Dios es el que establece

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

«Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.  A él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos«.  1 Pedro 5:10-11

La Biblia en este pasaje dice claramente lo siguiente:

1. Dios en Su gracia, (1 Corintios 1:26-29) nos llamó

Anuncios

2. Nos menciona un requisito previo, «padecer por un poco de tiempo»; con justa razón nos preguntamos:

a. ¿A quien le gusta esa palabrita «padecer»?

b. ¿Por qué debemos padecer? ¿Es este un requisito indispensable?

c. ¿Será que me lo puedo saltar?

Anuncios

d. Yo, que soy tan buena persona y de tanta calidad, ¿por qué debo padecer?

Note que La Palabra dice: «por un poco de tiempo»; esta palabra «poco» es relativa. El requisito es indispensable, pero depende de usted el tiempo de adaptación a su nueva vida; de esto depende que sea poco o mucho el tiempo real que le lleve dejar de pensar y actuar como lo hacía en «el mundo».

3. Luego de este tiempo de adaptación, Dios nos lleva por un proceso muy interesante:

a. Perfeccione; porque es necesario ser perfeccionado?

Efesios 4:12-14, para no fluctuar ni estar sujeto a las estrategias del diablo para desviarnos del camino, para rechazar el pecado en cualquiera de sus manifestaciones, para no pecar mas.

Anuncios

b. Afirme; porque debo ser afirmado?

Efesios, 4:15-16.no puedo crecer si no estoy firme en el ministerio que Dios me ha puesto, el cristiano «cometa» nunca crece.

c. Fortalezca; para que?

Dios es nuestra fortaleza; Jesús es nuestra roca; (Él dice que construyamos nuestra casa en La Roca) Mateo 7:24-25.

Debemos ser fortalecidos para soportar las tormentas y tempestades del ministerio (criticas, soledad, insatisfacciones, reclamos, deserciones, etc.)

d. Establecidos;

Aquí comienza lo bueno; valió la pena todo el proceso; aquí es donde usted se consolida en el ministerio, donde ya se fue toda la ansiedad, ya no hay envidias ni celos ministeriales, ya no hay angustia, usted descansa en El Señor, entiende que el ministerio es de El y no suyo y que usted solamente es un siervo inútil.

Conclusión:

No desmayemos en el proceso, para que aprendamos a confiar en Dios y que Él nos permita llegar a ser establecidos como sus siervos inútiles. No se desespere si no ve progreso en su ministerio, no dude de su llamado; espere que sea Dios quien le establezca, no use estrategias humanas, poco o mucho, aquí será cuando le dará la gloria a Dios vs. 11

Acerca Héctor Sanabria

También Revise

Estudios Biblicos.. CAPÍTULO V - El Terreno de la Mente

La conciencia

Bosquejos para Predicar, Dios guía nuestra conciencia para que sepamos que es bueno y que es malo ante sus ojos. El Espíritu Santo quiere guiarnos en todo...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *