Símbolos de Navidad

Escrito por Gerardo González Cruz. Publicado en Sermones

Ratio:  / 10
MaloBueno 
AddThis Social Bookmark Button

Predicas Cristianas | Estudios Biblicos

Introducción

María Dolores, mejor conocida como Mary Lolis, es considerada una de las mayores coleccionistas de figuras de Santa Claus; su colección llega a más de 2 mil figuras de todos los tamaños, materiales y países del mundo. Su afición comenzó a raíz de una profunda tristeza que le embargaba y una persona cercana a ella le regalo una figurita de Santa Claus y le dijo que no estuviera triste, sino que pensara en lo bonito que era la Navidad y lo que este muñequito representaba; ahora más repuesta Mary Lolis sigue coleccionando Santa Claus; y cuando termina la Navidad sus amigos de color rojo son guardados cuidadosamente en una habitación especialmente diseñada para ellos. Nunca pensé que la figura de Santa Claus tuviera mucho arrastre y adeptos en México y el mundo.

Otro ejemplo lo vemos en los Estados Unidos en donde un joven de 17 años líder de una banda en Long Island en Nueva York que destruía figuras de Santa Claus para arruinar el espíritu de las fiestas navideñas. Brett Berrick, junto con sus amigos atropellaban y degollaban a muñecos de Santa Claus. De igual manera entraban en su automóvil a jardines ajenos para arrasar con los adornos festivos de Navidad. En una de esas expediciones, un vecino tomó nota de la matrícula y eso hizo posible la detención del "Atila" de la Navidad, como algunos lo denominaron. "Nos rompió el corazón", explicó al diario New York Post una de las víctimas, Bill Grasso, cuya mujer estuvo llorando todo el día después de que el chico que odiaba la Navidad entrara en su jardín y degollara a Santa Claus.

En ambas situaciones puedo notar que la figura de Santa Claus causa un enorme impacto en la vida de algunas personas. La Navidad como hoy la conocemos tiene a sus propios personajes y sus propios símbolos. Siendo Santa Claus uno de los más notables. Pero hay otros símbolos navideños de igual relevancia, pues su ausencia marcaría para muchos una importante diferencia. Los tarjetas de Navidad, los villancicos, el árbol de Navidad, las posadas, los regalos, las coronas en las puertas, la corona de adviento, la cena de navidad, bueno hasta los colores tiene que ser representativos de estas fechas; el rojo, azul, verde, blanco y plata. Si estos elementos no estuvieran presentes en su conjunto, un importante número de personas sentirían que no es Navidad.

Hace un momento decía que esto representa la Navidad como hoy la conocemos, pero no siempre ha sido así, a lo mucho la manera en como nosotros actualmente celebramos la Navidad no tiene más de 200 años. Las formas han ido cambiando con el paso del tiempo, y resulta triste pensar que el sentido, lo que representa la Navidad también ha ido cambiando hasta casi olvidar el motivo de la celebración. Hace una semana reflexionábamos en que la Navidad para el pueblo cristiano representa Jesucristo, y que para que esta se llevara acabo, Dios requirió de ciertos personajes y elementos para hacerla posible. Personajes y elementos que se han ido olvidando y/o cambiando al punto de ir olvidando el propósito de la Navidad. Por eso es pertinente que sepamos y/o recordemos. José y María son en un sentido los padres de la Navidad; pero alrededor de ellos hubo otros elementos que participaron y que representan una enorme enseñanza para todas las personas de todos los tiempos y de todas las culturas. Hoy en este día de manera breve pero concisa, meditemos acerca de otros símbolos de la Navidad que encontramos en la Palabra de Dios.

I. La Estrella de Belén (Mt. 2: 2, 9, 10) “…y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos”

Se nos dice que un grupo de sabios, magos o estudiosos descubrieron en los cielos una misteriosa señal, una estrella que brillaba con singularidad; no era una estrella cualquiera, sino que esta brillaba y llamaba poderosamente la tención de los estudiosos de los cielos. Tal fue la fascinación de este estrella que estos hombres lo dejaron todo por seguirla. En el año 334 d. C. un astrónomo llamado Firmicus Maternus escribió un manuscrito titulado “Mathesis” en el cual explicaba que lo que vieron aquellos hombres en el cielo y lo que nosotros llamamos Estrella de Belén no era más que una curiosa conjunción entre dos planetas que destellaba una luz muy especial.

Hasta donde sabemos, no se ha vuelto a ver el mismo fenómeno de aquella ocasión. Pero estos hombres los vieron y pudo haber pasado inadvertido para muchos, pero para ellos no, ellos tenían su mirada puesta en los cielos y de tanto mirar los cielos encontraron algo especial que cambiaría la historia de la humanidad. Dios uso el firmamento como herramienta para llamar la atención de las personas que con firme deseo lo andan buscando. El apóstol San Pablo nos dice en su carta a los Romanos “Pues si bien a Él no lo podemos ver, lo contemplamos, por lo menos a través de sus obras, puesto que Él hizo el mundo y por ellas entendemos que Él es eterno y poderoso, y que es Dios” (Rom 1: 20 BLA) Dios desea manifestarse a nuestras vidas; esto que leíamos de Pablo los teólogos lo llaman revelación general, es decir, es algo que Dios manifiesta a todas las personas, sin excepción. Pero hay lo que también llaman “Revelación especial” yo le diría “particular” por que es lo que Dios de manera particular nos muestra a cada uno d e nosotros y para poder acceder a eso es necesario Jesús en nuestras vidas. Los sabios del oriente, aquellos que encontraron en los cielos una extraña conjunción planetaria llamada Estrella de Belén, fueron sensibles a la manifestación de Dios, muchos otros no lo fueron, pero quienes si lo fueron llegaron a la salvación. ¿Qué nos enseña la estrella de Belén? ¿Qué representa la Estrella en Belén? Nos muestra que hay un Dios que desea nuestra compañía y que utiliza todo para llamar nuestra atención y guiarnos a su poderosa y amorosa presencia.

II. El Pesebre (Lc. 2: 7) “…y lo acostó en un pesebre…”

Cuando usted tenga la oportunidad de ir a Belén, en la colina central esta la plaza del pesebre, una explanada empedrada frente a la iglesia de la Natividad. En el interior de este templo es frío y oscuro; no hay bancas, solo un grupo de sillas abatibles. Bajo el altar, al final hay una desgastada escalinata de piedra que se dirige hacia una cueva. En las áreas rurales de Belén, hoy, al igual que hace 2000 años, las grutas se utilizaban como corrales. Anteriormente se creía que los pesebres eran cabañas en donde reposaban y eran alimentados los animales domésticos. Hoy en día y gracias a la arqueología podemos descubrir que los pesebres se excavan en la roca. Pero ya sea que un pesebre este en una cueva o en una cabaña, las características en ambos casos son las mismas, eran y son lugares malolientes, sucios, en donde los animales comían y defecaban. Fue en un lugar como este en donde nació Jesús. ¿Por qué?

Humanamente hablando se debió a que como fueron convocados a ser censados, una gran multitud abarroto los mesones y posadas de la pequeña ciudad de Belén. José y María ante tal contingencia se vieron obligados a hospedarse muy posiblemente en una cueva-pesebre y allí mismo los dolores del parto y el alumbramiento de Jesús ocurrió. Pero hablando espiritualmente; Jesús nace en tal lugar porque el pesebre simboliza el corazón del ser humano, un lugar oscuro, frío, y con toda seguridad sucio de pecado; más aún ahora que sabemos que los pesebres se construían en cavernas de roca, que Jesús ve necesario nacer en la piedra de nuestros corazones. Nuevamente Pablo, ahora en su carta a la iglesia de Filipos nos dice que esto represento un gran paso de amor de parte de Dios hacía nosotros: “La actitud de ustedes debe ser como la Cristo Jesús, quien siendo por naturaleza Dios, no considero el ser igual a Dios como algo a que aferrase. Por el contrario, se rebajo voluntariamente, tomando la forma de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre se humilló a sí mismo…” (Fil 2: 5-8 NVI), note usted que dice que Jesús se rebaja y se humilla a sí mismo. Nacer en tal lugar y condiciones semejantes representa una gran sacrificio, pero al mismo tiempo es una forma extraordinaria de expresar su amor por cada uno de nosotros. Por eso es importante conocer al pesebre como un símbolo importantísimo de la Navidad.

III. Los Pastores (Lc. 2: 8-20) “Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios…”

Nuestra visón evangélica

Centraldesermones.com promueve el evangelio de el señor Jesucristo ofreciendole la oportunidad a todo siervo/sierva de Dios que comparta su predicación cristiana, sermones escritos, estudios de la Biblia, cursos bíblicos, bosquejos para sermones, mensajes cristianos, y devocionales completamente gratis. Aprenda como hacer una predicación expositiva cristiana escrita usando los estudios bíblicos en Español; aprenda que significa la palabra Cristiano, que significa santidad, a través de las miles de predicaciones de la Biblia, y bosquejos para sermones Cristianos.