Inicio / Bosquejos Biblicos / Si quieres seguirme, sigueme

Si quieres seguirme, sigueme

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Cita bíblica: «…Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada, y sígame….» Lucas 9:23. Ref. Mateo 16:24, y Marcos 8:34

Introducción:

Que maravillosa invitación la que hizo el Señor Jesucristo hace miles de años y hoy todavía la esta haciendo, «si alguno quiere venir en pos de mi» puede venir, está bien sígame, pero bajo mis términos, bajo mis reglas, bajo mis condiciones, «niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame»

Anuncios

Según este verso hay dos principios para seguir a Cristo, dos condiciones.

1 era condición. Niéguese a sí mismo

El significado de la palabra negación: Es no ceder a sus deseos y apetitos, sujetándose enteramente a la ley, y gobernándose, no por su juicio, sino por el dictamen ajeno conforme a la doctrina del evangelio. Rae, es abandonar voluntariamente una cosa que se posee, o algo a lo que se tiene derecho; en otras palabras es cederle mi voluntad a aquel que me llamo, que es Cristo.

2da. condición. «tome su cruz cada día» ref. Mateo 10:38

Anuncios

Pero surge una pregunta, ¿qué era la cruz en el tiempo que Cristo dijo? «tome su cruz»

  • A. bueno era una herramienta de tortura.
  • B. el peor medio de tortura de aquel tiempo creo yo.
  • C. Un medio de sufrimiento y ejecución.

Me llama la atención que Cristo todavía no había sido crucificado, pero él ya estaba hablando de la cruz, eso me dice a mí que en aquel tiempo la gente había mirado gente crucificada.

Por eso el Apóstol Pablo les dijo a los Gálatas:

«…Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi, y lo que ahora lo vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amo y se entrego a sí mismo por mi…» Gálatas 2:20

En Mateo 16:24 dice así: «…Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame…» Es como si Cristo le dijera a usted y a mi hoy, «tienen que olvidarse de hacer lo que ustedes quieran hacer; dejen de hacer su voluntad y hagan mi voluntad y singani».

Anuncios

Seguir a Cristo es voluntario, Cristo no nos obliga, ¿verdad que no? ¿Hay alguien aquí hoy que está sirviendo al Señor Jesucristo a la fuerza? no creo. Sigamos, todo creyente que sigue a Cristo es un discípulo de Él, aprende a seguir al maestro todos los días, no solo cuando uno quiere, ser seguidor de Cristo es cada día, seguir al maestro es ser obediente a Él, y ahí es donde muchos fallamos, ¿si o no? Seguir a Cristo implica hacer un lado a mi yo.

Según Lucas 9:57-58 alguien le dice a Cristo que lo quiere seguir, pero el Señor le dijo: «…Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su cabeza…», la respuesta de Cristo lo dejó sin palabras, y en los versos 59-60 del mismo capítulo 9 de Lucas sigue diciendo: «…Y dijo a otro: «sígueme,» él le dijo: Señor, déjame que primero vaya y entierre a mi padre….» Y ahí mismo en Lucas 9:61-62, alguien más quería seguir a Jesús pero puso una condición, un «pero» leamos, «…entonces también dijo otro: Te seguiré, Señor, pero déjame que me despida primero de los que están en mi casa…» Estos tres casos tienen algo en común, no quieren poner lo primero, primero; en otras palabras no quieren poner a Cristo en primer lugar, quieren seguir a Jesús cuando ellos puedan y quieran.

Conclusión:

Les dije al principio del mensaje que Jesucristo es el que pone las condiciones no nosotros, ¿sí o no?

En Lucas 14:27-28, la palabra nos dice, «…Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo…» Y un discípulo es un seguidor de Cristo, repito las reglas para seguir a nuestro Señor Jesucristo las pone Él; no yo, no usted.

Entonces entendemos que el maestro quiere seguidores incondicionales, aunque a veces su palabra nos confronte, y no nos guste, ¿por qué digo esto? Juan 6:60-61 dice así: «…Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Sabiendo Jesús en si mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿esto os ofende?..»  Y el verso 66 de Juan dice: «…Desde entonces muchos de sus seguidores dejaron a Cristo; pero de todos modos el Señor Jesús todavía nos dice a todos hoy,si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame…» Amen y amen.

© Jaime Martínez

Acerca Jaime Martinez

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Capacitados

Capacitados por el Espíritu Santo

Bosquejos Biblicos. Si no somos capacitados para lo que hemos sido llamados, jamás seremos siervos y siervas efectivos en la obra del Señor. El ser capacitado..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *