Inicio / Bosquejos Biblicos / Un cambio en la direccion de su mirada

Un cambio en la direccion de su mirada

Hechos 3:1-10

Después de Pentecostés, los discípulos recibieron el poder y quedaron ungidos por el Espíritu Santo, para hacer grandes milagros, Lucas nos dice “Y sobrevino  temor a toda persona y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles” (Hch. 2:43). El milagro de este cojo, fue sin duda para dar cabida a los apóstoles en el avance del evangelio. Imagínese por un momento la tragedia de este hombre, paralítico de nacimiento, no podía hacer nada más que, pedir. A este hombre lo podemos comparar con el estado actual del hombre sin Cristo, paralizado emocional y espiritualmente. Ante esta realidad, ¿Qué es lo que tenemos para dar?

I. LA ESPERANZA QUE PRODUCE CRISTO, CUANDO YA NO HAY ESPERANZA

Anuncios


A. Era traído un hombre cojo de nacimiento v.2

1. Lo que menos había para este hombre, era la esperanza de caminar

2. Paralítico en su niñez, adolescencia, juventud y ahora con más de cuarenta años

3.  Pero cuando muere la esperanza, allí se hace presente Cristo Jesús

4. No importa cuánto tiempo haya estado paralizado, hay vida y esperanza en Cristo

Anuncios


B. Le ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa v.2b

1. Lucas nos da el detalle en identificar que la puerta se llama Hermosa

2. Cerca de la casa de Dios, pero lejos del Dios de la casa

3. Por su condición física, no podía entrar, las leyes se lo prohibían

Anuncios


4. Con mas deseos de morir, que de vivir

II. LA FE DE CRISTO PARA QUE LOS HOMBRES PONGAN SU MIRADA EN EL

A. Pedro, con Juan, fijando en el los ojos, le dijo: míranos v.4

1. De seguro el mendigo quedó sorprendido, al pedirle que le mirasen

2. Los apóstoles querían avivar la esperanza de un hombre sin esperanza

3. Los que viven sin esperanza invitémosle que cambien su miara y dejen de confiar en las limosnas de este mundo

4. Isaías dice: “Mirad a mi y sed salvos todos los términos de la tierra, porque yo soy Dios y no hay mas (Is. 45:22)    

B. Entonces el estuvo atento v.5

1. Esta es la cualidad más esperada, para que la semilla de la fe nazca y de su fruto

Anuncios


2. Muchos entraban y salían, pero nadie se interesaba del paralítico

3. Hay muchos paralíticos esperando que usted se les acerque para levantarles

C. No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy v.6

1. Pensaría el mendigo, que podrá ser lo que estos hombres tenía de valor

2. Lo que este hombre va ha escuchar es asombroso y único

3. No siempre es el dinero lo que el hombre necesita para vivir

4. Si no poseemos una revelación viva de Jesús, no podemos ofrecerles a Jesús

III. LA AUTORIDAD DE CRISTO PARA LEVANTAR AL CAÍDO

A. En el nombre de Jesucristo, levántate y anda v.6b

1. Los apóstoles sabían bajo que autoridad hablaban al paralítico (Hch. 1:8)

2. Conocían al que podía poner a caminar a ese hombre que jamás creyó hacerlo

3. Jesús dijo: Toda autoridad me es dada en el cielo y la tierra

4. Ahora mismo Jesús esta buscando a hombres y mujeres, llenos del Espíritu Santo para que en su nombre ejerzan esa autoridad

B.  Y al momento se le afirmaron los pies y tobillos v.7b

1. Dios hizo nuevos huesos a este hombre, camino y salto

2. Cuando un hombre viene a Cristo, es nacido de nuevo

3.  Luego entró al templo, al que nunca había entrado v.8

4. Una mirada a Jesús, puede cambiar el curso normal de las cosas en el hombre

Conclusión

Esta historia nos muestra el poder de Dios para cambiar la vida, de aquellos que poner su mirada en Jesús, tal vez su condición no es la de un paralítico, puede ser un problema de carácter social o moral, nadie le presta atención a su problema, es más cree que ya no hay nada que se pueda hacer, ya todo esta perdido. Levante sus ojos y mire a Cristo, el poder que tuvo para sanar ayer, es el mismo que sana hoy. No ponga su fe en el oro y la plata de este mundo, ponga su fe en el que puede cambiar su vida, levántese y ande.

Acerca Francisco Antonio Martinez

Iglesia Evangélica de las Asambleas de Dios de El Salvador. Lcdo. Contador publico, graduado de la Universidad Tecnológica de El Salvador, y del Insstituto Teológico de las Asambleas de Dios de El Salvador, con maestría en Teología de la Universidad José Simeón Cañas (UCA), Treinta años en el ministerio de la predicación de la Palabra. Cualquier contacto fmartinez007@yahoo.com ; francisco.martinez@gobernacion.gob.sv

Revise también

Predicas Cristianas - Nadando en el rio de Dios

La dignidad del sufrir

Bosquejos Biblicos - Hay una bendición cuando entendemos el porqué de nuestras luchas y pruebas. El gozo que debe producir en nosotros no se puede comparar con el dolor y la experiencia de perdidas.

2 comentarios

  1. Carlos Navarrete

    Bien que buen consejo que dios te bendiga y te llene de sabiduría

  2. JUAN CARLOS OCHOA FABELA

    MANDENME SIEMPRE ESTO, ME LLENA DE GOZO Y ME ENSEÑA A ENSEÑAR LA PALABRA,

    DIOS LOS BENDIGA POR ESTE HERMOSO MINISTERIO.

    SU HERMANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *