Inicio / Bosquejos Biblicos / Trato especial para un pueblo especial

Trato especial para un pueblo especial

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Isaías 46:3-4

Introducción:

Una breve descripción de las diferentes cargas que llevamos: la existencia, el pecado, responsabilidad para con otros, trabajo, etc.

Anuncios

Objetivo de la predicación: 

En este texto hay tres ideas fundamentales que nos garantizan que el trato de Dios para con su pueblo es un trato Especial

I. La naturaleza del trato.

vers. 4. “…Yo llevaré, Yo soportaré y guardaré…”

Anuncios

El Señor se dirige a su pueblo y llama la atención hacia lo que era su propia experiencia. Él los había llevado, soportado y guardado a través del desierto y en cada etapa de su vida desde su nacimiento. (Deuteronomio 8:1-4).

Dios se compara a si con una nodriza que cría al niño con ternura. (Deuteronomio 8:2-4; 32:7-11; Salmo 71:6-18).

El significado que encierra cada una de estas palabras no necesita definición, ni una explicación profunda, puesto que cada uno de nosotros las hemos experimentado en diferentes etapas de nuestra vida.

El reflexionar en este trato de Dios para con nosotros debe llenar nuestros corazones de gratitud. Es maravilloso despertar cada mañana y tener la certeza de que Dios me ha soportado un día más. Si, hermanos, el trato de Dios para con su pueblo es realmente maravilloso.

Cuando no puede más, Él te lleva en sus brazos; si hemos sido rebeldes o torpes, Él nos soporta; si estamos en peligro, Él nos guarda. Hay una segunda idea que nos confirma que el trato de Dios para con su pueblo es un trato especial:

Anuncios

II. La razón del trato.

vers. 4. “…Yo hice…”

El hecho de que usted y yo hemos salido de las manos nos da la garantía de que Él nos comprende. Nadie conoce mejor un instrumento que el lo creo. Dios sabe que somos débiles. Dios sabe lo que siento y por lo que estoy pasando, porque Él es nuestro creador y nunca abandonará la obra de su mano.

Es por esa misma razón que no abandonó a Israel en el desierto, a pesar de sus muchas provocaciones. Es por esa misma razón que no abandonó este mundo cuando se volvió contra El en su pecado. y, es por esa misma razón que no te abandonara a ti. (Isaías 49:15-16).

III. La seguridad del trato.

vers. 4 “…y hasta la vejez yo mismo…”

Dios no nos decepcionará. Sus brazos eternos tienen siempre la misma fuerza. Dios es inmutable, no cambia. Nuestras fallas y fracasos nunca alteraran los planes de Dios (2 Timoteo 2:3).

No hay ningún poder en el cielo, ni en la tierra, ni en el mismo infierno que pueda hacer alterar el propósito de Dios para con nosotros (Romanos 8:35-39).

Conclusión.

El ánimo que esta doctrina debe infundir al creyente en medio de la ansiedad y el temor.

© Central de Sermones. Todos los derechos reservados.

Acerca Juan Antonio Amparo

Revise también

Bosquejos Biblicos... El poder del gozo de Dios

El poder del gozo de Dios

Bosquejos para Predicar.. Con frecuencia cometemos el error de poner nuestro corazón en las cosas materiales, de modo que cuando éstas se pierden nuestra...

Un comentario

  1. Es una muy buena enseñanza para obediencia del hijo de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *