Inicio / Predicas Cristianas / ¿Has perdido tu primer amor?

¿Has perdido tu primer amor?

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Apocalipsis 2:1-7

Introducción.

1. Las cartas a las siete iglesias serán interpretadas y entendidas  literalmente. El simbolismo es la excepción como lo es a través de la  mayoría de la Biblia. Un fracaso en reconocer y aplicar tales principios básicos de hermenéutica ha hecho que nuestros amigos dispensacionalistas interpreten simbólicamente estas cartas a las siete iglesias. Por ejemplo, a menudo escuchamos la teoría de que las siete iglesias en realidad simbolizan siete eras o dispensaciones, o períodos sucesivos de la iglesia.

2. La carta dirigida a la iglesia de Efeso representa el período apostólico; la de Esmirna representa el tiempo de las persecuciones; la de Pérgamo habla de la corrupción de la Iglesia; Tiatira simboliza el auge y supremacía del catolicismo; Sardis representa la era de la reforma; Filadelfia describe el período de énfasis misionero y evangelístico; y Laodicea representa el período de la apostasía de la Iglesia.

3. No hay regla lógica de interpretación por la cual uno pudiera arribar a una idea tal. Las siete ciudades nombradas eran lugares verdaderos. Habían verdaderas congregaciones en aquellos lugares. Aquellas congregaciones tenían verdaderos haberes para alabar y verdaderos problemas para condenar.

4. Así que hay una triple aplicación de las siete iglesias. 1) una directa a las iglesias originales; 2) una aplicación universal a todas las congregaciones cristianas a través de los siglos y 3) una aplicación personal al corazón del lector hecho por el Espíritu Santo en cualquier iglesia local.

5. Todos recordamos aquellos bellos momentos cuando entregamos nuestras vidas al Salvador. Después de nuestra conversión fueron momentos inmensamente gozosos, llenos de profunda alegría.

6. Queríamos gritarlo a los cuatro vientos de que habíamos encontrado lo que tanto tiempo buscamos: el perdón de nuestros pecados y nuestra salvación. Imagínese por unos momentos esos tiempos ¿Puede compartirnos como era en sus inicios su vida cristiana? Ha pasado algún tiempo desde estos eventos ¿Cómo es su vida cristiana hoy? ¿Cómo anda con su “primer amor”? O. T. Veamos si hemos perdido nuestro primer amor…

I. LA DEDICATORIA: “…Escribe al ángel de la iglesia en Efeso…” (v. 1).

1. El mandato escribe, sugiere que esta parte fue dictada por el Señor al apóstol de la misma manera que Dios dictó los Diez Mandamientos. Hay dos razones para pensar del porqué de Efeso: Efeso era la ciudad más grande de la provincia Romana en Asia. Era la capital de esa provincia y un próspero centro de negocios y de comercio.

2. Hay mucho que podemos aprender acerca de Efeso en el libro de Hechos. La primera mención es en Hechos 18:19. Pablo se detuvo un corto tiempo en esa ocasión pero prometió regresar si Dios lo permitía (v. 21). Dios lo permitió y en Hch. 19 encontramos a Pablo de regreso en Efeso donde permaneció cerca de tres años (Hch. 20:31). Efeso se convirtió en un centro irradiador del evangelio para toda la provincia de Asia (Hch. 19:10,26).

3. Efeso era el centro de la adoración de la diosa Diana y era el lugar del gran templo de esta diosa. El templo era considerado como una de las siete maravillas del mundo del primer siglo. Aquellos que recibieron provecho financiero de la adoración idólatra estaban en el primer plano de aquellos que agitaron la ciudad contra el apóstol Pablo.

4. Efeso era una ciudad libre. Era permitido por el Imperio el funcionamiento de su propio gobierno consistiendo de magistrados, un senado, y una asamblea popular. Cuando un alboroto empezaba, no había ejército Romano para silenciar el alboroto y guardar la paz (Hch. 19:29-41).

5. A pesar de la oposición, la causa de Cristo habitó en Efeso. Una iglesia fuerte fue establecida. El mero hecho de que tal protesta fue hecha por los enemigos de la verdad indica el éxito del evangelio. La carta a la iglesia de Efeso que Cristo ordena a Juan escribir fue enviada entre 40 a 50 años después de la fundación de dicha iglesia.

6. La palabra “ángel” es una forma españolizada del sustantivo griego angelos. Esta palabra significa un mensajero. Algunas veces la palabra es traducida “mensajero” cuando fue obvio para los traductores que un ser humano y no un ser celestial era el mensajero. La mayoría de las veces, sin embargo, la palabra es traducida “ángel”. Los siete ángeles de las siete iglesias eran probablemente mensajeros humanos a quienes las cartas fueron enviadas y quienes en turno leerían aquellas cosas ante las congregaciones. Quizás eran ministros del evangelio que trabajaban entre ellos.

7. El que tiene las siete estrellas en su diestra. Aquí Cristo se identifica como aquel que “sostiene firmemente en su diestra las siete estrellas,” es decir, los ángeles o mensajeros de las iglesias.

8. El que anda en medio de los siete candeleros de oro. La idea de esta figura es que alguien se mueve vigilante y ejerce control sobre las iglesias. Se destaca la autoridad de Cristo sobre la iglesia de Efeso. La iglesia necesita saber y conocer la autoridad del Señor y al mismo tiempo su protección.

9. Así que la verdad nunca ha prosperado en medio de la complacencia y en la filosofía del “vivir y dejar vivir”. Pablo, Juan y otros tempranos evangelistas nunca estuvieron contentos en predicar solamente en una forma positiva y dejar a las otras personas solas. La controversia siempre acompañará la proclamación pura y valiente del evangelio.

II. LA APROBACIÓN: “…Yo conozco tus obras…” (Vv. 2-3).

1. Había una pizca de bien en lo que el Señor dijo en la alabanza de la iglesia en Efeso. Primero, los alabó por ser una iglesia trabajadora, por laborar en Su causa. La actitud del fiel hijo de Dios hacia la obra en el reino debiera ser copiada según la vida de Jesús (Juan 9:4). Jesús dijo que hacer la obra del Padre le daría más satisfacción que lo que le proveería el comer la carne (Juan 4:34). Luego exhortó a sus discípulos a tener la misma actitud (v.35-37).

2. Mas tarde Pablo escribió, “No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos” (Gál. 6:9). La iglesia en Efeso fue alabada porque no se habían aburrido y desalentado.

3. Otros pasajes (Heb. 4:11; Apoc. 14:13) nos exhortan a entrar al reposo eterno. Si una persona nunca se ha cansado de trabajar por el Señor, podríamos esperar que el Señor decida que él no necesita reposo. Nuestro trabajo no es en vano en el Señor (1 Cor. 15:58). Se presenta al Señor con un conocimiento completo y total. Ellos habían hecho no tan solo un simple trabajo, sino había realizado un esfuerzo que produce agotamiento. Habían trabajado arduamente.

4. Fueron alabados por su paciencia. La paciencia es una necesidad absoluta en el vivir la vida cristiana. Es nombrada como una de las cualidades de la madurez en 2ª Ped. 1:6. Los cristianos Hebreos fueron disminuidos en la batalla y tuvieron necesidad de paciencia (Heb. 10:32-39). Los Gálatas habían corrido bien pero estaban siendo estorbados (Gál. 5:7). Tuvieron necesidad de paciencia.

5. Es desalentador ver a uno que ha corrido bien, desistir de la carrera. Muchos han gastado grandes esfuerzos, hecho grandes sacrificios y llevado a cabo mucho bien. Luego se dan a la tentación del mundo y a los deseos de la carne y se pierden para la causa de Cristo. ¿Por qué? ¡Porque perdieron la paciencia! Muchos son irregulares, trabajando celosamente un día y colgando las manos y caminando con rodillas enclenques al siguiente. ¿Por qué? ¡Tienen una carencia de paciencia!

6. Santiago 5:7-8, enseña que el labrador planta sus cosechas y luego tiene paciencia mientras espera por el fruto precioso de la tierra. El no espera segar su cosecha al día siguiente. “Tened también vosotros paciencia”, concluye él. La iglesia en Efeso fue alabada por su paciencia. Había sufrido muchas dificultades (v. 3), pero permaneció fiel.

Acerca Martín A. Pacheco

Revise también

Predicaciones Cristianas - El décimo tercer pasajero

El décimo tercer pasajero

Predicas Cristianas - No te quedes gritando en la zozobra de tu mal momento, detente, acciona tu fe, y como el leproso acude al Señor no desesperado/a, sino adorando; humillándote...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *