Inicio / Bosquejos Biblicos / Para alcanzar la bendición

Para alcanzar la bendición

Bosquejos Biblicos

Mateo 9:27-31

El Señor vino a este mundo a repartir bendiciones. Es la maravillosa gracia de Dios para con nosotros. En este pasaje lo vemos ocupado en bendecir al pueblo. Salió de la casa de Jairo.

Previamente había sanado a la mujer del flujo de sangre.  Después de este milagro, la gente siguió trayendo personas a ser sanadas.

Anuncios


Jesús los sanó, pero no quería que su fama se divulgase como sanador, sino como salvador.

A veces lo que no queremos es lo que se divulga. Debemos tener cuidado con lo que realmente hacemos para que lo que decimos hacer no se estanque.

Jesús quería que lo siguieran por quien era, no necesariamente por lo que hacía.  Él es el Salvador; vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

¿Por qué buscamos al Señor? ¿Para qué nos resuelva una situación específica? ¿Qué pasa cuando ya la resolvemos? ¿Quedamos agradecidos eternamente con Jesús y le servimos hasta que Él nos venga a buscar?

Es lo deseable, pero no lo que ocurre normalmente. Muy a menudo la gente se olvida del Salvador inmediatamente los problemas pasan.  Me recuerdo de su frase: ¿y los nueve, donde están?

Anuncios


Aunque el Señor no quería fama de simple sanador, innegablemente estos dos hombres fueron bendecidos.

Para alcanzar la bendición hay que procurarla.

Jeremías 33:3 “...Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces…”

Para alcanzar la bendición hay que tener fe.

Anuncios


  • Mateo 21:22 “…Y todo lo que pidiereis en oración, CREYENDO, lo recibiréis…”
  • Hebreos 11:6 “…Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es GALARDONADOR de los que le buscan…”

Para alcanzar la bendición hay que dejarse tocar por Dios.

  • Juan 13:8: “…Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te LAVARE, no tendrás parte conmigo…”

Esta es la gran verdad de los siglos: Jesucristo salva, sana y bendice.  Pero lo primordial que vino a hacer fue a salvar.

La salvación de tu alma es la razón por la que Cristo vino a este mundo y murió en la cruz del calvario.  Es la razón de lo que muchos celebran en estas fiestas de Semana Santa, pero sin el simple vacacionar y beber y comer y etc.

La verdadera bendición que debemos alcanzar es la Salvación de nuestras almas. 

Eso es lo primordial. Bendiciones materiales vendrán, sanidades, ¡también!  ¡Él es nuestro sanador! ¿Sin embargo, de que aprovechara al hombre si granjeare todo el mundo y perdiere su alma?  La salvación del alma es la mayor bendición que tú y yo, amado amigo podemos alcanzar en este mundo.

CONCLUSION/APLICACIÓN

Estos dos ciegos, como tú y yo, tenían una necesidad. Ellos buscaron al Señor para satisfacer su necesidad. (Salmo 121).

Estos dos ciegos fueron retados antes de conseguir el objetivo deseado. (Salmo 139:23-24). Estos dos ciegos necesitaron el toque del Maestro para ser sanados.

Tú y yo también debemos dejarnos tocar por el Señor

Anuncios


  • Como Jacob, para doblar nuestra obstinación
  • Como Isaías, para purificar nuestros labios
  • Como Pablo, para que veamos espiritualmente
  • como Lot, para ser llevados al camino correcto

No sé cómo debes tu ser tocado. Te invito a examinarte y rogar a Dios por ayuda a tiempo

Isaías 55:6: “…Buscad a Jehová mientras puede ser HALLADO, llamadle en tanto que está cercano…”

Amós 5:14 “…Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así Jehová Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís…”

Dios les bendiga

© Sunmer Cuesta. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos para Predicar

Acerca Sunmer Cuesta

Un gran pecador con un más grande Salvador. Avergonzado del pasado, agradecido del presente y futuro!

Revise también

Predicaciones Cristianas - Para Él

Creerle a Dios es un acto de obediencia

Bosquejos Biblicos.. Debemos meditar en los mensajes cristianos, predicas cristianas y en todo lo que nos inspiren a ser personas valientes y llenos de fe...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *