Inicio / Bosquejos Biblicos / La palabra y el oyente

La palabra y el oyente

Bosquejos Biblicos | Bosquejos para Predicar

Texto Biblico: Mateo 13:1-9, 18-23

Propósito: Bosquejo biblico para predicar que se dirige a los que oyen la Palabra de Dios.

Introducción:

Anuncios

Esta parábola como una advertencia a los oyentes, quiere decir que hay diferentes maneras de recibir la Palabra de Dios, y que el fruto que produzca dependerá del corazón del que la reciba.

¿Quiénes son los oidores a los que se describe y advierte en esta parábola?

(i) Tenemos al oidor de mente cerrada.

  • La Palabra no tiene la posibilidad de introducirse en la mente
  • La semilla que ha caído en un sendero endurecido por muchos pies
  • Hay muchas cosas que pueden cerrar la mente de una persona.
  • Los prejuicios pueden hacer que uno esté ciego a todo lo que no quiera ver.
  • Puede ser la consecuencia del orgullo que no quiere reconocer que necesita aprender; o del miedo a toda verdad y el rechazo a ir por el camino diferente.
  • A veces un carácter inmoral y la forma de vida de una persona pueden cerrarle la mente.

Por la verdad que condena las cosas que ama, y que denuncia las cosas que hace; y muchos se niegan a escuchar o a reconocer la verdad que los condena.

Anuncios

(ii) Tenemos al oidor de mente superficial como el terreno que apenas cubre la roca. Es la persona que se niega a ser seguidor de Jesús en serio.

  • Algunas personas están a merced de las novedades.
  • Recogen lo que sea sin pensar un momento, y lo dejan igual.
  • Están siempre a la moda.
  • Empiezan nuevo nombre o mujer con entusiasmo, pero en cuanto les presenta la más mínima dificultad
  • Simplemente se enfrían lo abandonan.
  • Muchas vidas empezaron y hoy no están aquí, no terminaron.
  • Cuando la oye, se entusiasma; pero no se puede vivir de emociones.
  • Tenemos la obligación moral de pensar y de tener una fe inquebrantable.
  • Ser cristianos trae sus exigencias, y hay que saber antes de aceptarlas.
  • La promesa cristiano no es solo un privilegio, sino también una responsabilidad.
  • Un entusiasmo repentino puede convertirse en cenizas rápidamente

(iii) Tenemos al oidor con tantos intereses en la vida que a menudo no le queda espacio para las cosas más importantes.

  • Es característico de la vida moderna que cada vez se llena más y más deprisa.
  • Se está demasiado ocupado para orar;
  • Tan preocupado con muchas cosas que se olvida de estudiar la Palabra de Dios;
  • Los negocios le pueden tener a uno tan agotado que está demasiado cansado para pensar en Dios.
  • Debemos tener cuidado de no desplazar a Cristo del lugar supremo que Le corresponde.

(iv) Tenemos al oidor que es como la buena tierra.

Recibe la Palabra en cuatro etapas.

  • Tiene mente abierta. Siempre está dispuesto a aprender.
  • Está listo para oír.es humilde al llamado, no está ocupado para escuchar.
  • Entiende. Ha pensado y sabe lo que quiere decir para él, y está preparado a aceptarlo.
  • Traduce la audición en acción. Produce la buena cosecha de la buena semilla.

Conclusión:

Anuncios

El verdadero oidor es el que escucha, entiende y obedece la palabra de Dios.

© Pedro Gutierrez

Acerca Pedro Gutierrez

Revise también

Bosquejos Biblicos... El poder del gozo de Dios

El poder del gozo de Dios

Bosquejos para Predicar.. Con frecuencia cometemos el error de poner nuestro corazón en las cosas materiales, de modo que cuando éstas se pierden nuestra...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *