Dar es mejor que recibir

Bosquejos biblicos

«…En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir…» Hechos 20:35

Introducción

Una de las cosas que provocan que las bendiciones de Dios nos alcancen es aprendiendo a dar, y la misma vez es la única regla para poder recibir algo de Dios, ahora hay que recordar que más Bienaventurado es dar que recibir.

1. Ahora una de las cosas que no podemos esconder es que a la mayoría de la gente no le gusta dar:

«…El deseo del perezoso le mata, Porque sus manos no quieren trabajar. 26 Hay quien todo el día codicia; Pero el justo da, y no detiene su mano…» (Proverbios 21:25-26)

Pero si les gusta pedir:

«…Guárdate de tener en tu corazón pensamiento perverso, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión, y mires con malos ojos a tu hermano menesteroso para no darle; porque él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te contará por pecado. 10 Sin falta le darás, y no serás de mezquino corazón cuando le des; porque por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que emprendas. 11 Porque no faltarán menesterosos en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra…» (Deuteronomio 15:9,11)

2. Escúcheme, dar es un principio de obediencia a la palabra de Dios; dar no es una opción, dar es una bendición

«…Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia…» (Mateo 10:8).

3. Ahora, dar es mejor que recibir, porque cuando no das, la respuesta de tu oración tardara; pero cuando das, eres bienaventurado para recibir, por eso dice la Biblia que al que da se le dará (Lucas 6:38).

4. Escuche atentamente, si usted quiere recibir lo que pide, dé primero conforme a como está pidiendo.

«…Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará…» (2 Corintios 9:6).

5. Ahora, ¿qué es dar escasamente y dar abundantemente?

* Escasamente: cuando de tu abundancia das poco.

* Abundantemente: cuando de tu abundancia das lo mejor a Dios (Lucas 21:1-4)

6. Ahora, el dar es una acción que nace en el Corazón, y no en la mente (2 Corintios 9:7).

Conclusión:

Dar es un privilegio que otorga el Señor, y debemos aprender que dar no nos quita, sino más bien nos multiplica lo que hemos dado.

© Juan Pablo Martínez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Bosquejos para Predicar

Acerca Juan Pablo Martínez

También Revise

Mucha La Mies y pocos Obreros.. Bosquejos Biblicos

Mucha Mies y pocos Obreros

Bosquejos Bíblicos. La Magnitud de la Mies es la gran comisión y en segundo lugar La mies y la Iglesia debe estar preparada. Es una metáfora tiene varios..

3 Comentarios

  1. Carmen Jelly Cordova

    Todo muy bien explicado y basado en la Palabra. Preciso y conciso. Da el pie para seguirlo desarrollando..

  2. Ivan Ahumada Vera

    Muchas gracias, muy buen comentario y muy claro. Hoy cuando hay tanta incertidumbre en el mundo, este «viejo» principio nos propone quietud y gozo. Dios es bueno. Paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *