Santificados para Dios

Bosquejos Biblicos

Bosquejos para Predicar Texto Biblico: “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios. 1 Corintios 6:11

Introducción

Para muchos la palabra santo solo aplica a personas que vivieron en la antigüedad o que conocieron a Jesús. Sin embargo su palabra nos invita a todos a ser santos para Dios. Es difícil comprender esto pues es difícil, humanamente hablando, el estar libre de maldad  y ser puros. Pero con la ayuda de Dios esto es posible. Podemos ser santos para Dios, así como Él quiere.

1) Dios es santo (Isaías 6:3)

Dios es santo, de eso no hay duda. La santidad de Dios es nuestro referente para vivir nuestra vida de santidad. En Dios no hay pecado, no hay maldad y todo lo que es puro y justo proviene de Él. No podemos llegar a ser como Dios, sin contaminación, pero podemos llegar a tener cierto nivel de pureza que solo Él puede dar a quienes se acercan a Él. Dependiendo de ese nivel de cercanía que tengamos con Dios, así será nuestra santidad, pues cuanto más cerca estamos de Dios, más se refleja Él en nuestra vida.

Anuncios

a) Su nombre es Santo (1 Crónicas 16:10)

Hasta el nombre de Dios es Santo. Los antiguos no pronunciaban su nombre pues se consideraban indignos de mencionarlo, porque el nombre del Señor es Santo y no debe ser pronunciado por boca de una persona pecadora. Por eso tienen ese grado de reverencia ante Dios.

b) Tres veces santo (Apocalipsis 4:8)

Como sabemos Dios se manifiesta en tres personas diferentes, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, por eso se menciona en su palabra esta repetición de la palabra Santo. Dios es santo en todo sentido, en Él está la perfección. Además sabemos que Dios es el mismo de ayer, de hoy y por los siglos de los siglos. Su santidad nunca dejará de ser y no disminuirá.

2) El hombre es pecador (Romanos 7:20)

Como seres humanos que hemos venido a este mundo podemos identificarnos con estas palabras del apóstol Pablo. Todos hemos pecado dice su palabra, todos hemos cometido algún tipo de maldad. Por lo tanto todos estamos condenados a recibir la recompensa del pecado, la muerte.

a) Por naturaleza (Salmos 51:5)

Desde que nacimos hemos venido a este mundo de pecado y recibimos contaminación desde muy pequeños. Claro que un niño no puede ser condenado pues su mente todavía está en formación. Pero la contaminación del pecado llena toda la tierra y en cierta forma somos contaminados al venir a este mundo. David cuenta su experiencia que en pecado había sido concebido y en maldad había sido formado. Desde Adán el pecado entró en el mundo y nos ha contaminado a todos.

Anuncios

b) Muertos en pecado (Efesios 2:1)

La biblia dice que estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Como la paga del pecado es muerte y todos hemos pecado, entonces estábamos condenados y no hay esperanza para el ser humano.

3) Dios nos llama a santidad (1 Pedro 1:15)

Pero Dios nos llama a santidad. Su palabra dice que como Él es santo, de la misma manera nosotros debemos ser santos para Él. Esto es difícil pues todo lo que conocemos en nuestra vida pasada es pecado y estar lejos de Dios. Pero Dios nos ha llamado a santidad, no a que sigamos viviendo en maldad sino a tener un cambio de vida en Dios.

a) Por su Espíritu (Romanos 15:16)

Por el poder de su Espíritu Santo podemos ser santificados. Con nuestras fuerzas y por nuestros medios es imposible llegar a tal grado de santificación, pero con la ayuda del Espíritu Santo es posible. El Espíritu Santo es Dios y con su ayuda llegamos al conocimiento de su poder y nos fortalece para vivir en su presencia, una vida de santidad.

b) Por su palabra (Santiago 1:22)

Al conocer la palabra de Dios y ser hacedores de su palabra estamos cumpliento con su voluntad. Eso es lo que Dios quiere, que seamos hacedores de su palabra. Si esto hacemos podemos considerados santos para Dios, pues su palabra nos invita para ser separados para Él en santidad. 

4) Recompensas de la santidad (Hebreos 12:14)

Sin santidad nadie vera a Dios. Por eso Dios quiere que vivamos en santidad. La recompensa de vivir en santidad es estar con Dios por toda la eternidad. Dios quiere estar con nosotros, debemos esforzarnos para vivir conforme a su palabra. Veremos a Dios y estaremos siempre con Él.

Anuncios

Conclusión

Dios es Santo y no hay ninguna contaminación de pecado en Él. Dios nos ha llamado a vivir en santidad, apartados de este mundo y del pecado para Dios. Para el ser humano esto es imposible, pero con la ayuda del Espíritu Santo podemos llegar al conocimiento de Dios y de su palabra para seguir sus mandamientos. 

Si esto hacemos, nos dedicamos a escudriñar su palabra, a conocer su voluntad para nosotros, a buscarle en oración constantemente, Dios se agrada de nosotros y como hijos obedientes nos recompensa con su presencia.

Si nos santificamos, nos apartamos para el Señor, algún día llegaremos hasta su trono y estaremos adorando para siempre, por toda la eternidad. Esa es la recompensa de Dios para aquellos que se atreven a dejar el pecado y buscar agradarle siempre. Debemos buscar la santidad para un día ver a Dios cara a cara.

© Mauricio Alvarez. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Bosquejos Biblico

Acerca Mauricio Alvarez

Siervo de Jesucristo desde 1,999, amante de la palabra de Dios. El Señor me ha concedido servir con jóvenes y posteriormente con Escuela Dominical. Predicador de un Dios vivo a quien damos toda la gloria.

También Revise

Estudios Biblicos.. El principio de la adoración

La oración que mueve a Dios

Bosquejos para Predicar. Quisiera hablarte un poco de la oración y como esta mueve a Dios, trayendo grandes bendiciones a nuestras vidas. Cuando oras con Fe..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.