Inicio / Bosquejos Biblicos / ¡Soy un nuevo cristiano! (¿y ahora que hago?)

¡Soy un nuevo cristiano! (¿y ahora que hago?)

Bosquejos Biblicos

¿Por qué me llamáis señor, señor, y no hacéis lo que yo digo?Lucas 6:46

Introducción

Podemos pensar que en el cristianismo no hay grados; que una vez que aceptamos a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, concluimos el proceso de conversión. Sin embargo resulta evidente que no es así. Se ha comparado al nuevo cristiano con un bebé recién nacido.

Anuncios

Ambos necesitan cuidados y en un principio su alimento es blando, pero conforme van creciendo, su alimentación cambia y llega un momento en que están listos para ayudar a otros en su crecimiento.

Recuerda cómo fuiste guiado por tus padres y hermanos y ahora ayudas a otros a dar los primeros pasos.

Tradicionalmente se nos ha enseñado que los tres pilares del crecimiento espiritual son:

  • A) La oración
  • B) La lectura de la bíblica
  • C) La asistencia a una iglesia cristiana

¿Qué tan grande es mi compromiso personal con Dios?

Conforme vamos escudriñando más y más las escrituras y escuchamos a nuestros pastores predicar, entendemos que existen muchos compromisos que debemos de cumplir para estar en perfecta relación con Dios.

Anuncios

La ayuda al próximo, el diezmo y las ofrendas, el refrenar nuestra lengua, renunciar a los placeres del mundo, compartir a otros la palabra de dios, asistir a la iglesia etc., son solo algunas de nuestras obligaciones. Pero ¿hasta donde estamos dispuestos a cumplirlas?.

El ser humano tiene varias opciones y la libertad para elegir una de ellas. Estas opciones las podemos clasificar de la siguiente manera:

  • A) Colocarnos fuera del plan de Dios (frió)
  • B) Aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador, sin aceptar mayores compromisos (tibio).
  • C) Aceptar a Jesucristo como nuestro Señor y Salvador y hacer la voluntad del Padre. (caliente)

Apocalipsis 3:15-16 dice: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡ojala fueres frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

¿Cómo podemos medir nuestra temperatura espiritual?

Como vemos, la tibieza no es vista con agrado por Dios. El cristiano debe ser radical. Estoy seguro que para saber si somos fríos, tibios o calientes en términos espirituales, no necesitamos un termómetro, pues basta una simple reflexión.

Hagámonos la siguiente pregunta: ¿Cómo está en este momento mi temperatura espiritual?

Anuncios

Mucho me ha impresionado el pasaje que aparece en Mateo 7:21-23:

no todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: señor, señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: nunca os cocí, apartaos de mi, hacedores de maldad.”

Imaginémonos a nosotros mismos rindiendo cuentas a Dios, diciéndole, (en mi caso): “señor, señor, acepté a Jesucristo como mi señor y salvador, oré y asistí a la iglesia, y hasta fui maestro de escuela dominical. Permíteme entrar a tu reino”. ¿Cuál crees que sea la respuesta de Dios?

Ocasión de caer

No debemos de confundir la tibieza con los tropiezos. El justo corre siempre el riesgo de tropezar y caer, mas siempre será levantado por Dios.

La escritura nos habla al respecto: “Imposible es que no vengan tropiezos;….” (Mateo 17:1). Sin embargo considero que cualquier caída que suframos los cristianos será para bien, siempre y cuando tomemos la decisión de levantarnos de inmediato.

Dice un dicho del mundo que “fracasado no es el que cae, sino el que decide no levantarse”. Nuestras caídas nos enseñan cómo no debemos de comportarnos.

Conclusiones:

  • 1. El proceso de conversión no concluye cuando aceptamos a Cristo como nuestro señor y salvador
  • 2. Es necesario que una vez que hayamos hecho nuestra decisión, busquemos crecer espiritualmente
  • 3. Debemos de hacer la voluntad de Dios
  • 4. La tibieza espiritual no agrada a Dios
  • 5. La caída del cristiano no equivale a tibieza

Oración :

Oremos pidiendo iluminación para entender la voluntad de Dios, y fortaleza para poder cumplirla plenamente

© Central de Sermones. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual. Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Bosquejos Biblicos - Descansando en la tormenta

Descansando en la tormenta

Bosquejos Biblicos - Beneficios de superar una crisis. Aprendes a vivir confiado en Dios sin importar las circunstancias, Dios templa tu carácter a través de la crisis...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *