Inicio / Bosquejos Biblicos / Una Alabanza al Dios Salvador

Una Alabanza al Dios Salvador

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos.. Texto de la predicación: 1 Pedro 1:3-5

Introducción

La alabanza a Dios es necesaria en medio de las tribulaciones. Estamos demasiado propensos a quejarnos, hablar mal de Dios, y olvidarnos de los grandes beneficios que hemos recibido por la gracia de Dios.

Por eso Pedro comienza la carta hablando sobre la alabanza a Dios. Pedro alaba al Señor por las grandes bendiciones que Dios había dado a los receptores de esta carta. El fin de esto es que estos cristianos no se olvidarán de Dios en sus aflicciones.

Anuncios

Nuestra tendencia natural como hombres es olvidarnos del Dios que nos salvó y redimió. Tenemos la tendencia a ver a Dios como un tirano, e incluso, como injusto cuando permite que vivamos las aflicciones.

Sin embargo, la alabanza a Dios nos hace entender no sólo que Él es Soberano, sino que es inmensamente bueno con nosotros. Dios es Bondadoso con su pueblo, por eso nos llenado de muchas misericordias.

Y este pasaje en específico dice que debemos alabar a Dios porque en Cristo nos ha dado una vida nueva. Y con esta vida nueva, Dios ha mostrado su bondad. Veamos en este sermón por qué Dios es digno de alabanza por esta vida que nos ha dado.

Desarrollo

Anuncios

I. Según su Gran Misericordia

Pedro comienza diciendo que debemos alabar a Dios porque nos ha hecho nacer de nuevo según su gran misericordia.

A) Esta salvación no proviene de nosotros.

Lo primero que debemos entender es que la nueva vida en Cristo es parte de la misericordia de Dios, no de nuestras obras. Cuando Pedro destaca que fuimos salvados por su misericordia, también enfatiza que no merecemos nada de lo que Dios nos ha dado.

Somos pecadores, ajenos y enemigos de Dios. Merecedores de la condenación eterna, que no pueden hacer nada por sí mismos. Y Dios nos ha dado esta vida eterna, el dicho y gozo eternos con él. Algo que no merecemos.

Sin embargo, cuando vivimos situaciones adversas nos molestamos porque pensamos que merecemos algo de Dios. Es como si el trato de Dios hacia nosotros fuera injusto. Pero un entendimiento correcto de que somos pecadores, nos haría entender de que, si se tratara de aquello que merecemos, cosas peores vendrían a nuestra vida.

Anuncios

Pero, a pesar de que es necesario que suframos estas aflicciones, Dios no nos trata con injusticia. Por el contrario, nos dota y enriquece de muchas bendiciones que no merecemos. La vida eterna no solo implica que la muerte nos podrá hacernos daño, sino que hemos vuelto a la fuente de nuestra felicidad que es Dios. Y que eternamente estaremos unidos a esa fuente de felicidad.

Por eso, antes de quejarnos alabemos a Dios. Porque el Señor nos ha dado más de lo que merecemos. Y aun esas aflicciones no son para nuestro castigo, sino una manera en que Dios concede su amor hacia nosotros, porque así nos perfecciona.

Acerca Francisco Hernández

Dedicado a la obra de nuestro Rey y Salvador Jesucristo. No soy pastor de una iglesia, solo miembro, pero me gusta redactar predicaciones y estudios biblicos para cumplir con la gran comision. A Dios sea toda la gloria.

También Revise

Bosquejos Biblicos.. Jesús, un modelo de vida alcanzable

Jesús, un modelo de vida alcanzable

Bosquejos Biblicos.. Vivir una vida conforme al modelo que Jesús nos demanda asumir desafíos, pero es la mejor oportunidad que tenemos para crecer y...

Un comentario

  1. El señor nuestro Dios bendiga tu vida de manera especial .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *