Inicio / Bosquejos Biblicos / Llamados a predicar la salvación por medio de Cristo

Llamados a predicar la salvación por medio de Cristo

Bosquejos Biblicos.. Bosquejos para Predicar

Introducción 

Últimamente existe una gran preocupación a nivel mundial, por el cariz que van tomando los acontecimientos en el mundo. Muchos hablan de buscar la paz, y la paz parece cada día más lejana.

El problema está, en que muchos de los que quieren conseguir la paz, están actuando de manera que la violencia sea más fuerte cada día.

Anuncios


Cada día que pasa hay más hogares enlutados alrededor del mundo.  Algo que aumenta aun más la preocupación y el dolor, es que muchos de los que mueren, lo hacen sin Cristo y sin esperanza; y en medio de este caos, se encuentra la Iglesia del Señor Jesucristo.

Hoy como nunca quizás, se habla en las iglesias de concretar ministerios. Hoy quizás como nunca hacen su aparición gran cantidad de “iluminados”, que pretenden utilizar a las iglesias como centros para obtener la prosperidad.

Hoy quizás como nunca, muchos se dicen llamados a profetizar. Hoy quizás como nunca, los intereses de los líderes ya no es llegar a ser un pastor al servicio de Dios, sino que hay escalar hasta nombramientos como apóstoles y obispos.

Hoy quizás como nunca, se hace un énfasis especial en la sanidad física, Hoy pareciera, que para que una iglesia sea considerada importante, se deben lograr congregaciones altamente numéricas.

Pero hoy también como nunca, muchas congregaciones se empobrecen en número, pues los llamados de sus líderes, es para lograr agradar la vista y los oídos de los que están a su alrededor, siendo esta una forma de envanecimiento.

Anuncios


¿Pero que quiere realmente Dios que haga su iglesia?

“…Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, (2) que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. (3) Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, (4) y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. (5) Pero tú se sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio…” (2 Timoteo 4:1-5)

La iglesia de Cristo debe ser un faro de enseñanza, advirtiendo que hay un cielo de victoria y un infierno de perdición.

I. UN PEDIDO ENCARECIDO

Anuncios


“…Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos…”

  • Es un pedido casi con forma de súplica: “Te encarezco…” (te pido, te ruego, te impulso a realizar una tarea muy especial).
  • Encarecer según el Diccionario de la Real Academia Española, tiene entre sus acepciones: Recomendar con empeño.
  • Pablo pone en esta declaración a su hijo espiritual Timoteo, frente a Dios y al Señor Jesucristo: “…que juzgará a los vivos y a los muertos…” (Una advertencia de un juicio venidero).

II. PREDICAR LA PALABRA

“…que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina…”

  • Predicar la palabra de Dios, es la responsabilidad principal, la primera opción: “…que prediques la palabra…”
  • Dentro de las responsabilidades que Dios nos da a su hijos, nuestra mayor responsabilidad es predicar el Evangelio de Salvación (podemos hablar de sanidades, podemos declarar la protección de Dios a sus hijos, podemos mencionar un mundo nuevo lleno de esperanzas en Cristo, pero por sobre todo, tenemos que advertir que sin Cristo el final será un lugar de perdición eterna)
  • Es imprescindible que digamos que de la misma manera que hay un cielo de vida eterna, también hay un infierno de perdición eterna

¿Cuándo debemos hacer esto?

  • “…que instes a tiempo y fuera de tiempo…”
  • En todo momento sin detenernos
  • “…aprovechando bien el tiempo…” (Efesios 6:16a)
  • Sin distracciones, pues muchas veces pensando que estamos haciendo lo correcto, no hacemos lo que verdaderamente Dios nos está pidiendo en primer lugar: Predicar el Evangelio de Jesucristo para Salvación

¿Con qué herramientas debemos contar?

  • “…exhorta con toda paciencia y doctrina…”
  • Dos condiciones que no pueden faltar: paciencia y doctrina
  • Predicar la palabra de salvación no es algo sencillo:
  • Las personas se resisten a aceptar a Cristo en su corazón
  • Debemos ofrecer a las personas las recomendaciones de la sana doctrina
  • Es aquí donde entran a jugar un papel preponderante la paciencia y la sana doctrina

III. UNA LUCHA EXTRA CONTRA LAS FALSAS DOCTRINAS

“…Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas…”

  • La lucha extra estará contemplada en la gran presencia de falsas doctrinas impulsadas por falsos maestros
  • Iglesias sin exigencia reales para la salvación, con doctrinas “facilistas”
  • Iglesias con maestros con doctrinas no bíblicas, es decir DOGMAS (doctrinas humanas), conductoras irremediables a la perdición eterna, es decir al infierno

IV. NUESTRO PRINCIPAL MINISTERIO ES EVANGELIZAR POR MEDIO DE CRISTO

“…haz obra de evangelista, cumple tu ministerio…”

Anuncios


  • Nuestro ministerio no es predicar una religión o una denominación, sino EL EVANGELIO DE SALVACIÓN POR MEDIO DE JESUCRISTO

CONCLUSIÓN

Dios ha puesto en nuestras manos, la posibilidad de que muchos sean rescatados de su camino hacia el infierno, ayudándoles a ingresar al camino hacia el cielo

¿Qué determinación tomaremos?

© Raúl Tarela

Acerca Raul Tarela

Revise también

Predicas Cristianas - Nadando en el rio de Dios

La dignidad del sufrir

Bosquejos Biblicos - Hay una bendición cuando entendemos el porqué de nuestras luchas y pruebas. El gozo que debe producir en nosotros no se puede comparar con el dolor y la experiencia de perdidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *