Inicio / Bosquejos Biblicos / Cediendo derechos – Parte II

Cediendo derechos – Parte II

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Introducción:

Hoy seguiremos aprendiendo sobre los derechos que Cristo nuestro Salvador y Gran Maestro cedió para ser de bendición a nosotros. Cristo sufrió cada uno de los problemas que nosotros padecemos, y nos enseña como  nosotros podemos tener victoria sobre ello. Para muchos, cosas imposibles de conquistar; pero a la luz de la Biblia aprenderemos que si nos proponemos a luchar conquistaremos a ese gran cáncer que es la ira. ¿Como? “Cediendo derechos”.

Continuemos.

Anuncios


Puntos de la clase anterior. I. Cristo cedió su derecho a la riqueza. II. Cedió su derecho a una buena reputación.

I. CEDIÓ SU DERECHO A SER SERVIDO.

A. Cristo es el Creador de todo ser viviente. Como tal, tiene derecho de que otros le sirvan a Él.

B. Él tiene el poder sobrenatural para imponer su Voluntad a todo el que Él quiera. Pero Él eligió ceder sus derechos a sus discípulos, y servirles a ellos.

C. Una de las tareas mas humillantes del tiempo de Jesús era el de lavar los pies de los invitados. Por tanto ese servicio con frecuencia se descuidaba.

Anuncios


D. Cristo usó esta necesidad para demostrar un aspecto importante de la mansedumbre. Jn. 13:16-17.

E. Después de lavar los pies de sus discípulos, Jesús explicó el significado de lo que acababa de hacer, mostrando las lecciones importantes en relación con la cualidad de la mansedumbre, y sus recompensas. Jn. 13:12-15.

F. En su siguiente declaración, el Señor explicó que, así como por naturaleza Él voluntariamente cedía sus derechos a su Padre, quería que sus discípulos mostraran la misma actitud. Jn. 13:16-17.

*La recompensa de ceder el derecho de ser servido.

Anuncios


1. Dios ha establecido el principio de que la humildad ha de preceder a la honra. Prv. 15.33.

2. Al manifestar la cualidad de mansedumbre, cediendo nuestro “derecho” de ser servidos, nos humillamos, y así llenamos un prerrequisito para recibir bendición.

II. CEDIÓ SU DERECHO A LAS COMODIDADES FÍSICAS.

A. Las disciplinas personales practicadas por nuestro Señor para cumplir con un horario diario pesado, demuestran el hecho de que, el que desea un espíritu manso debe poder mantener su cuerpo bajo disciplina.

B. Aun cuando Cristo sí se valió ocasionalmente de los placeres de la hospitalidad que se le ofreciera por el camino, habitualmente se negó muchas de las comodidades básicas de la vida.

C. Marcos registra el arduo horario de un día típico en el ministerio público de Jesús.

1. Durante el día el Señor sanó. Mr. 1:32-33, 35.

D. Cristo frecuentemente anduvo las veredas polvorientas del desierto, predicó al aire libre, durmió en el suelo, y navegó las aguas agitadas, imprevisibles del Mar de Galilea.

E. Él hecho de que Jesús pudiera dormir en un barco de pesca durante una tormenta violenta, indica lo cansado que debiera haber estado.

Anuncios


*Lo habitual es que un rey sea transportado con comodidad y lujo, pero Jesús escogió un barco de pesca.

F. Vivió sin hogar y sin un medio de transporte.

G. Cuando un seguidor le dijo a Jesús que quería ser su discípulo, Jesús percibió que su verdadera motivación era obtener seguridad terrenal. Él expuso esta motivación al decirle: Mt. 8:20.

*LA RECOMPENSA DE CEDER EL DERECHO A LA COMODIDAD FÍSICA.

1. Cuando entregamos nuestro derecho a la comodidad y confort al Señor, podremos aprender las disciplinas que nos harán buenos soldados del Señor Jesucristo. 2. Tim. 2:3.

2. Conforme aprendemos disciplinas físicas externas, somos capaces de transformarlas en disciplinas espirituales internas bajo la dirección del Espíritu Santo.

3. La importancia de estas disciplinas lo señala Pablo, quien mantenía su cuerpo bajo la más estricta disciplina. Su Inquietud: 1 Cor. 9:27.

4. Cuando cedemos los miembros de nuestros cuerpos a Dios para su control se convierten en instrumentos de  Justicia para el Espíritu Santo. Rom. 6:13.

III. ÉL CEDIÓ SU DERECHO A TOMAR SUS PROPIAS DECISIONES.

A. Posiblemente el derecho más difícil de ceder sea el de tomar nuestras propias decisiones.

B. Sin embargo este derecho, si no lo cedemos totalmente, destruirá el espíritu de mansedumbre.

C. Cuando Jesús tenía doce años, entendía su vocación, y expresó su deseo de ocuparse en los negocios de su Padre celestial.

D. Sin embargo, Él cedió a la dirección de Dios a través de sus padres, y esperó asta los treinta años de edad para comenzar su ministerio público.

E. Durante sus años de ministerio no tomó ninguna decisión por su propia cuenta, sino que hizo únicamente lo que le ordenaba su Padre Celestial.

F. Su actitud continuamente era, “No se haga mi voluntad, sino la tuya.”

G. Cuando Jesús fue arrestado y entregado a las autoridades civiles, Dios llevó a cabo su plan final mediante las decisiones de ellas.

*LA RECOMPENSA DE CEDER EL DERECHO A LA TOMA DE DECISIONES.

1. La actitud que más destruye la mansedumbre y acarrea el juicio de Dios es el orgullo.

2. El orgullo es retener para nosotros el derecho a tomar la decisión final.

3. Al ceder este derecho, conquistamos la raíz del orgullo.

4. Resulta obvio que algunos que nosotros llamamos derechos no lo son.

5. Podemos estar confundiendo derechos, responsabilidades y expectativas.

6. Para que la familia pueda tener armonía es necesario que cada miembro entienda estas diferencias precisas entre cada uno de esto términos.

Conclusión:

En la próxima lección aprenderemos que diferencia hay entre derechos, responsabilidades y expectativas. Que Dios nos ayude.

Acerca José Navarro

Revise también

Predicas Cristianas - Consejos para preparar predicas cristianas

Consejos para no desmayar

Bosquejos para Predicar; Esta mañana él Señor nos hace un llamado a cada uno de nosotros: NO DESMAYES, no te rindas, no vuelvas atrás; todos podemos caer, pero en Cristo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *