Inicio / Bosquejos Biblicos / El propósito del alfarero

El propósito del alfarero

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

“…Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: 2 Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. 3 Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. 4 Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. 5 Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: 6 ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel…” Jeremías 18:1–6

Propósito: Comprender que Dios siempre hará lo que sea mejor para nosotros, aunque tengamos que pasar por situaciones difíciles y dolorosas.

I. Dios es nuestro alfarero (v. 6b).

a) Él nos moldeará.

  • Es decir, que él hará los cambios necesarios en nuestra vida.

b) Él quiere hacer de nosotros una vasija perfecta (v. 4, 6).

  • Pero sólo la hará si nosotros estamos dispuestos a permitirle que obre en nuestra vida.
  • Lo hará si no nos importa ser quebrantados por él.

Vale la pena soportar el quebranto, porque después que nos haya moldeado seremos totalmente de su agrado (v. 4).

c) El propósito del Señor es mejorarnos.

II. Nosotros somos el barro (v 6b).

a) Debemos estar dispuestos a aceptar los cambios que él haga en nosotros.

b) Él sólo hará cambios en nuestra vida que obren para bien.

c) Cuando pasemos por situaciones difíciles, de dolor y quebranto, no debemos de desesperarnos.

d) Recordemos que en las situaciones difíciles es el quien está obrando en nuestra vida.

e) Permitamos que él nos de una nueva forma, quitando todas las imperfecciones de nuestra vida.

Conclusión:

No olvidemos que a veces Dios nos quiebra para hacernos de nuevo, y mejores.

Acerca Javier Sierra

Revise también

Predicas Cristianas - Nadando en el rio de Dios

La dignidad del sufrir

Bosquejos Biblicos - Hay una bendición cuando entendemos el porqué de nuestras luchas y pruebas. El gozo que debe producir en nosotros no se puede comparar con el dolor y la experiencia de perdidas.

Un comentario

  1. Dios les bendiga,les saludos en el nombre poderoso de Nuestro señor Jesucristo, gracias a Dios primero y después al autor de este estudió por ser de tan grande bendicion en mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *