Inicio / Bosquejos Biblicos / Cómo ser una persona de fe

Cómo ser una persona de fe

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

Texto bíblico: 1 Samuel 1:1-20

Hay ciertos pasos que debemos hacer para convertirnos en una persona de fe.

La fe es probada. La fe no es fe hasta que no tenemos circunstancias que la prueban alrededor. En este caso, Ana tenía una rival que la irritaba; como consecuencia de esto había desarrollado pensamientos de amargura que le robaron la felicidad, incluso su líder la juzgó mal, pensando que estaba borracha cuando en realidad estaba orando. Estas circunstancias son parecidas a las que nos tocan a veces en nuestra vida.

Sin embargo, Dios cambió la situación para el bien de Ana. Lo que parecía que iba a salir mal, terminó bien para ella y eso muestra que aunque hayas comenzado mal, también puedes terminar bien.

PASOS PARA SER UNA PERSONA DE FE

1. Para tener fe, debemos superar la amargura

Antecedentes: Ana estaba en amargura, hay personas que están en amargura, no disfrutan lo que tienen, siempre falta algo para ser feliz, podemos tener muchas cosas, pero nos enfocamos en lo que no tenemos y no en lo que tenemos. La rival de Ana la afligía y el corazón afligido es triste.

Ana tenía en mente la pregunta ¿Por qué si soy fiel al Señor tengo que ser afligida?, ¿por qué si soy fiel al Señor tengo que estar en amargura?, viene un tiempo cuando Dios quitará la amargura de la vida. La amargura es que todo tiene un color negro o triste, la depresión y la amargura van de la mano, ¿cómo podemos tener victoria mientras nuestro corazón está en amargura?, a veces entramos en amargura cuando no perdonamos, a veces cuando no tenemos lo que queremos, o cuando alguna persona es utilizada por el diablo para amargarnos, hay gente que no es feliz y no quiere que los demás sean felices.

Nos gusta tener el control, nos produce amargura cuando no tenemos el control, Dios quiere tener el control en nuestra vida.

2. Para tener Fe debemos entrar en el nivel de oración profunda

Aquí mostramos nuestra confianza en el Señor. Cuando no te quede más que hacer, ora.

En hebreo, Ana significa favorecida. El que está favorecido tiene la respuesta a su oración, el que está favorecido no puede estar en amargura, el que está favorecido tiene el respaldo del Señor.

La oración de Ana: Pidió específicamente un hijo. Así nosotros debemos ser específicos al orar.

3. Una persona de fe se compromete y hace pacto con el Señor

Hizo una promesa al Señor: Lo dedicaré. Cuando entres en un voto al Señor no te tardes en cumplirlo, haz una promesa al Señor y Él escuchará tu oración y tu petición.

El niño representaba un cambio para Ana y para la nación, la condición de Ana cambió inmediatamente, pasó de ser rechazada a ser aceptada, su autoestima se fortaleció porque dejó de ser estéril. Dios no quiere hijas estériles en su reino, vas a dar fruto en tu vida de tal manera que no serás estéril.

La oración del líder. Cuando Elí la bendijo, desató las fuerzas espirituales para que recibiera su petición. Eli dice las siguientes palabras: “Ve en Paz y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho. Versículo 17.

Esta oración cambió su estado de ánimo: Comió y no estuvo más triste, hoy saldrás sin tristeza, saldrás del lugar de amargura al lugar de victoria en el Señor. Versículo 18.

4. Una persona de fe sabe adorar en todo tiempo

Ella adoró cuando Dios le respondió. Cuando hay un milagro Dios recibe la Gloria. Versículos 26-28, ella dio testimonio del milagro que recibió en el templo. Ella tuvo fe en la Palabra del sacerdote Elí.

Samuel significa Jehová ha oído. 1 Samuel 1:27. Ana paga sus votos al Señor y cumple lo que prometió, entregando su Samuel. Ana consagró a Samuel o dedicó a Samuel al Señor. Dedica lo que recibas al Señor, Jesús pide lo mismo: Todo aquel que cree en Él, vaya en pos de Él, y que le siga.

Así Dios entregó a Jesús para que nosotros pudiéramos ser salvos. Me recuerda la entrega que Abraham hizo de Isaac, así también Ana entregó a Samuel. No te olvides quién es el que te da todo lo que tienes, dedícaselo al Señor.

Hay un Samuel esperando para ser concebido. Amen

© Juan Carlos López Torres

Acerca Juan Carlos Lopez

El Pastor Juan Carlos López es Ingeniero Industrial de la Universidad Libre de Colombia. Trabajó en multinacionales de donde el Señor lo llamó al ministerio, es graduado en el Seminario Bíblico Filadelfia de Bogotá, cuenta con una licenciatura en Teología, en Filadelfia, y una Maestría en curso en Doxa International University.

Revise también

Estudios Biblicos - Consejos prácticos para vencer la ira

Ojo como hablas

Bosquejos Biblicos - Debemos ser muy cuidadosos en nuestra forma de hablar o como confesamos, en La Palabra del Eterno Dios encontramos varios textos que nos...

Un comentario

  1. Jorge Alberto Sepulveda

    Me guastan mucho los bosquejos y las predicas son muy Buenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *