Inicio / Sermones Cristianos - Predicas Cristianas / Enfrentando al mundo con el amor de Dios

Enfrentando al mundo con el amor de Dios

Isaías 54:1-5

Introducción

Uno de los versículos mas conocidos de La Biblia, lo constituye, Juan 3:16, “Por que de tal manera amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda, mas tenga vida eterna”, señalando de esta manera, la máxima provisión del Señor para con los hombres, que incluyó, a los afligidos, despreciados y hasta sus adversarios (Lucas 23:34). El amor es la provisión de Dios para vencer al mundo, él lo usó y lo usa, para que el hombre no fuera objeto de la condenación eterna.

¿Sería usted capaz de entregar un hijo en sacrificio por la vida de tu vecino, o de tu jefe laboral?, no tengo que pensar mucho en cual pudiera ser la respuesta, pues seguramente, no lo harías, yo, creo que tampoco. El amor, constituye el medio mas poderoso para vencer la acción del enemigo sobre nuestras vida, representa el triunfo de Jesucristo en la Cruz del Calvario, ante el imperio del mal que subyugaba a la humanidad, representa el camino puro, labrado con su sangre preciosa, que nos conduce a la verdad y a la vida eterna (Juan 14:6ª).

Vale la pena reconocer algunos principios Bíblicos, que basados en esta base escritural, nos ayuda a vencer al mundo, con el amor de Dios:

1. Fortalecerse en medio de las dificultades.(V1)

En las actuales circunstancias, muchos son los problemas que agobian al hombre moderno: hambre, miseria, marginalidad, dolor, guerras, soledad, pugnas, por citar algunas; pero si revisamos en cualquiera de las épocas pasadas de la humanidad, encontramos que en mayor o menor grado, han sido los mismos de siempre. Aun cuando este versículo, trata sobre la tierra de Israel, aquejada, en primer lugar, por el sufrimiento causado por el oprobio de mas de 400 años de cautividad en Egipto y luego por las penalidades de 40 años en su vagar por el desierto, se puede analizar en función de usted y de mi, de hombres y mujeres descendientes del pueblo de Israel, herederos de estas penalidades y sumidos en un estado físico y espiritual que nos hace permeables a cualquier situación adversa, personas en búsqueda permanente del auxilio que proviene de lo alto, para aprender en medio de la dificultades.

Cuenta la Biblia, en el libro de Génesis 37 en adelante, que hubo un hombre llamado José,! hijo de Jacob en su vejez, tan amado por este, que provocó la cizaña, la envidia, el celo, entre sus hermanos, lo cual dio origen a que fuera vejado y humillado hasta simular su muerte y ser vendido por sus propios hermanos, este hombre fue a parar a la tierra de Egipto y aun allí fue atacado por mentiras y traiciones que lo condujeron, siendo inocente, a la cárcel, mas sin embargo, en medio de estas dificultades, José se fortalecía porque confió en Dios.

Esta confianza lo llevo a convertirse en el segundo hombre más importante de Egipto, después del Faraón, ¿Pero qué hizo que este hombre, aparentemente solo, desamparado, se muestre hoy día como un modelo de resistencia y fortaleza en medio de las dificultades? Pues existen ciertas características en José, que si usted y yo las tomamos, las digerimos y las hacemos parte de nuestras vidas, nos permitirán, enfrentar exitosamente el mundo junto a la mano de Dios.

José sometido a vejaciones y humillaciones, fue despreciado por los suyos, pero esto permitió convertirlo en un modelo de honradez, fidelidad, constancia y de perdón:

o Honradez: nunca acepto la tentación que le ofreció el pueblo de Egipto, bíblicamente representado para la época por el pecado. José demostró, entre otras cosas su hombría, rechazando a la mujer de Potifar cosa extraña en el hombre de ayer y en el actual.

o Fiel: En cada situación que le correspondió actuar, su fidelidad, marca la pauta de su comportamiento, fiel a su padre, fiel a sus hermanos, fiel a las autoridades Egipcias, fiel al pueblo de Israel y fiel a Dios ¡Aleluya!

o Constancia: Su empeño en escuchar y obedecer en todo momento la voz de Dios, lo condujo a caminar sobre sus alturas.

o Hombre perdonador: El no dejo que la circunstancia producida por sus hermanos al venderlo a los extranjeros, envenenara su corazón, él fue sometido a humillaciones por sus propios hermanos, su propio pueblo y por el pueblo de Egipto, para luego ser exaltado dentro de una nación que no era la suya.

Existe gran semejanza entre José y David, ambos eran pastores, ambos eran jóvenes, ambos eran hombres valientes, obedientes, fieles, honrados, perseverantes y temerosos de Dios David simiente del linaje de Jesús, José representó para la época, lo que más tarde vivió Jesucristo. Representaba al hombre que siendo sometido a escarnio, humillación, desprecio, logra levantarse fortalecido y en victoria ante las circunstancias adversas. José como el segundo de una nación poderosa, Jesucristo como el rey de reyes y Señor de Señores. ¡Aleluya!

La Biblia dice que Dios abate el árbol sublime y levanta el árbol pequeño. Si tu hoy amigo, amiga, te has sentido despreciado, humillado, vejado por injusticias, que te han conducido en medio de dificultades, no temas por que si eres honrado, fiel, perseverante y además tienes un corazón perdonador, Hoy Dios te está levantando como al mismo Jesucristo, para convertirte en el hombre o la mujer victorioso o victoriosa, que él concibió en tu diseño. .

2. Pensar y actuar en grande (V2-V3)

Acerca Pedro Araujo Lemus

Pedro Araujo Lemus. Comunidad Cristiana Luz y Vida. Mérida Venezuela

Revise también

Predicas Cristianas - Integridad del ministerio

Integridad del ministerio

Predicas Cristianas - A continuación hablaremos de la integridad, de la rectitud que debemos tener como ministros de la gloria de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *