Inicio / Bosquejos Biblicos / ¿Que no debemos hacer en circunstancias difíciles?

¿Que no debemos hacer en circunstancias difíciles?

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

2 Reyes 6: 24-33

Introducción:

A través de este pasaje bíblico enfatizamos un poco acerca de las iniciativas que tenemos que evitar y dejar en los momentos y en las circunstancias difíciles, desfavorable, negativas y adversas.

Anuncios


Específicamente hablaremos de la situación crítica de Israel en la época del rey Joram, cuando por culpa de un sitio de los sirios vino una gran hambruna y tuvieron que comer cabeza de asno, estiércol de paloma y carne humana (verss. 24-25; 28-29).

Veamos tres cosas que no debemos hacer:

1. No culpar a las demás personas (vers. 31)

a. El rey de Israel en la época (Jorám) “culpó” al profeta Eliseo.

  • Por toda esta situación de gran hambruna en Samaria
  • Por el “canibalismo” a que había recurrido el pueblo: ya se habían comido un niño y no se comieron el otro porque la madre lo escondió (vers. 28-31).

b. El rey Joram había ordenado la búsqueda de Eliseo para matarlo o llevarlo preso (verss. 31-33).

Anuncios


  • ¿Era el profeta el culpable de toda esta situación?
  • ¿Olvido Joram que el “canibalismo” al cual recurrieron se debió a la desobediencia a Dios y a Su Palabra (Deuteronomio 28:15, 53-58)

Reflexión:

¿Cuántas veces hemos culpado a terceras personas de lo que nos está pasando? ¿Por qué más bien no reconocemos que estamos sufriendo por culpa de nosotros mismos, por nuestro orgullo, por nuestras malas decisiones equivocaciones, terquedades, por nuestras faltas, errores y pecados? ¡Tengamos en cuenta que lo peor que podemos hacer en circunstancias desfavorables y difíciles es culpar a los demás!

2. No culpar a Dios (vers. 33)

a. Mientras el rey está culpando injustamente al profeta Eliseo (vers. 32), su mensajero está culpando y revelándose contra Dios (vers. 33)

Anuncios


  • Al decir que todo este mal (desgracia, sufrimiento) venía del Señor (vers. 33)
  • Este hombre perverso (de habla) tampoco reconoció que por culpa del pecado y la desobediencia a Dios y a Su Palabra estaban sufriendo de esa manera (Deuteronomio 28:15, 53-58)

b. El mensajero del rey hasta se atrevió a decir cínicamente que no valía la pena esperar en Dios (vers. 33).

  • Reacción diferente la de Job muy a pesar de sus calamidades dijo: “…He aquí, aunque Él me matare, en Él esperaré…” (Job 13:15).

Reflexión:

¿Cuántas veces hemos culpado a Dios de nuestros sufrimientos, dolores e infortunios? ¿En verdad es Dios culpable de lo que nos está pasando? ¿Por qué más bien no reconocemos que estamos sufriendo por culpa de nosotros mismos, por nuestras malas decisiones, equivocaciones, faltas, errores y pecados? ¡Tengamos en cuenta que lo peor que podemos hacer en circunstancias difíciles y desfavorables es culpar a Dios! ¡Más bien volvámonos a Él en arrepentimiento sincero y verdadero para que tenga misericordia de nosotros y nos ayude!

3. No ser incrédulo, negativo ni pesimista.

a. La actitud del “príncipe” del rey (hombre de confianza, oficial y mano derecha) fue incrédula, arrogante, negativa, pesimista.

b. También fue una actitud negativa de rechazo a la Palabra de Dios y lo que es peor dudando del gran poder de Dios (2 Reyes 7: 1-2).

c. Hasta tuvo el cinismo de “burlarse” de la Palabra profética de Eliseo al decir. ¡No me digas! ¡Aun si el Señor abriera las ventanas del cielo, ¡no podría suceder tal cosa! (Otra traducción).

¿Cuáles fueron las consecuencias?

  • No gozó ni disfrutó de la provisión divina profetizada por el varón de Dios.
  • Solamente vio pero no compró ni comió
  • Terminó atropellado por el pueblo a la entrada de Samaria, en cumplimiento también de la profecía de Eliseo, que le había profetizado: “tú lo verás con tus propios ojos, pero no comerás de ello” (verss. 1-2, 17-20).

Reflexión:

Anuncios


Qué triste es hablar y referirse de esa manera de nuestro Dios (que tiene el poder para cambiar la situación difícil y vergonzosa de Su pueblo). Si así ha sido nuestro lenguaje, ya es hora de pedir perdón a Dios y cambiar nuestra manera de hablar en contra de nuestro Señor (No murmurar contra Él ni cuestionarlo).

CONCLUSIÓN:

después de haber estudiado esta Palabra de terminamos preguntando: ¿hasta ahora cuál ha sido nuestra reacción o actitud negativa en circunstancias difíciles y desfavorables? ¿Hemos o estamos buscando culpables y lo que es peor estamos culpado Dios? ¿Somos incrédulos, negativos y pesimistas? ¿Estamos rechazando Su palabra? El propósito de este mensaje es precisamente rectificar estas actitudes negativas y más bien acudir en Su ayuda y apelar a Su misericordia. ¡AMÉN QUE SÍ! ¡Manos a la obra!

© Garys Leandro

Acerca GARYS LEANDRO

Desde niño en la iglesia Cristo rey Corozal (CRC), Sucre (Colombia). Bautizado evangelicamente a los 15 años, casado con Yorjani Salgado Hernández y dos hijos, (Karolyn y Joel), se capacitó en el instituto bíblico de su denominación: Corporación instituto para la educación pastoral (CIPEP) y otros seminarios y diplomados en teología con las sociedades bíblica de Colombia. Al servicio de Dios y Su obra 24/7 como evangelista y salmista, en el ministerio Kerygma: una palabra a tiempo. ¡Amén que sí! ¡Manos a la obra!

Revise también

Predicaciones Cristianas - Para Él

Creerle a Dios es un acto de obediencia

Bosquejos Biblicos.. Debemos meditar en los mensajes cristianos, predicas cristianas y en todo lo que nos inspiren a ser personas valientes y llenos de fe...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *