Inicio / Bosquejos Biblicos / Luz en la calle, oscuridad en la casa

Luz en la calle, oscuridad en la casa

Bosquejos Biblicos

TEXTO: MATEO 5:14-15

INTRODUCCIÓN

Todos hemos escuchado el dicho popular: Candil de la calle, oscuridad de su casa, y eso se dice cuando una persona es amable, alegre, dispuesto a ayudar, con todos menos con su propia familia.

Y eso no es algo extraño, sino al contrario es algo muy común y lastimosamente aun dentro de las familias cristianas.

El texto que hemos leído para comenzar esta noche nos deja claro que nosotros tenemos que ser luz, tenemos que reflejar la luz del amor de Dios en nuestra vida.

De hecho, la palabra de Dios nos dice que la amabilidad y las buenas obras tienen que ser la tarjeta de presentación de los hijos de Dios (vers. 16 / Filipenses 4:5)

Pero también la palabra de Dios nos deja claro donde debe ser el primer lugar donde nuestra luz debe ser vista, el primer lugar donde nuestra luz tiene que iluminar la vida de nuestros prójimos: Nuestra casa. (Mateo 5:15)

Tenemos que tener claro que no se trata de ser tinieblas en la calle y solamente luz en la casa, no se trata de tener buenas actitudes solamente con nuestra familia, ser cristiano significa tener buenas actitudes con todas las personas comenzando en nuestro hogar.

I. ¿QUÉ NECESITAMOS PARA SER LUZ EN NUESTROS HOGARES?

Necesitamos vivir una vida cristiana verdadera y no de apariencias en nuestro hogar (2 Timoteo 2:15)

La palabra aprobado en el original es la palabra “Dokinos” y es una palabra que era usada en el ámbito financiero para referirse a las monedas que eran probadas para confirmar que eran genuinas.

Muchas familias cristianas aparentan ser familias felices, aparentan ser familias espirituales, aparentan ser familias unidas y sólidas, pero tenemos que comprender que las apariencias nos pueden engañar, pero engañamos a los hombres y no a nuestro Dios.

  • Tenemos que tener una fe verdadera (2 Timoteo 1:5)
  • Tenemos que tener un amor verdadero (Romanos 12:9)

Es triste que nuestros hijos nos escuchen alabando a Dios, nos vean orando en la iglesia, nos escuchen hablando lindas palabras en la iglesia, pero en nuestra casa con la misma boca con la que alabamos al Señor estamos hablando vulgaridades y palabras ofensivas, y como la misma palabra lo dice, esto no debe ser así (Santiago 3:8-11)

II. NECESITAMOS TENER DISPOSICIÓN DE SERVIR PRIMERAMENTE A NUESTRA FAMILIA.

Los hijos e hijas deben tener la disposición de servir con amor a sus padres con delicadeza y amor (Proverbios 4:3)

Los hijos e hijas que tienen padres ancianos deben tener la disposición de cuidarlos en sus necesidades y enfermedades (1 Timoteo 5:4)

Los esposos tienen que tener la disposición de cuidar a sus esposas colaborando y ayudando a su esposa en sus labores en el hogar (1 Pedro 3:7)

Las esposas tienen que tener la disposición de cuidar a sus esposos y apoyarlos (1 Corintios 7:34)

III. TENEMOS QUE SER PROVEEDORES PRIMERAMENTE DE NUESTRA FAMILIA (1 TIMOTEO 5:8)

Muchas veces gastamos nuestro dinero egoístamente fuera de casa, con amigos y amigas, en vicios, saliendo a comer con otras personas y nuestra familia pasa grandes necesidades.

Nosotros como hijos de Dios tenemos que obrar con justicia primeramente en nuestro hogar, con nuestra familia, (Job 11:14) No es justo que nuestra familia pase en escasez y otros disfruten de lo que Dios nos ha dado para nuestra familia.

Es triste que los esposos y padres cristianos gasten su dinero con otra mujer y con otros hijos que no son su familia, por estar enredados en un pecado de adulterio (Proverbios 5:10)

No es justo que los hijos que aún viven con sus padres, pero ya tienen un empleo no ayuden con nada en los gastos de su casa, honrar a nuestros padres también es colaborar para las necesidades de la familia (Efesios 6:2-3)

IV. NECESITAMOS QUE NUESTRAS PALABRAS SEAN DE VIDA Y NO DE MUERTE PARA NUESTRA FAMILIA (PROVERBIOS 18:21)

Muchas veces nuestras mejores y mas lindas palabras son para otras personas, pero nunca para nuestra pareja ni para nuestros hijos, y eso no debe ser así.

Para que de nuestra boca salgan palabras de bendición para nuestra familia, primeramente, tenemos que dejar que Dios sane nuestro corazón (Lucas 6:45)

© Oscar Alberto Flores.  Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Oscar Alberto Flores

Pastor de Tabernáculo Bíblico Bautista Amigos de Israel de Santo Tomas desde el año 2009, graduado en el Seminario Teológico Bautista de El Salvador, y ordenado al pastorado, poseo un blog de bosquejos de sermones y estudios bíblicos llamado El Blog del Pastor Oscar Flores (https://pastoroscarflores.wordpress.com/) en el cual siempre estoy agregando nuevos bosquejos que espero que sean de bendición para sus vidas y para sus ministerios. Whatsapp: +503 6313-7669, email: pastoroscarflores@gmail.com

Revise también

La ofrenda de otro... pero no mía

No diga que no se puede

Bosquejos para Predicar.. Si usted no persevera, difícilmente lograra lo que quiere. Lo importante de esto es, reconocer que el Señor no nos fallara..

Un comentario

  1. Juan A. Pedro Coss

    Doy gracias a Dios por estos momentos de lectura ya que transformamos nuestra mente y cuerpo medida te la palabra de Dios y seguimos el camino a el propósito de Jesús en nuestras vidas. Amen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *