Inicio / Bosquejos Biblicos / Tres fuerzas protectoras

Tres fuerzas protectoras

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Eclesiastés 7:12

INTRODUCCIÓN:

El ser humano tiene la tendencia natural de valorar lo malo y menospreciar lo bueno. Salomón, un hombre de ciencia, adinerado y sabio, nos hace reflexionar en tres fuerzas protectoras de la vida:

Anuncios

¿Cuáles son esas tres fuerzas?

I. EL CONOCIMIENTO (“Escudo es la ciencia”)

A. El conocimiento nos puede edificar y también puede destruir, dependiendo lo que estudiemos

B. Los grandes hombres de la historia fueron de conocimiento (Daniel, Moisés, Jesús, Pablo, etc.)

Anuncios

C. Los conocimientos que Ud. debe tener:

1) La Biblia.
2) El diablo
3) Los demás
4) Uno mismo

II. EL DINERO (“Escudo es el dinero”)

A. Hay que ganarlo honradamente (Efesios 4:28)

B. Administrémoslo correctamente (Malaquías 3:10)

Anuncios

C. Dios da la inteligencia para obtener dinero (Deuteronomio 8:18)

D. ¡Cuidado con Mamón! (Mateo 6:24)

E. El dinero no es malo; el amor al dinero sí (1ª Timoteo 6:16)

III. LA SABIDURÍA (“Mas la sabiduría excede, en que da vida a sus poseedores”)

A. La sabiduría debe acompañarnos en nuestro diario vivir (Mateo 7:24—27)

B. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová (Proverbios 1:7; Eclesiastés 12:13)

C. Debemos ser sabios ante las tentaciones (Santiago 1:5)

D. Santiago habla de la “sabiduría terrenal, animal, diabólica” y de la “sabiduría que es de lo alto” (Santiago 3:15-17)

CONCLUSIÓN:

El conocimiento es muy importante en el desarrollo humano, el dinero es fundamental para la vida, pero la sabiduría es mucho mejor y más excelente que las demás cosas de valor. Estas se disfrutan mejor cuando las usamos según el deseo de Dios.

© 2012, Jorge Caballero.

Acerca Jorge Caballero

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Capacitados

Capacitados por el Espíritu Santo

Bosquejos Biblicos. Si no somos capacitados para lo que hemos sido llamados, jamás seremos siervos y siervas efectivos en la obra del Señor. El ser capacitado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *