les dé su ración? Si tú eres fiel en cuidar lo que Dios te ha dado a ti ahorita, el Señor te va a llenar de muchas bendiciones, porque si tú no eres fiel con lo poco que tienes hoy, ¿cómo el Señor te va a dar muchas cosas? La vida, joven, para cada persona desde que somos niños es una preparación, y conforme hallamos sido fieles en lo que el Señor nos esté dando así El nos va a dar de sus bendiciones también. Porque Dios no va a bendecir a un joven que viva para el mundo, porque entonces estaría recompensando a alguien que no le importa, pero si tú eres fiel y dices yo sé que debo vivir para Dios, voy a vivir para Dios, me voy a consagrar, voy a ser todo lo posible para vivir en la voluntad de Dios, entonces el Señor te va a ver y conoce el corazón y va decir: Este joven es fiel, el quiere cumplir mi propósito. Entonces te va a dar grandes bendiciones. Pero tienes que decidir, que vas a ser un administrador fiel de los bienes de Dios y uno de bienes más sagrados es tu vida, tu juventud, divino tesoro, porque ¿qué precio tiene la juventud?

Yo estaba pensando el otro día en mi juventud, yo hice lo que iba a hacer como joven. Fui a la escuela, me divertí, hice deporte, yo me gocé, disfruté, pero gloria a Dios que a los diecinueve años vine a Cristo Jesús, y a los veinte años dije, bueno, soy joven gloria al Dios voy a dedicar mi juventud al Señor. Y le he dado todos estos años que han pasado, le he dado mi juventud al Señor, lo mejor de mi vida se la he dado al Señor. Ahora yo tengo treinta y ocho años, la vida es corta y sagrada, yo tengo un propósito qué cumplir en esta tierra ¿cuál será? No sé, pero qué querrá Dios hacer conmigo dentro de quince o veinte años, pero si yo ahora no soy fiel, si yo ahora no vivo para Dios, El no me va a dar las bendiciones que El tenga para mí a esa edad, yo pudiera ahora
echar a perder mi vida si no reconozco que Dios tiene un propósito en mi vida. ¿Amén? Aquí no de trata de qué edad tienes, se trata de qué Dios quiere hacer en tu vida. Yo no sé lo que Dios quiere hacer en tu vida.

Mi papá me decía, siempre me decía esto: Tú eres alguien, tu vales algo. Tú puedes.

Y ¿sabes qué joven? Cuando yo andaba queriendo perderme en el mundo, antes de venir a Cristo andando en las drogas, ¿sabes qué resonó en mi mente? “Hijo: Tú eres alguien, tú vales algo.” Yo pensé, mi papá no me crió para yo andar en esto, mi papá no me hizo para andar en esto ridículo de la marihuana y esto de la cerveza. Y resonaba en mi mente, “tú eres alguien, tú vales algo”, yo dije, no, hasta aquí, mi vida no se va a perder en esto, lo que no hice en los primeros diecinueve años ahora a los veinte quiero hacerlo. Y yo te quiero decir joven, yo no soy tu papá, pero te quiero decir que tu Padre celestial te dice: “Tú eres alguien, tú vales”. Dios quiere hacer algo maravilloso con tu vida, no la desperdicies, vive para Dios, la vida es corta, es sagrada y debes de administrarla, debes ser fiel.

Por último, en conclusión, regresemos a Eclesiastés 11:9 dice: Entiende bien esto, vive como quieras, obedécele al mundo si quieres, entiéndelo, pero un día le vas a dar cuentas a Dios. Y ojalá no te lamentes de lo que haya sido tu vida, ojalá cuando le des cuentas a Dios para decirle Señor, aquí estoy. Señor tú me diste la vida, fue muy corta pero esto es lo que hice para tu gloria y tu honra. Señor, tú me diste la vida y no hice mucho pero la valoré porque era sagrada. Señor, no hice mucho pero te fui fiel, y hasta aquí te entrego mi vida, hubiera querido hacer más para ti, Señor, hubiera querido traerte más gloria y honra pero Señor, aquí está mi vida. Y posiblemente el Señor, si tú has sido fiel y has cumplido el propósito, El va decir: Bien hecho. Pero si tú te presentas, y con lágrimas, oh, Señor, dame otra oportunidad, yo no sé porque hice estas cosas, mira cuántos errores cometí. ¿Qué clase de cuentas le quieres dar a Dios? ¿Te quieres lamentar o te quieres gozar de que viviste para Dios? Porque tú vas a llegar a viejo. Ah, ahorita tú estás aquí y dices estoy joven, tengo energía pero no sabes que los días se te están yendo, cuando llegues a viejo qué vas a decir de tu vida. ¿La desperdicié o la aproveché?

Necesitamos jóvenes que digan: Yo quiero ser un pastor, un misionero, un evangelista. El mundo dice: Sé un ingeniero, sé un abogado, sé un doctor, y está bien, tal vez esa sea la voluntad de Dios para tu vida, pero algunos de ustedes Dios los está llamando para ser pastores, misioneros, evangelistas. Yo no sé qué es lo Dios quiere hacer en tu vida pero todo lo que El tenga para ti es bueno, todo es bueno.

¿Por qué vivir para Dios? Porque la vida es corta.

¿Por qué vivir para Dios? Porque la vida es sagrada.

¿Por qué vivir para Dios? Porque la vida es para ser administrada fielmente para la gloria del Señor. No vale la pena vivir para el mundo porque al final, entiende, nada queda. Lamentablemente algunos hasta pierden su alma tratando de ganar este mundo. Y Marcos 8:34-37 nos dice: De qué le sirve al hombre si ganare a todo el mundo y perdiere su alma. Déjame hacerte una pregunta: ¿Por cuánto has vendido tu vida a Satanás?

  • Oh, pastor, yo soy de Cristo.
  • Está bien, pero qué de tu vida, estoy hablando, tu energía, tu cuerpo, tu potencial, tu juventud no se la des al mundo, dásela al Señor, toda, completa. Porque aunque ganes todo el mundo, te diviertas y tengas odo lo que quieras ¿de qué te sirve? Si nunca hiciste nada para el Señor. Ojalá Dios te conceda y te de un poco de sabiduría en tu juventud para que te acuerdes de tu Creador, antes que sea demasiado tarde. Amén.

Contacte al Autor: Luís Parada
Ministerio: Primera Iglesia Bautista de Long Beach

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.