Inicio / Bosquejos Biblicos / Cuatro miradas a Sodoma

Cuatro miradas a Sodoma

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Génesis 13:1-11; 18:20-26; 19:23-29

Introducción:

Todas las cosas son del cristal con que se miran, dice el adagio. Una misma cosa parece ser diferente de la otra, según la opinión, los prejuicios, o preferencias del que las juzga; así ocurre sobre todo en el terreno espiritual, lo que para unos es una delicia para otros es un aburrimiento; lo que para algunos es un placer resulta para otros ser un martirio. Todo ello queda ilustrado en el caso de LOT ante Sodoma.

Anuncios


En la historia de su vida encontramos cuatro miradas diferentes y escalonadas a saber:

1) UNA MIRADA DE CODICIA (La mirada de Lot):

Esta es la que más de una vez haría desde la montaña el sobrino de Abraham. Se le ha considerado como el heredero natural del hombre de fe, Abraham, rico en bienes materiales por la bendición de Dios. La revelación de Dios le sugirió un atisbo del futuro, le dijo “a tu simiente”, pero no le dijo a tu hijo, y es probable que Abraham interpretara estas palabras como ” a tu parentela” y Lot podía haber compartido esta riqueza material y espiritual permaneciendo en la montaña cuando los pastores se peleaban, si su corazón hubiere sido como el del patriarca padre de la fe, a quien podía haber dicho: “Bajaremos juntos y daremos testimonio del único Dios verdadero, quizás algunos de estos ricos entenderán acerca del Dios verdadero que te ordeno salir de Ur de los Caldeos” Pero no fue esta la idea producida por las primeras miradas de Lot, quien supedito lo espiritual a lo material. Esta mirada no le convirtió en malvado, puesto que por según 2Pe. 2:7-8 descubrimos que la estancia dentro de la ciudad, le producía más bien aflicción. Esto es lo que ocurre siempre, cuando los verdaderos cristianos se mezclan con el mundo y condescienden de alguna manera a su modo de vida.

2) UNA MIRADA DE JUICIO (La mirada de Dios):

Había otro testigo que miro a Sodoma, aquel de quien dijo el salmista: “Jehová miró desde los cielos…” (Salmo 14:2). “Los ojos del Señor están en todo lugar” (Prov.15:3). La mirada de Dios es escrutadora. Lot vio solo lo externo de la prospera ciudad, pero Dios podía leer los pensamientos penosos de Lot, pero también las orgías y bacanales que se celebraban, a puerta cerrada. Los ojos del Señor ven el mundo en sus pecados y a nosotros en nuestra frialdad.

Anuncios


Veía a Lot sufriendo y se compadeció para salvarlo de la ruina de la ciudad pecadora.

3) UNA MIRADA DE AÑORANZA (La mirada de la mujer de Lot):

Por la intervención de los Ángeles que descendieron a la ciudad perdida, Lot fue sacado de Sodoma, pero aquí encontramos otra mirada, la de la esposa de Lot, que fue una mirada de añoranza por lo perdido. Ella estaba salva y debía estar contenta y agradecida de que Dios proveyera para su salvación.

¿Por qué se voltio y miró? Se dijo posiblemente: “Quizá no esta todo quemado y bajando otra vez podríamos salvar algo”.

Anuncios


Así es en el día de hoy. El mundo tiene cosas bellas y agradables. ¿He de perderlas por ser un cristiano? ¿No podría ser un cristiano de espaldas al Señor y de cara al mundo? No lo decimos pero alguna sugerencia semejante el diablo puede poner en nuestros corazones: Así me libraría del infierno y no me sacrificaría tanto. Quizás no es verdad, que esté todo tan corrompido como nos dicen los Salmos y las Epístolas, quizá podría aprovechar algo.

4) UNA MIRADA DE COMPASIÓN (La ultima mirada de Abraham):

Abraham miró sin duda a Sodoma, cuando ya el fuego había producido sus efectos, dado su gran interés por la ciudad, según lo prueba su ardiente intercesión antes de que se cumpliera el juicio divino de génesis 18:23-32. Y aun más, recordemos cómo Jesucristo mismo declaró en Mateo 11:20-24, acerca del futuro eterno de aquellas almas que no habían sido aniquiladas, sino que su responsabilidad y castigo seria más tolerable en el juicio final que el de los hombres que habiendo conocido el evangelio redentor no hacen caso de la misericordia de Dios declarada en y por JESUCRISTO.

Conclusión:

Que Dios nos dé miradas de compasión y acciones que correspondan a esta actitud, para con las gentes perdidas, para encaminarlas a Cristo y al evangelio salvador que les permita salir del camino ancho de perdición, para encontrar en ÉL y por ÉL, la vida eterna.

Acerca César Augusto Rozo Briceño

Revise también

Predicas Cristianas - Consejos para preparar predicas cristianas

Consejos para no desmayar

Bosquejos para Predicar; Esta mañana él Señor nos hace un llamado a cada uno de nosotros: NO DESMAYES, no te rindas, no vuelvas atrás; todos podemos caer, pero en Cristo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *