Inicio / Bosquejos Biblicos / El don de lenguas

El don de lenguas

Bosquejos Biblicos… Bosquejos para Predicar

EL DON DE LENGUAS

LENGUA, LENGUAS Con el término «lengua» la Biblia designa al órgano muscular del habla, y por extensión a los idiomas con que los hombres se comunican entre sí. La lengua, según su uso como órgano del habla, puede ser buena o mala (Salmo 120.2; Proverbios 6.17; 10.20), sabia (Isaías 50.4), etc. Se le compara a veces con una espada afilada (Salmo 64.3; Hebreos 4.12; Apocalipsis 1.16), y se le atribuye poder debido a la influencia, para bien o para mal, de las palabras habladas (Proverbios 18.21; Santiago 3.5-6). «Lengua» aparece como sinónimo de «labio» y «boca».

La variedad de lenguas que hoy existen en el mundo se debe, según nos explica la Biblia, al castigo de Dios al hombre, por haber intentado construir una torre que llegase hasta el cielo (Génesis 11.1–9, BABEL).

El don de lenguas es la facultad que concede el ESPÍRITU SANTO a un creyente de hablar en idioma desconocido.

Anuncios

Cristo prometió este don como una de las señales que seguirían a la predicación del evangelio (Marcos 16.17). Hay tres (posiblemente cuatro) ocasiones históricas en el Nuevo Testamento cuando los creyentes hablaron en lenguas:

  • 1) En el día de PENTECOSTÉS (Hechos 2.1–11);
  • 2) En la casa de CORNELIO (Hechos 10.44–46);
  • 3) Y en el caso de los discípulos de Juan el Bautista en Éfeso (Hechos 19.1–6). Es posible también que los creyentes en Samaria tuvieran esta experiencia (Hechos 8.14–18), aunque el texto no lo dice explícitamente.

Para cada uno de estos casos hay razones específicas por las que el Espíritu Santo dio el don de lenguas.

1) En el día de Pentecostés era necesario que los apóstoles supieran, sin lugar a dudas, que el Espíritu en verdad había venido. Por eso les dio la señal de las lenguas, y también para que los moradores de Jerusalén, que procedían «de todas las naciones bajo el cielo» (2.5), oyeran en sus propias lenguas «las maravillas de Dios» (2.11).

2) En el caso de Cornelio, los judíos no creían que el evangelio pudiera pertenecer también a los gentiles. Por eso, cuando los gentiles recibieron a Cristo, hacía falta una señal que confirmara, ante los judíos, la capacidad de los gentiles de recibir al mismo Espíritu (Hechos 11.1–18).

3) Otro tanto sucedió con los efesios, que ni habían oído hablar del Espíritu Santo (Hechos 19.1–6). La señal de las lenguas se dio para confirmar que habían recibido al Espíritu.

Enlaces Patrocinados

El don de lenguas concedido en el día de Pentecostés fue algo excepcional y distinto del don del que Pablo habla en 1 Corintios 12 y 14. Mientras Pedro y los apóstoles predicaban, todos oían en su propio idioma. Por otro lado, Pablo habla de un don continuado en forma de una expresión extática e ininteligible (1 Corintios 14.2, 14–17). Evidentemente no es una lengua humana (quizás «las lenguas angélicas» de 1 Corintios 13.1), y requiere un intérprete.

El don de lenguas puede tener varios propósitos.

  • A) Sirve para adorar a Dios (1 Corintios 14.2),
  • B) Para edificar al individuo que habla (14.4), y
  • C) Para edificar a la iglesia cuando se interpretan las lenguas (14.27-28).
  • D) También las lenguas son una señal a los incrédulos (14.22).

Normas Referentes Al Don de Lenguas

La Biblia menciona varias normas en cuanto al uso del don de lenguas:

Primera

Es evidente que este don no es para todo creyente (1 Corintios 12.10, 30). Como los demás dones, el Espíritu reparte a cada uno «como Él quiere» (12.11). Es uno de los dones del Cuerpo de Cristo que complementa a los demás y que debe usarse para los propósitos arriba mencionados.

Segunda

El que posee este don debe practicarlo públicamente en la iglesia solamente cuando esté presente un intérprete (14.27-28). Sin intérprete, debe practicarlo en privado.

Tercera

Las lenguas siempre deben hablarse por turno para evitar confusión (14.27) ya que «Dios no es Dios de confusión sino de Paz» (14.33). Todo debe hacerse «decentemente y con orden» (14.40).

Cuarta

Satanás es capaz de imitar los dones del Espíritu (Mateo 7.21–23; 24.24). Por eso, es necesario el don de discernimiento de espíritus (1 Corintios 12.10), para discernir si una manifestación de lenguas procede verdaderamente de Dios.

Quinta

El individuo puede controlar el don de lenguas porque «los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas» (1 Corintios 14.32). Por eso, si las lenguas no se practican de acuerdo con las normas bíblicas, es dudoso que sean de Dios.

Sexta

Finalmente, no hay ningún mandamiento en el Nuevo Testamento de buscar activamente este don. Por otro lado, sí hay mandamiento de no impedir el hablar en lenguas (14.39). Así, se puede decir en resumen que el Nuevo Testamento enseña que «no busquéis pero tampoco impidáis el hablar en lenguas»

© Maximino Hernández Hdez.

Acerca Maximino Hernández Hdez.

Pastor de Centro Cristiano Nuevo Pacto. Calle 10, Número 201 , EL EDEN, ALTAMIRA, Tamaulipas, 89600, Mexico. Teléfono: 01(833)1657247

Revise también

Silencios que matan en la familia

Silencios que matan en la familia

Bosquejos para Predicar.. Tamar era una princesa, era virgen, y tuvo que pasar por uno de los eventos más traumantes para cualquier mujer, ser violada y peor aún, violada por su propio hermano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *