Inicio / Bosquejos Biblicos / Las 3 veces que Pedro baja de la barca

Las 3 veces que Pedro baja de la barca

Bosquejos Biblicos

Introducción

Sin lugar a duda, todos hemos escuchado la personalidad de Pedro, aquel discípulo de nuestro Señor Jesús el cual siempre al parecer se adelantaba  a cualquier situación. Algunos quizá nos identificamos con su personalidad en ocasiones arrebatada e imprudente, otros quizá vemos con gracia sus hechos, la realidad es que a lo largo de su vida nos dejo grandes momentos y enseñanzas. En esta ocasión veremos tres momentos que marcaron esa vida para ser lo que fue en su vida ministerial, tres veces que bajo de la barca

1. Dejando la Red

Mateo 4:18-20 – Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores. 19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. 20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.

Pareciera extraño seguir a un hombre desconocido solamente porque dice Venid, la realidad es que tenemos que entender un poco lo que pasaba en ese momento, para comenzar Pedro en ese momento era pescador.

La televisión nos vende una imagen muy bonita de los pescadores, quienes trabajan en el mar al parecer sin preocupación alguna, la realidad es que es una ocupación de mucho cansancio físico y mental, ya que el momento que zarpas hacia las aguas no sabes si regresaras con algo para tu familia.

Puedes regresar como todo un héroe trayendo los mejores y mas grandes pescados , o la otra es volver con las manos vacías, con la frustración de que no sabes que pasara mañana, para muchos quizá fue el cansancio lo que hizo que este hombre dejara la barca, pero hay una realidad mas grande, él miro a los ojos a su Salvador.

A veces la rutina de la vida sin un Dios al cual servir nos hace vivir cansados y frustrados, viviendo sin esperanza sin fe y sin un rumbo fijo, pero cuando ponemos nuestros pies en el camino de Jesús, nuestra vida comienza a tener sentido

2. Bajo a provocar un  Milagro

Mateo:14:27-28 – Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: !!Tened ánimo; yo soy, no temáis! 28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

Este momento la tormenta azotaba aquella barca, lo común seria tratar de controlarla o meterse dentro de ella y sostenerse o hasta amarrarse de una soga que este pegada a la barca por caso de algún accidente, pero en contra de todo pronostico Pedro pide caminar sobre las aguas turbulentas.

Quiero suponer que sus compañeros pensaron que estaba loco por lo que quería hacer, lo fácil en una tormenta espiritual es confiar de nuestra capacidad, es amar el lugar donde estamos sentados aunque no conozcamos el futuro inmediato, la comodidad en ocasiones nos hace aferramos más y más a lo que nosotros creemos seguros, pero la realidad es que cuando la tormenta resuena debemos aprender a confiar en Dios, y caminar sobre los problemas, el problema no es la tormenta el problema es la falta de fe.

3. Dejando la barca para el reencuentro

Juan 21:6-7 – El les dijo: Echad la red a la derecha de la barca, y hallaréis. Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces. 7 Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: !!Es el Señor! Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella), y se echó al mar.

Aquel hombre que seria pescador de hombres estaba pescando peces de nueva cuenta, en este momento Pedro ya había negado a Jesús aún después de haber estado tres años con Él, aún después de haber sido testigo de los milagros mas sorprendentes, él había maldecido a escasos metros a su gran amigo Jesús.

Desconozco el sentimiento que Pedro tenia al lanzarse de la barca y comenzar a nadar, la emoción lo cubrió, y quizá en el camino el miedo, el coraje a si mismo por la impotencia de haber fallado.

Cuando le fallamos a Dios aun después de haberlo conocido, lo común es volver a hacer lo que hacíamos antes, pero  Dios nos sigue mirando desde la orilla, nos sigue dando instrucciones de bendición para darnos cuenta que Él es el único camino.

Conclusión

No sé en que nivel de Pedro te encuentras hoy,  si en aquel que quizá que por primera vez dejaras la barca para seguirlo cansado de tantas cosas de la vida cotidiana, o quizá estés a punto de caminar sobre tus problemas viendo que la barca en donde estas no te llevara a un buen destino, o en su defecto deseas regresar a aquel que algún día te llamo de las tinieblas a su luz admirable para decirle que efectivamente si lo amas.

Cual sea tu situación las tres comparten algo en común, en todas descendió para ir a donde estaba Jesús, enfoquemos nuestra mirada a dónde Él esta, y bajemos de nuestra barca.

Si deseas alguna oración especial manda mensaje o llama al 614 218 1817

© Isai Angulo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Isai Angulo

Revise también

Sermones Cristianos - Qué hacer para ser personas de conquista

Año nuevo en victoria – Parte 2

Bosquejos Biblicos NÚMEROS 17:1-33 INTRODUCCIÓN: Seguimos estudiando este tema de bendición explicando en esta ocasión …

2 comentarios

  1. Obediencia, fe y esperanza. Hizo lo que el maestro le dijo. Fe, porque creyó en las palabras de Jesucristo.

  2. LUZ PACHECO AGUILAR

    nosotros así como Pedro creemos tener limitaciones pero al mirar a Cristo esas limitaciones son puras especulaciones me es de mucha ayuda estos bosquejos para mi vida espiritual .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *