Lo que cuesta seguir a Jesús – Parte I

Lucas 14:25-35

Introducción.

Hoy en día hay gente que “sigue a Jesús” solo por ver que recibe de Él. Lo buscan para pedirle milagros, salud, dinero, bienestar familiar etc; pero se olvidan de lo que Él busca y pide de nosotros.

Veamos a continuación lo que Jesús mismo dijo que sería el costo por seguirle y ser así, sus discípulos.

I. EL COSTO DE LAS RELACIONES PERSONALES (vs 26)

• Jesús no nos pide que “odiemos” a nuestros seres queridos o a nosotros mismos, decir tajantemente que el nos ordena tal cosa es contraponerse a lo que el mismo Jesús nos enseño: amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos.
• La palaba “aborrecer” en el original griego es “Miseo” que significa: “amar menos- aborrecer”
• Significa entonces que nadie, por muy cercano a nosotros que sea, puede recibir mayor amor del que recibe Jesucristo. Debemos entonces amar a Jesús por encima de cualquier cosa o persona si en verdad queremos califica como discípulos de Jesucristo (Mat10:37)

II. EL COSTO DE LOS ANHELOS Y METAS PERSONALES (vs 27)

• Para entender l que significa “llevar la cruz”, debemos de mirar hacia el pasado, en la cultura judía de ese tiempo.
• Cuando un judío veía a un hombre condenado a muerte llevar su cruz, (porque los condenados eran obligados a cargarla) entonces sabia que ese hombre ya no tenía voluntad, ni derechos, y que su vida estaba a expensas del gobierno y las autoridades, y el nada podía hacer al respecto.
• Cuando Jesús nos pide que llevemos su cruz, nos está diciendo que renunciemos a nuestros propios sueños y anhelos, y que llevemos los de El. Que nuestra vida sea conducida y dirigida por el.

III. EL COSTO DE LAS POSESIONES (vs 33)

• La palabra clave en este verso es “Renuncia”
• Esta palabra, en el original griego es: “Apotasomai”= decir adiós, (al partir o despedir), renunciar. “apo” = fuera, lejos (de algo cercano)
• Jesús nos pide entonces que “soltemos” nuestro apego a las cosa materiales, que las “miremos de lejos” que les “digamos adiós” en el sentido de no poner nuestro corazón en ellas.
• El no nos pide que seamos pobres, o que no busquemos nada material, no se confundan con esto, sino que renunciemos a ellas, que no las amemos para poder “ganarlo” a El.

CONCLUSIÓN:

Si queremos ser varaderos discípulos de Jesucristo, necesitamos estar dispuestos a renunciar a estas cosas: relaciones personales, nuestros propios deseos y nuestras posesiones.

El costo de dejar todo esto, no se compara, si obedecemos, a las bendiciones que tendremos aquí y ahora, y por la eternidad.

Acerca Omar Hernández Díaz

Siervo de Dios.

También Revise

Dios de salvación.. Bosquejos Biblicos

Dios de salvación

Bosquejos Bíblicos. Dios es el único que puede ofrecernos la salvación. Esta salvación es del alma y significa una vida eterna al lado del Dios Todopoderoso.