¿Cómo transformar las palabras que nos destruyen?

Bosquejos Biblicos – Bosquejos para Predicar

Mateo 12;35; Efesios 4:22-24

Introducción:

Una sociedad secularizada y sin principios ni valores como la nuestra, válida la utilización de las palabras vulgares. Como hombres y mujeres con una nueva actitud de cambio y transformación, debemos valorar y evaluar cómo nos expresamos. Es probable que de manera inconsciente e involuntaria, causemos daño y ofendamos a los demás con nuestra forma de hablar. Un principio para comenzar a demostrar que Dios obra en nosotros, es transformar la forma como nos expresamos y reconocer que, a través de nuestras palabras, edificamos o destruimos.

I. Las palabras vulgares afectan nuestra imagen personal

1. Revela qué hay dentro de nuestro corazón (Mateo 12:35)

a. Si anidamos maldad, hablaremos maldad b. Las palabras vulgares se constituyen en hábito si lo permitimos

2. Las palabras vulgares evidencian que no hay cambio dentro nuestro (Mateo 7:16, 17)

3. Alimentan la maldad en nuestro corazón

II. Las palabras vulgares afectan nuestras relaciones interpersonales

1. Ofenden a quienes nos rodean

2. Alimentan una actitud agresiva

3. Levanta barreras en las relaciones interpersonales

4. La Biblia identifica como una persona perfecta a quien habla apropiadamente (Santiago 3.2)

5. Hablar sin medir las consecuencias nos acarrea problemas (Proverbios 10:19)

III. Las palabras vulgares afectan nuestra vida espiritual

1. Ponen tropiezo a nuestras oraciones (Santiago 3:10-12)

2. Levanta barreras en nuestra relación con Dios

3. Niegan que Dios esté obrando en nuestras vidas (Efesios 4:22-24)

4. No podemos olvidar que responderemos ante Dios por nuestras palabras: edificantes o destructivas (Mateo 12:36, 37)

IV. Cinco principios para transformar la forma como nos expresamos

1. Reconocer que las palabras vulgares nos afectan en las dimensiones personal y espiritual

2. Reconocer que la voluntad de Dios no es que hablemos en forma vulgar y soez (Efesios 4:29)

3. Reconocer que nuestras palabras edifican o destruyen (Proverbios 18:21)

a. Si no medimos nuestras palabras podemos causar daño a quienes nos rodean (Eclesiastés 5:3)

b. Una persona con una mente renovada mide cuidadosamente sus palabras (Santiago 1:26)

4. Fijarnos la meta, desde hoy, de guardarnos de hablar maldad (Salmo 34:13)

5. Pedir ayuda a Dios para, en adelante, expresarnos con las palabras apropiadas (Colosenses 4.6, Cf. Marcos 9:50)

Conclusión:

Cuando reconocemos que la palabras vulgares y ofensivas afectan nuestra vida, las relaciones personales y nuestra intimidad con Dios, decidimos emprender el proceso de transformación y cambio. No estamos solos porque con ayuda de Dios podemos alcanzar esta meta. Es tiempo de comenzar a modificar no solo nuestros patrones de conducta sino también, la forma como hablamos.  Los nuevos esquemas que asumimos con fundamento en principios bíblicos, saltarán a la vista y, aunque no podamos experimentarlo de la noche a la mañana, comprobaremos que los resultados serán sorprendentes.

Acerca Fernando Alexis Jiménez

Fernando Alexis Jiménez es periodista, profesión que ha ejercido por más de treinta años en radio y prensa de su país. Cursó su formación eclesial en el Seminario Bíblico Alianza de Colombia, en donde recibió la Licenciatura en Teología. Ha realizado otros estudios, a nivel superior, relacionados con la Comunicación Social y Ciencias Religiosas. Junto con su esposa, Lucero, son fundadores de la Iglesia Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia).

También Revise

La religión no salva.. Bosquejos Bíblicos

La religión

Bosquejos para Predicar. En el día de hoy deseo predicarles acerca de un espíritu inmundo que ha infiltrado la iglesia cristiana. Este espíritu inmundo ha..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *