Inicio / Bosquejos Biblicos / Recuperando la Pasion

Recuperando la Pasion

Texto: «Vuelvan a mí, hijos descarriados —dice el SEÑOR—, y les sanaré el corazón extraviado». «Sí, ya vamos —responde el pueblo—, porque tú eres el SEÑOR nuestro Dios” (Jeremías 3:22 NTV)

Introducción:

La pasión es el combustible, para cumplir una misión al costo que sea. ¿Cuándo fue la última vez que sentiste hambre de Dios, deseando tanto tener intimidad con Él que lo perseguiste con total entrega, deseando tanto a Dios que lo seguiste a través del desierto y de tierras secas y áridas? (Jeremías 2:2)

I. CUANDO SE PIERDE LA PASIÓN:

Si eres como yo, tal vez estás pensando, “Dios, no creo que ese tipo de amor sea humanamente posible”.

Se pierde en las ocupaciones de la vida

Se pierde cuando no hacemos lo correcto, y pese a que Dios nos habla no obedecemos

Se pierde cuando descuidamos los medios de Gracia  que Dios ha dejado (Oración, lectura de la biblia , asistencia a la casa de Dios)

Se pierde, cuando dejamos que el pecado afecte nuestra relación con Dios… El salmista David le pedía a Dios : “Vuélveme el gozo de la salvación, y espíritu noble me sustente” ( Salmos 51:12)

II. CÓMO SE RECUPERA LA PASIÓN:

Y si estás pensando eso, estás en lo correcto. Sólo con Jesús dentro de nosotros, somos capaces de amar a Dios con el misterio sobrenatural de su propio amor. Dios es capaz de cambiar los deseos dentro de ti; Él puede volver a encender un amor profundo y devoto dentro de di.

Si perdiste tu pasión por Dios, la forma de volver a tenerla, no es tratar más duro hasta que de alguna manera alcances ese nivel de amor. La manera es confiar en las promesas de Dios para que te traigan de regreso a la devoción profunda (Jeremías 2:2).

III. LAS BENDICIONES DE RECUPERAR LA PASIÓN: (SAL. 32:1-5)

Dios  perdona nuestra naturaleza pródiga y rebelde; Ya que el es un padre de amor y misericordia, que se duele del castigo.

Él nos cura nuestra fe aletargada.   Él dice, “Vuelvan a mí, hijos descarriados…, y les sanaré el corazón extraviado”. Y nuestra respuesta debería ser, “Sí, ya vamos… porque tú eres el SEÑOR nuestro Dios” (Jeremías 3:22 NTV)

Se renuevan nuestras fuerzas como la del búfalo, es decir el arrepentimiento genuino vuelve a restaurar nuestra relación con Dios.

Vuelve el gozo de la salvación, recordemos que el gozo del Señor es nuestra fortaleza como dijo Nehemías : “El gozo del Señor es nuestra fortaleza”

Redescubrimos una dimensión más profunda del amor de Dios.

Nuestra conciencia es sanada y revitalizada por el Espíritu Santo de Dios.

¿Cómo describirías tu pasión por Dios? ¿Va en aumento o ha disminuido?

Conclusión:  

Si Dios va a curar nuestra fe aletargada, ¿qué está evitando que volvamos a una pasión profunda por Dios?

Acerca Alexis Ramos

Revise también

Sermones Cristianos - Planes de bienestar de Dios

La dicha de ser bienaventurado

Bosquejos para Predicar... ¿Cómo lograr ser bienaventurado? En realidad no somos bienaventurados automáticamente, hay que cumplir requisitos para llegar a serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *