El diseño perfecto de Dios

Bosquejos Biblicos

Bosquejos Biblicos… Lectura Biblica: Génesis 1:26,31

Introducción:

Es prácticamente imposible negar la declaración de que muchos de las situaciones que pasamos y que estamos pasando son momentos duros. Todos en diferentes por distintas razones experimentamos circunstancias que nos han causado dolor. Por ahí un adagio popular que dice: caras vemos pero corazones no sabemos.

Son muchas las personas que te saludan con sonrisas que disimulan tristezas y en muchos de los casos provienen del momento difícil que están experimentando. Justo sobre eso quiero hablarte de parte de Dios: que comprendamos que muchos de los escenarios más difíciles son los más importantes. El ser humano es un ente compuesto por 3 partes: espíritu, Alma y cuerpo.

El hijo de Dios en quienes habita el espíritu vivificado tiene la capacidad de vivir las circunstancias desde una de esas 3 partes.

I. El Cuerpo: es aquella MATERIA utilizada por Dios compuesta por elementos biológicos que nos permiten estar sujetos a las leyes terrenales.

Leyes que rigen la tierra:

  • Ley de gravedad.
  • Ley de aerodinámica.
  • Ley de desplazamiento.
  • Ley de la termodinámica.
  • Ley de inercia.

Génesis 2:7 «Entonces, Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de la vida, y fue el hombre un ser viviente.«

Nuestro cuerpo se desarrolla e interactúa con el medio y los ambientes a través de los sentidos.

  • La vista.
  • El oído.
  • El tacto.
  • El gusto.
  • El olfato.

Los sentidos al igual que el Alma se alimenta de las circunstancias sin que estas pasen por el filtro de la fe que solo opera en el espíritu.

Por ejemplo:

Cuando no tenemos dinero y falta de alimentos el sentido de la vista le manda una información al cerebro el cual segrega una sustancia que da paso a un estado de ansiedad y este se convierte en uno de tristeza y así los eslabones se unen hasta llevarnos a entender que somos pobres.

II. El alma: es el asiento de los pensamientos, sentimientos y emociones.

El alma es inmaterial y siempre trabaja conjuntamente con mi estructura biológica (cuerpo). Cuando procesamos las realidades desde nuestra Alma entonces toda la información que está procese será la que gobernara mi vida y determinara mi estado.

El Alma elabora cuestionamientos Y PLANTEAMIENTOS, tales como:

  • ¿Por qué a mí?
  • Eres tan desdichado.
  • No saldrás de estas.
  • Te enrostra los sentimientos de culpa.
  • Determina estados depresivos.

Todo esto da paso a un estado de autoconmiseración y obviamente el medio responderá a LA ACTITUD que emana de la persona. El Alma es sentimental y los sentimientos casi siempre entran en conflicto con la razón. Por eso usted puede ver a una madre en un velorio o en una sala de juicio decir: Mi niño era bueno y no le hacía mal a nadie, solo atracaba y dejaba a sus clientes lisiados pero no los mataba. Esto porque está procesando la realidad con la razón apagada.

Acerca Francisco

Representante del Reino de Dios en la tierra. Iglesia Buenas Nuevas, Barahona, Inc. República Dominicana

También Revise

La religión no salva.. Bosquejos Bíblicos

La religión

Bosquejos para Predicar. En el día de hoy deseo predicarles acerca de un espíritu inmundo que ha infiltrado la iglesia cristiana. Este espíritu inmundo ha..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *