Inicio / Bosquejos Biblicos / Uncion de sanidad

Uncion de sanidad

Bosquejos Bíblicos… Bosquejos para Predicar

Cita bíblica:

“…Y donde quiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos…” Marcos 6:56, Ref. Mateo 14:36, Hechos 10:36

Introducción:

Es importante saber y reconocer que Jesucristo fue ungido con un gran poder sanador durante todo su ministerio terrenal, Hechos 10:38 dice de la siguiente manera, “…como Dios ungió con el Espiritu Santo y con poder a Jesus de Nazaret, y como este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, por que Dios estaba con él…”

Entonces puedo decir con toda seguridad que indiscutiblemente en Cristo estaba una unción tan poderosa que aun sus vestiduras sanaban, y en algunos casos la persona que estaba siendo sanada podía sentir esa unción sanadora entrando en su cuerpo. Así que no se sorprenda si usted que esta enfermo de pronto comienza a sentir esa sanidad entrando en su cuerpo. Aleluya gloria Dios. Bendito sea Dios.

Muchos le tocan y son sanados.  Porque había sanado a muchos; de manera que por tocarle, cuantos tenían plagas caían sobre el. Marcos 3:10, “…plagas…” ¿Qué son plagas? son esas enfermedades que no se pueden sanar, (cáncer, leucemia) que la ciencia no tiene una cura sino que solamente con un toque de Dios son sanadas, bueno Dios esta aqui solo hay que tocarlo en fe como la mujer del flujo de sangre y podemos ser sanados de cualquier enfermedad.

¿Qué se necesita para tocar a Jesucristo? Para que la gente pudiese tocar tan solo el manto de Jesus necesitaba simplemente acercarse a el, era increible la fe de la gente, que solo necesitaban tocar tan solo el borde del manto (Lucas 8:44) de Jesucristo para ser sanos de cualquier enfermedad, por lo cual hacían lo posible por tocarlo, por tocar el manto de Cristo, y quiero decirle esto, Dios no ha cambiado, su unción para sanar hoy es la misma de hace miles de años, la unción sanadora todavía es la misma, Cristo sigue sanando hoy toda clase de enfermedad física como también toda enfermedad del alma.

Cristo sana a una gran multitud:        

“...Y descendió con ellos, y se detuvo en un lugar llano, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud de gente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón, que había venido para oírle, y para ser sanados de sus enfermedades; 18 y los que habían sido atormentados de espíritus inmundos eran sanados. 19 Y toda la gente procuraba tocarle, porque poder salía de él y sanaba a todos…” Lucas 6:17-19, ref. Marcos 5:25-29.

Repito hoy alguien puede ser sanado, renuncie a estar enfermo en el nombre de Jesucristo, reprenda ese síntoma de enfermedad que siente en su cuerpo, amen, diga lo creo.

¿Se da cuenta? “…toda la gente procuraba tocarle…” las multitudes reconocían que su única y porque no decirlo quizá su última oportunidad para ser sanos era simplemente tocar el manto de Jesucristo. Yo oro por aquellos que van a leer este bosquejo que si están enfermos sean sanados milagrosamente por el poder sanador de Cristo Jesus.

Con mucho pero mucho respeto digo esto, y lo digo como testimonio, yo soy testigo del poder sanador de Dios, yo soy testigo de milagros financieros, de muchas sanidades, como Dios ha sanado a gente que no podía caminar, hermanos que los doctores les dijeron tienes unos meses de vida y Dios los a levantado de la cama. Aclaro Dios es el que sana, y a veces simplemente el no los sana, no porque Dios no pueda sino simplemente Dios quiere llevarse a su hijo o hija.

Es interesante saber que Cristo podía sentir la unción sanadora que salía de su cuerpo cuando era tocado en fe por la gente, por eso en Marcos 5:30, dice asi: “…Luego Jesus, conociendo en si mismo  el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿quién ha tocado mis vestidos?..”

En otras palabras la unción de Dios se impregna.

  1. En la ropa y pañuelos, Hechos 19:12
  2. En los huesos, 1 Reyes 13:12

Conclusión

Creo que la mayoría de nosotros anhelamos un milagro o una respuesta de Dios hoy, ¿si o no? ¿Verdad que si?

Bueno yo quiero decirle que el Dios que sanaba hace miles de años todavía sana hoy; que el que liberaba a multitudes hace años aun libera y cambia hoy, se sano, se sana de esa enfermedad, rehúsa estar enfermo, rehusa estar enferma, rechaza esa enfermedad. Dios te quiere sanar hoy acepta la sanidad.

© Jaime Martinez

Acerca Jaime Martinez

Mi nombre es Jaime Martinez, soy evangelista en ministerio vision apostolica, Dios en su misericordia me llamo a predicar su palabra y lo hago con mucho respeto y humildad, el anhelo de mi corazon es que Dios sea exaltado a travez de mis predicaciones; estamos para servir al pueblo de Dios. para oracion puede contactarme a este numero de telefono, 323-793-8961, tambien mi correo electronico, jaime100martinez@yahoo.com Bendiciones

Revise también

Predicas Cristianas.. La pregunta de la controversia

¿Hasta cuando?

Bosquejos Biblicos Salmo 74:1-9 INTRODUCCIÓN: Este salmo es un lamento y una serie de preguntas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *