Inicio / Bosquejos Biblicos / Tu primer ministerio

Tu primer ministerio

Bosquejos Biblicos | Mensajes Cristianos

Introducción:

En muchas ocasiones he escuchado del servicio a Dios, y cuando escucho lo primero que pienso es en ir a la iglesia a escuchar la palabra y servir en cada culto (Cantando o predicando). Es el primer pensamiento que surge pero muchos van a la iglesia olvidarse de las  dificultades (Falta de perdón entre hijos y padres) que tienen en su hogar. Y cuando regresan a casa, sigue el mismo problema y ya han pasado muchos años en este sistema que nunca van a salir.

Anuncios


Y descuidamos nuestro primer ministerio que Dios nos ha dado  LA FAMILIA. No podemos tener iglesias fuertes si no hay familias fuertes. Queremos tener iglesias unidas y llenas del poder de Dios cuando se tiene familia con falta de obediencia y amor entre nosotros.

Construcción

EFESIOS 6:2-3   Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.

Efesios 4:1-3 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados. con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

Ser padre y esposo es una VOCACIÓN a la fuimos llamados por Dios, Si no tenemos  Paz con nuestra familia  no podemos ser canal de bendición en nuestras iglesias, no podemos dar de lo que nos hace falta en casa.

Anuncios


Conclusión

Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él. Debemos recordar que la mejor predicación no es de lo digamos nuestros hijos sino la mejor predicación es la que se refleja en nosotros hacia nuestros hijos.

Acerca Israel Hoyos Borja

Siervo de Dios.

Revise también

Predicas Cristianas - Nadando en el rio de Dios

La dignidad del sufrir

Bosquejos Biblicos - Hay una bendición cuando entendemos el porqué de nuestras luchas y pruebas. El gozo que debe producir en nosotros no se puede comparar con el dolor y la experiencia de perdidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *