¿Disfrutas los Ay!!! de la aflicción?

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

«…Bienaventurados los que lloran porque ellos recibirán consolación…” Mateo 5:4 

Propósito: Encontrar la consolación de Dios aun en la aflicción

Anuncios

1. ¿Cuántos de nosotros tenemos aflicciones?

2. ¿Cuántos de nosotros seguimos en la aflicción?

3. ¿Cuántos de nosotros hemos recibido consolación?

4. ¿Cuántos de nosotros no queremos salir de la aflicción?

Anuncios

A) Podría decirse que todos tenemos aflicciones.

¿Te has puesto a analizar tu aflicción? Yo he podido muchas veces ver que mi aflicción no es tanto como yo pensaba, inclusive hasta podría decirse que no era aflicción sino que hasta dentro de la consolación ene Cristo encontramos “nuestras grandes Aflicciones”

B) Los AY!! De la aflicción:

  • Ay no tengo dinero
  • Ay no tengo trabajo
  • Ay como sufro
  • Ay, pues no tengo Biblia
  • Ay, como siento tan solo

C) Los Ay de los solteros:

  • Ay no tengo novio(a)
  • Ay estoy gordo(a)
  • Ay no tengo nada que ponerme
  • Ay que aburrida la escuela dominical

D) Los Ay de los casados:

Anuncios

  • Ay, como dan lata los hijos
  • Ay, porque mi esposo no me comprende
  • Ay, como le haremos para fin de mes
  • Ay, mi niños esta enfermo
  • Ay, con tanto trabajo, creo que hoy no iré a la Iglesia.

E) Los Ay de los a pesar de la aflicción se gozan en ser consolados en Cristo:

  • Ay, que bendición, (por la vida, oportunidades, trabajo mal pagado, etc)
  • Ay, gracias Señor por tantas de tus bendiciones
  • Ay, Señor aun a pesar de mis aflicciones me puedo gozar en ti
  • Ay, Señor gracias por este problema, porque se que en Ti, solo en ti le podré hacer frente.
  • Ay, (llorando) qué feliz soy en ti Señor Querido

¿Hermano, te sientes afligido esta mañana? ¿Has llorado por un gran tristeza? ¿Te sientes solo?

CONCLUSIÓN :

Querido decirte que a pesar de todas las cosas, Dios nos consuela, nos llama a su presencia esta mañana, triste o alegre, todos necesitamos ser consolados en Cristo, el consuelo no solo es dar una palmada en la espalda, o decirte Dios te bendiga hermano.

Eres ser transformado, ser renovado, ser atraído, a la presencia de Dios, por Él, pero también es dejarse ser consolado, por ello quiero invitarte, a que vengas aquí al frente y si tu deseo es ser consolado, no te detengas, ven, Dios quiere consolarte ahora.

© Efraín Romero. Todos los derechos reservados

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Efraín Romero

También Revise

Estudios Biblicos... Central de Sermones

Tres aspectos del crecimiento espiritual

Bosquejos Biblicos, al momento de nacer de nuevo nos encontramos con nuevos retos para seguir en el crecimiento de la vida espiritual. En primer lugar debemos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *